LINEA DIRECTA

Presunto Fraude en los tapachultecobus, Manejado por Conocido regidor

El Proyecto Robado Llamado “Tapachulteco”
Juan González

Una gran ciudad debe contar con un servicio de transporte público eficiente y de calidad, por ello, para Tapachula se creó un proyecto que en el papel era sin igual, se contaría con unidades nuevas, climatizadas, además de varios servicios para el usuario, para viajar en la ciudad con comodidad, rapidez y, sobre todo, seguro.
Eso fue en el papel, pero en la realidad, el “Tapachulteco” dista mucho de lo proyectado. La mayoría de sus unidades tienen fallas, el clima quedó en el pasado, y de seguras…sólo piense la última vez que viajó en ellos y qué tan seguro se sintió. Esto no fue gratis para la ciudadanía, claro que no, este proyecto tuvo un inversión por parte de las arcas del Estado, millonaria, seguramente se pregunta, ¿por qué?, si las ganancias les queda a particulares, pues así fue, el Gobierno del Estado otorgó a una cooperativa una inversión millonaria para que se compraran los camiones, se equiparan y empezaran a operar, todo bajo el argumento de que Tapachula merece un transporte público de calidad, la ciudadanía lo exige, el Gobierno participa y ayuda, los representantes de esta cooperativa sólo pusieron una mínima parte para que se realizará este proyecto, si pensó que los verdaderos transportistas tienen estas concesiones o son los dueños de los camiones, pensó mal, ellos sólo son choferes, los dueños son otros, los verdaderos dueños ostentan puestos públicos en el Gobierno, eso se lo comento un poco más adelante.
Así fue como inició este gran proyecto, con pulpos ricos haciéndose más ricos con dinero del pueblo. Llegó entonces la primer mentira, los camiones no utilizarían gasolina, utilizarían un nuevo producto llamado Biodiesel, nos dimos a la tarea de investigar un poco con ingenieros de la marca que arma este tipo de camiones y nos dijeron, “esos camiones sólo fueron un proyecto, jamás se pensó que estarían listos en esos años, que se podrían utilizar ya para salir al mercado, y menos en su utilización como transporte público”; aquella primera unidad que el mismo expresidente Felipe Calderón junto al exgobernador Juan Sabines manejaron en su presentación, era nada más un prototipo.
La segunda mentira fue que utilizarían una vigilancia de arranque a fin, para mantener monitoreados a los choferes y darle seguridad a los usuarios, la gran mayoría de los dispositivos a utilizar fueron comprados de manera pirata, por lo tanto funcionaron unos días y después simplemente se descompusieron, no los arreglaban por falta de garantía; después se montó una oficina que sirvió para que el hoy Regidor de Tapachula -quien se ha servido de todos los beneficios de este megaproyecto- pusiera una oficina de edecanes para los eventos políticos y compañía en diferentes lugares y restaurantes de la capital del Estado, donde se le veía constantemente acompañado por una de ellas con sueldo de la cooperativa para desempeñar una labor dentro de dicho proyecto, obviamente, el hoy Regidor de Tapachula, Emilio Orduña, utilizaba al personal femenino de esa oficina en otras actividades que nada tenían que ver con el “Tapachulteco”.
Los camiones se descomponen constantemente, de nuevo buscamos a la marca para saber por qué el deterioro tan constante de las unidades, nuevamente otra sorpresa: las unidades ya no asisten a la agencia por los servicios. Esto, debido a que tienen meses de no pagar varias facturas atrasadas por concepto de mantenimiento; la sorpresa, ¿a dónde cree usted que van ahora al servicio mecánico los camiones?, de nuevo el mismo nombre: Emilio Orduña. Si, efectivamente, los llevan a un taller mecánico propiedad del Regidor; ahora se entiende por qué se incendian a cada rato; recordando el tema de los incendios, de nueva cuenta en esta semana, en la zona sur de la ciudad, otra unidad de esa empresa se incendió, imagínese el horror y miedo de las personas que viajaban en él, cuando de repente el chofer gritó “¡¡todos abajo, se quema la unidad!!”, la causa son las múltiples fallas mecánicas y eléctricas que tienen los camiones, que según ya fueron revisados y arreglados en el taller del regidor Orduña.
La realidad muy lamentable, es que un gran proyecto de transporte público para Tapachula fue robado, ¿quiénes participaron y participan en ese robo?, son muchos, pero lo más preocupante, por encima del dinero que salió del erario público a las arcas personales del hoy regidor Orduña, es la inseguridad ciudadana; ojalá el gobernador Manuel Velasco exija al Secretario del Transporte en la entidad, una revisión inmediata del “Tapachulteco”, que garantice tranquilidad y seguridad a la ciudadanía y demuestre que no es verdad aquello que gritan a los cuatro vientos: quienes lo manejan “son protegidos por el Gobierno”.
Y sea antes de que muera el niño, y no como siempre, al final, quieran tapar el pozo.
Eso ya no se vale.
Hasta la próxima.
comentarios y sugerencias
lineadirecta_orbe@outlook.com
juangonzalez@facebook.com

Esta nota fue publicada el día: 26, agosto, 2016



SOCIALES

pornask sexevi.net zagaga

EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.