INDICADOR POLÍTICO

Del Rumor y el Chiste al Meme y al
Hashtag, Izquierda Como Derecha
Carlos Ramírez

A pesar de contar con un sistema político con espacios inexistentes en el pasado y con representación de todas las fuerzas, los grupos de ultraizquierda hoy están copiando las técnicas de la desestabilización de la ultraderecha. En 1976 los empresarios ultras se reunieron en Chipinque y pusieron en marcha una estrategia de rumores; hoy la ultraizquierda pasa del chiste al meme y busca el derrocamiento del presidente por el camino del hashtag.
Los mecanismos de desestabilización son los mismos: el debilitamiento de las instituciones y la acción directa; le ocurrió a Lázaro Cárdenas en 1940, Echeverría en 1976, López Portillo en 1982, Salinas de Gortari en 1994 y Zedillo en 1996.
Del rumor del golpe de Estado en 1968, 1976 y 1982 se ha pasado a la exigencia de la renuncia presidencial. La dinámica de las redes de twitter –la socialización de las pasiones y pánicos individuales– se retroalimenta. La asistencia a la marcha del 15 de septiembre no fue para condenar al imperio que invadió a México y lo despojó de la mitad de su territorio, sino para pedir la renuncia del presidente que se reunió con Donald Trump y no apoyó a Hillary Clinton.
Y fue menor en función de la coalición de ultraizquierda: desde el inefable Epigmenio Ibarra acusado de traidor por el subcomandante Marcos porque le dio a Zedillo la ubicación de su campamento, hasta los anarcos que se montaron en el #YoSoy132, pasando por los macheteros de Atenco, similares y conexos.
En 1976 fueron los empresarios afectados por la política popular de Echeverría obligando al nuevo gobierno de López Portillo a entregarles el poder. En Puebla el candidato López Portillo les dijo de frente a esos empresarios: “lo que ustedes me piden es fascismo”. La expropiación de la banca en 1982 revivió la estrategia de los rumores y los chistes.
Hoy son los lumpenproletarios –categoría marxista–, desclasados, anárquicos, seguidores del caudillo y profeta Andrés Manuel López Obrador y su utopía comunista de todos felices, los que quieren el poder por la revuelta porque no les alcanzan los votos en las urnas
La marcha del 15 fue anarquista, populista, caótica, sin destino político, ignorante de los procesos institucionales, manipuladora y promotora de un gobierno represivo cesarista, como lo recuerda la historia. Fue la marcha del resentimiento personal ya socializado en consignas de 140 caracteres. Y fue conservadora-reaccionaria porque no hizo más que afianzar al régimen y concentrarlo en el presidencialismo.
A pesar de las cabezas intelectuales que controlan el movimiento, no hay una propuesta de reforma del poder. Son sólo élites clasemedieras rumbo a la proletarización o ya instalados en algunos escaños abajo en la clasificación social. Son, paradójicamente, los decepcionados con los sueños utópicos de Salinas y Peña al arrancar sus gobiernos.
Y si la democratización electoral abrió espacios, la ultraizquierda prefiere la desestabilización al estilo de la ultraderecha.

The White House 2016: Los últimos cincuenta días de campaña en los EE.UU. son estrujantes. El sábado Hillary Clinton fue entrevistada en su avión Stronger together –fuertes juntos– para declarar sobre los atentados en Nueva York y se mostró como dopada, ausente, a punto del desmayo. El lunes suspendió un acto. Claro, Donald Trump aprovecha: “duerme bien, Hillary”, le escribió en twitter… Otro video muestra a Hillary en un discurso, pero con los ojos como bizcos, uno de ellos sin control…

Política para dummies: La política es la sensibilidad para identificar el trasfondo del fondo de las cosas.

Sólo para sus ojos:
• El asunto de los asesinatos de curas en Veracruz es demasiado serio como para dejarlo en manos del gobernador repudiado Javier Duarte porque va a manipular el incidente a su favor. El caso ayudará a reimpulsar la fuerza del episcopado y a meter al Vaticano como elemento de la crisis política.
• La PGR parece que no tendrá otro camino que rehacer la investigación del caso Ayotzinapa, aunque al final la tesis central seguirá vigente. El exprocurador Jesús Murillo Karam está moviéndose para no salir como el perdedor.
• Caóticas las sesiones del Constituyente de la Ciudad de México, no sólo por las maniobras de Morena sino porque el gobierno capitalino carece de operadores políticos y no ha sabido vender la idea de ese paso institucional. El grupo mancerista carece de una voz central y el sobreviviente Porfirio Muñoz Ledo ya no tiene fuerza para negociar.
• El ídolo de la izquierda latinoamericana después de Fidel Castro, el brasileño Luis Ignacio Lula da Silva, se desmorona por casos abiertos de corrupción que lo pueden llevar a la cárcel.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

Esta nota fue publicada el día: 22, septiembre, 2016



SOCIALES


EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.