ALFIL NEGRO

Se Enfrió el Amor
Oscar D. Ballinas Lezama

Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará (Mateo 24:12)

Durante cuatro días con sus respectivas noches, un anciano desconocido estuvo tirado a un costado de una empresa cerca del fraccionamiento Framboyanes, cientos de personas pasaron a su lado y lo vieron sufriendo frío, hambre y dolor, hasta que le llegó el consuelo de la muerte.
Nadie se compadecía de él; un joven que trató de hacerlo, fue alertado que la ley lo incriminaría, si el moribundo no llegaba vivo al hospital que pensaba trasladarlo en forma humanitaria.
El buen samaritano supo también, que en ningún hospital de Tapachula recibirían aquel paria olvidado de la sociedad, porque si algo tienen en esos lugares, es haberse despojado del espíritu de ayudar al prójimo cuando éste no tiene dinero para pagar la atención médica.
Se han convertido en mercaderes de la salud, aún en aquellas instituciones creadas con sentido altruista y humanitario como la Cruz Roja, donde ahora le cobran hasta la risa a los pacientes que llegan buscando ayuda en su pobreza y necesidad.
No sería justo desconocer que, aún quedan algunos médicos que cumplen al pie de la letra las enseñanzas de Jesucristo, “amarás a tú prójimo como a ti mismo”; así como su juramento hipocrático que hicieron al titularse: ”Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida de los enfermos serán las primeras de mis preocupaciones. Tendré absoluto respeto a la vida humana”.
Los hombres y mujeres del pueblo de Dios, entienden en su mayoría, el mensaje que sobre el asunto del amor al prójimo establece claramente el libro de libros, más conocido como la Biblia, al predecir que todo esto del desamor ocurriría en los últimos tiempos.
Es para espantarnos por todo lo que está sucediendo en nuestras vidas en las últimas décadas, al cumplirse estas profecías escritas hace más de dos mil años; basta ver las noticias en los medios de comunicación para ver, leer o escuchar todo lo que está sucediendo en el planeta y eso debe llevarnos a reflexionar, ¿qué nos pasa a los seres humanos?, ¿por qué tanto egoísmo, tanto odio, tanta maldad, tanto desamor?
Alguien nos contaba y con justificada razón, que los noticieros se han convertido en películas de terror; mientras que los cristianos evangélicos, católicos y otras denominaciones religiosas se empeñan en decirnos que Dios es amor, entonces, ¿qué nos está pasando realmente, para que en vez de amor, cada vez más sintamos odio por nuestros semejantes?
Las guerras, los asesinatos cometidos por el crimen organizado, por los hombres y mujeres que parecen haber enloquecido y matan hasta sus mismos padres o éstos a sus hijos; jovencitos o niños armados que asesinan a sus maestros y compañeros de escuela; gente que se sacrifican envueltas en bombas que al estallar matan a decenas de inocentes. Parece que la humanidad ha enloquecido.
Es como si el sacrificio de Jesucristo en la cruz hubiese sido inútil; quizás por eso en sus últimos momentos dijo: ”Perdónalos Señor, no saben lo que hacen”. Estamos viendo la tormenta y nadie quiere hincarse; otras advertencias bíblicas las estamos viendo con los cientos de terremotos que a diario se dan, sólo el día de ayer el Centro Sismológico de Europa dio a conocer no menos de 200 sismos en todo el mundo, principalmente en Puerto Rico, Italia y Turquía.
Los cambios climáticos están a la orden del día, no vayamos tan lejos aquí, en Chiapas vamos de un calor intenso a temperaturas muy bajas, y de sequías terribles a lluvias que se convierten en verdaderos diluvios que hacen sufrir a la gente, como está sucediendo en Tuxtla Gutiérrez y otros municipios del centro y los altos de nuestra entidad.
Los movimientos originados por los problemas sociales y políticos en nuestro país, y muchos otros, están a la orden del día; la corrupción campea en todos los sectores sociales, principalmente en las filas gubernamentales en donde muchos anuncian estar viendo ya la sombra del anticristo; hablan de Donald Trump, Vladimir Putin, Cash Luna y un representante del papado romano.
En la Biblia se profetizó que en los últimos días aparecerá el anticristo; será un personaje que podrá hacer poderosos milagros y señales que deslumbrarán y engañarán a muchos; y que será alguien que semejará el comportamiento de un como cordero y hablará como un dragón.
No olvidemos que el apóstol Juan dijo: Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo (1ª de Juan 2:18).
En la misma iglesia donde convergen todas las denominaciones de tipo religioso, los llamados ‘corderos del Señor’ no se ponen de acuerdo y mantienen una división feroz en la que prevalecen los demonios de la envidia, el egoísmo, la soberbia y muchas veces hasta la corrupción, aunque parezca increíble los que se autonombran ‘representantes de Dios’ en la Tierra, han hecho de la fe, un mercado.
Ellos, en su propia conciencia, y Dios, saben en verdad si actúan bajo los mandamientos de Cristo y su Padre celestial, o son del montón de hipócritas que vestidos de ovejas con piel de lobo engañan a sus hermanos; No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi padre que está en los cielos (Mateo 7:21)
Para nadie es secreto que el 2016 está siendo uno de los años más conflictivos y difíciles que las actuales generaciones estamos viviendo; sobre todo en este mes de septiembre que es el noveno del año; fue la hora en que el Mesías murió, es un número que tiene mucho que ver con la finalidad, cierre de ciclos, lo inconcluso que debe terminarse; se espera que sea el preludio al término la crisis política-financiera y moral que sufre el mundo, sobre todo los que vivimos en México, donde ya no vemos lo duro sino lo tupido, ojalá que acaben los dolores del parto y podamos entrar en los nuevos tiempos de paz, amor y hermandad.
No esperemos que algo más fuerte y catastrófico tenga que suceder para entender las señales de ese Dios misericordioso del que todos hablamos, pero no respetamos ni tememos; para que en un acto de justicia y de su gran misericordia con los justos, mande a sus ángeles a que destruyan a las huestes del mal. No hay otra salida, no hay otro camino, no hay otra esperanza, sobre todo para los que tienen fe en ese Dios del que tanto hablan.

Esta nota fue publicada el día: 4, septiembre, 2016



SOCIALES

pornask sexevi.net zagaga

EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.