21 de abril de 1914.- Heroica Defensa del Puerto de Veracruz.

 

La ocupación estadounidense de Veracruz duró seis meses, en respuesta al incidente de Tampico del 9 de abril de 1914 que sirvió de pretexto al Gobierno estadounidense para ofenderse con el de Victoriano Huerta. Inició con la toma del puerto el 21 de abril de 1914 y culminó con la salida de las tropas extranjeras el 23 de noviembre del mismo año.
El incidente ocurrió en medio de las pobres relaciones diplomáticas de México con Estados Unidos. La Segunda Intervención estadounidense fue desencadenada por un constante deterioro en las relaciones diplomáticas entre ambos países, y el comienzo de una nueva fase en la Revolución Mexicana; en donde, una facción se oponía al Gobierno de Victoriano Huerta a raíz de su golpe de estado. Huerta, quien había subido al poder a través del llamado Pacto de la Embajada con Henry Lane Wilson; trató a toda costa dialogar con muchas de las facciones que se oponían a su gobierno. A la llegada de Woodrow Wilson a la presidencia de los Estados Unidos, desconoce el tratado pactado, retira al antiguo embajador y desconoce al gobierno huertista; legitimizando el movimiento rebelde. Este hecho hizo que las relaciones diplomáticas con el país del norte entraran en crisis, siendo el Incidente de Tampico y el caso Ipiranga los que desencadenaron la intervención. Llegaron a Veracruz 44 barcos estadounidenses de guerra sin ningún comunicado ni declaración de guerra al Gobierno Mexicano. El ataque al puerto comenzó el 21 de abril de 1914, ocupando los edificios más importantes. Las tropas del comandante militar de la plaza, el general Gustavo Maass, se habían retirado del lugar por mandato del mismo Huerta. A pesar de ello, se integró una defensa por noventa cadetes de la Escuela Naval Militar, 100 soldados de 19º batallón y voluntarios civiles. No fue hasta noviembre que las fuerzas constitucionalistas del general Heriberto Jara recuperaron la ciudad.
21 de abril
A las 08:00 a.m., el comandante de la flota anclada en Veracruz, Almirante Fletcher, recibió la comunicación del Secretario de Marina de Estados Unidos, Joseph Daniels, ordenando el desembarco para esa misma mañana. A las 10:20 a.m., se avistó al buque Ipiranga con intenciones de entrar a Veracruz, pero al darse cuenta su comandante de los barcos anclados en el puerto y de que algo sucedía, se dirigió hacia Puerto México (Coatzacoalcos), donde finalmente dejó su cargamento que más tarde capturarían las tropas constitucionalistas de Venustiano Carranza.
A las 11:20 de la mañana, comenzó el desembarco anfibio con los marines a bordo, minutos después se desplazaban estos hacia el muelle Porfirio Díaz, el muelle de la Compañía Terminal y el muelle Fiscal. Atrás de las lanchas de desembarco, se encontraba una numerosa flota con varios acorazados en posición de tiro, respaldando el desembarco de la infantería estadounidense.
La guarnición de la plaza, bajo el mando del General Gustavo Maass, recibió órdenes del Gobierno de Huerta de retirarse hasta Tejería y aguardar ahí nuevas instrucciones. De esta manera, Veracruz quedó a merced de las tropas extranjeras, sólo que ya para entonces, el pueblo, enterado de la situación, comenzó a organizarse dentro de sus precarias posibilidades. Un pequeño grupo de voluntarios se había presentado ante el Teniente Coronel Manuel Contreras, quienes les repartió los pocos rifles que habían quedado en el cuartel; igual cosa hizo el Teniente Coronel Albino Cerrillo con los reos de la prisión de San Juan de Ulúa.
En la Escuela Naval la defensa estuvo dirigida por el Comodoro Manuel Azueta. Minutos antes de las 12:00 p.m., comenzó a oírse un nutrido tiroteo: Veracruz contestaba con balas el ultraje a su soberanía nacional. El fuego fue iniciado por 50 hombres del 19° batallón que se había quedado en la plaza bajo el mando del Coronel Cerrillos. A este grupo, se habían unido algunos policías y voluntarios del puerto de todas las edades y de ambos sexos, que se agruparon bajo el mando del Teniente Coronel Emilio M. Contreras.
Mientras tanto, la Escuela Naval se disponía a la defensa. Los alumnos fueron repartidos en los dormitorios, cubriendo los balcones del edificio, y fueron atrincherados con colchones, cómodas y bancos. Por su parte, los defensores de Veracruz se parapetaron en Palacio Municipal, en los Portales del hotel Diligencias, en el hotel Buena Vista, y en la torre del antiguo faro “Benito Juárez”. El Prairie comenzó a hacer fuego de cañón. Sus primeros disparos fueron sobre el antiguo faro.
A las 13:30 p.m., comenzaron a desembarcar tropas norteamericanas por el lado sur del muelle Fiscal, pasando frente a un costado de la Escuela Naval.
Desembarcaron también por el malecón Del Paseo, frente a Faros, y allí, fue donde también recibieron el fuego de los alumnos, esta vez muy eficaz, pues estaban al descubierto, infringiéndoles algunas bajas que los obligó a reembarcarse en sus lanchas. Esto dio origen a que las ametralladoras de las lanchas rompieran el fuego sobre la escuela y minutos después hiciera lo propio la artillería del Prairie, destruyendo la parte del frente de la Escuela Naval.
Mientras esto ocurría en la Escuela Naval, se unían a los defensores de Veracruz, los presos de las galeras, que habían sido liberados y armados en su mayor parte.
A las 7 p.m. se acordó la rendición de la escuela, para lo cual los alumnos tomaron sus espadines y capotes y 15 minutos después abandonaron el edificio, saliendo por una de las ventanas del comedor que se encontraba destruida, de ahí los sobrevivientes siguieron su camino a pie por el Ferrocarril Mexicano y llegaron a Tejería a las 12:30 p.m. Permanecieron tres días en Soledad, donde se encontraba el Cuartel General del Gral. Mass, continuando su marcha por tren hacia la ciudad de México, permaneciendo en el Colegio Militar de Chapultepec. El USS San Francisco y el USS Chester continuaron el bombardeo de la Escuela Naval Militar hasta el día siguiente. Se presentó alguna escasa resistencia cerca del puerto, pero para el 24 de abril ya había cesado toda lucha.
Secuelas
El almirante Fletcher tomó control de la administración del puerto. Aunque Huerta objetó oficialmente la ocupación, estando tan atareado con la Revolución Mexicana no la enfrentó activamente. Eventualmente Huerta fue derrocado y se instaló el régimen de Venustiano Carranza, quien era mucho más favorable a los Estados Unidos. A pesar de ello, la ocupación puso a los dos países al borde de una guerra y dañó las relaciones México-Estados Unidos por muchos años. La conferencia llevada a cabo del 21 de abril al 30 de junio en Niagara Falls, Canadá con la mediación de Argentina, Brasil y Chile en lo que se llamó las conferencias de los países del Pacto ABC evitaron que el incidente desencadenara en una guerra total.
Fue hasta noviembre que las fuerzas constitucionalistas del general Cándido Aguilar recuperaron la ciudad cuando el 23 de noviembre de 1914 las tropas estadounidenses se retiraron.

Publicado: 21, abril, 2013

SOCIALES


EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.