ALFIL NEGRO

Juicio Final
Oscar D. Ballinas Lezama

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas (Génesis 1:2)

La sobre explotación de recursos naturales como el agua y los bosques, así como la alteración del perfecto equilibrio de la atmósfera están acabando con la Tierra; los científicos aseguran que nuestro planeta y la vida que existe en él, está amenazada por el impacto de un gran meteorito, por la explosión de una estrella o porque se agote el hidrógeno -el combustible- del sol.
Algunos científicos coinciden que la Tierra perderá poco a poco su capacidad para sostener la vida; todo esto por el enorme desorden que existe entre sus habitantes; ninguna persona que esté cuerda pensará que Dios quiso que se maltratara el mundo; en el libro de Génesis 2:15 señala claramente que le encargó a nuestros padres Adán y Eva “ que la cultivaran y la cuidasen”.
Para nadie es secreto que la humanidad ha venido autodestruyéndose al contaminar la Madre Tierra, el agua, el aire y llenando su espíritu con los demonios de la maldad, el odio y la ambición, por lo que desde hace muchas décadas la gente habla del final de los tiempos; aunque hace muchos años comentar sobre este asunto era solo cuestión religiosa; los incrédulos se burlaban de esas predicciones a las que calificaban de catastróficas y negativas.
Conforme pasaron los años los científicos del mundo empezaron a darse cuenta que el contenido del libro de libros, Biblia, no andaban muy errados; entre los más preocupados estuvieron quienes crearon la bomba atómica, porque una guerra nuclear provocaría el Armagedón y entonces crearon el ‘reloj del juicio final’ con la finalidad de advertir a la humanidad de los peligros de la energía atómica y otras armas de destrucción masiva para la raza humana; aunado a ello previeron lo del calentamiento global.
Todo mundo sabe de la locura de muchos gobernantes, entre ellos el de Corea del Norte, que sigue adquiriendo armas nucleares, e Irán, que acumula más uranio y han pasado a formar la lista negra de los países armados con energía nuclear, entre los que lideran Rusia y los Estados Unidos, donde muchos piensan podría darse a conocer el anticristo y que éste podría ser Donald Trump, quien ya ha dado muestras de su racismo y locura, como alguna vez lo hizo Adolfo Hitler en Alemania.
La Biblia explica que antes de los tiempos del diluvio que vivió Noé y su arca salvadora; cuando sucedieron hechos como los que actualmente estamos volviendo a ver y lo vemos en el libro de Génesis 6:1-6 “El Señor vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo sólo el mal”; en esos tiempos, la maldad del ser humano había llegado a un nivel insostenible, muerte, violencia, perversión, idolatría, desamor.
Se dice que en aquellos tiempos el número de habitantes del planeta era similar al actual; consecuentemente había desorden, hacinamiento, hambre, corrupción y contaminación ambiental, entre otros males. En estos días, basta ver las noticias o salir a la calle para enterarnos de la violencia, la corrupción, la maldad, la contaminación ambiental, intolerancia, enfriamiento del amor, drogadicción, depravación, alcoholismo, miseria y hambre.
Los que son estudiosos en estas cosas, juran que el fin que nos espera tiene como objetivo depurar físicamente la tierra de la contaminación, erosión y deformación; y al ser humano despojarle de la violencia, la perversión, la idolatría; así lo dan a entender los que escribieron la Biblia, ”Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más”(Apocalipsis 21:1)
Los trastornos en la naturaleza, en la iglesia y la misma sociedad, afirman los que escudriñan el libro de libros, tienen un denominador común, el apartarse del camino trazado por Dios para la humanidad.
Estimado lector, quizás usted pueda pensar que lo que escribieron algunos hombres que se dijeron iluminados por el espíritu de Dios, no sea más que una fantasía o querer ‘espantarlo con el petate del muerto’; sin embargo, habría que preguntarnos y reflexionar, cómo ha sido posible que sus predicciones se apegaran tanto a la realidad.
Escribieron que dentro de las señales de los últimos tiempos en el planeta, estarían las de la naturaleza: terremotos, tsunamis, calores intensos, fríos espantosos y vientos huracanados. Yo le pregunto estimado amigo, ¿no ha venido sucediendo todo esto, cada vez con más frecuencia en nuestro planeta?
Comentaron también de las señales en la sociedad; de los tiempos difíciles, de los hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes de los padres, calumniadores, ingratos, sin autodominio, traidores, brutales, amadores del deleite más que de Dios.
Habrá falsos maestros, de los que juegan con la fe, que han hecho de ella un mercado; aunque debemos reconocer que gracias a Dios, aún existen quienes no se han desviado de la buena doctrina. Escrito está que los falsos Cristos, falsos profetas, herejes, apostatas y engañadores irán en aumento.
Comentan también en los libros de la Biblia, sobre las señales de la política mundial, ”Y oiréis de guerras y rumores de guerras..Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino”(Mateo 24:6-7). Lo que pasa en el medio oriente y Europa. Rusia, la tierra de Magog con su gran poder, peleará contra Israel, como lo hacen ahora Estados Unidos, Inglaterra, Francia contra Siria y otros países del Medio Oriente, donde con cualquier pretexto buscan despojarlos del petróleo y en su ambición han perdido todo respeto por la vida humana, aunado a la gran contaminación que provocan con sus bombas y armas químicas.
Las señales de la tecnología; la tierra parecerá una carnicería, afirman los teólogos, cuando los juicios de los cielos y las trompetas del Apocalipsis sean desatadas sobre la Tierra. Eso indica que el anticristo va a conquistar el mundo a través del uso de armas nucleares; se dice que al final de la tribulación los sobrevivientes serán cubiertos de llagas que no cicatrizarán.
Y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras (Apocalipsis 16:11).

Esta nota fue publicada el día: 25, septiembre, 2016



SOCIALES


EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.