ALFIL NEGRO

La Gran Tribulación
Ballinas Lezama

Habrá grandes terremotos, y plagas y hambres en diversos lugares; y habrá terremotos y grandes señales del cielo (Lucas 21:11)

Continúa el planeta resintiendo decenas de sismos que diariamente siguen anunciando la llegada del megaterremoto que cambiará para siempre al mundo; el continente americano quedará dividido en dos y morirán millones de personas, es un suceso inevitable, afirman los científicos y escrito está en la Biblia.
El científico nuclear iraní Mehran Keshe asegura que un gran terremoto y megatsunamis golpearán América y Asia, explicando que tres de ellos serán de 6.6 y el 6.9 en la costa de los Estados Unidos de Norteamérica; vaticina tres más en el canal de Panamá que se compararán con el que recientemente hubo en Chile de 8.3 de magnitud.
Menciona que el número de terremotos y movimientos telúricos en menor escala cada vez se están dando en forma más seguida; añadiendo que el continente sudamericano es el punto de partida de la debilidad.
Para nadie son secretas ya las diversas opiniones de los científicos de todo el mundo, quienes coinciden en que en California existe una probabilidad del 99.9 por ciento de que haya un sismo de magnitud 6.5, al menos en los próximos 27 años, será el llamado “ The big One”(El gran terremoto), que podría ocurrir en cualquier momento.
Concluye diciendo: “la economía mundial colapsará; el orden bancario no soportará tal desastre; espero que no suceda de esta manera, pero es algo que sé que es inevitable”, sentenció.
Un estudio elaborado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, en colaboración de científicos de la NASA, alertaron de que existe grandes posibilidades (9.9 por ciento) de que próximamente se produzca un gran terremoto en los Ángeles.
Los expertos utilizaron datos del GPS y radar aerotransportado para medir los cambios en la superficie de la corteza terrestre causado por pequeños temblores producidos al norte de Los Ángeles, esto fue en marzo del 2014.
Los resultados, dicen los expertos, demostraron que incluso terremotos moderados cerca de esa ciudad norteamericana pueden producir deformación del suelo y dañar la red de agua lejos de los epicentros, advirtiendo además que puede ser ‘la llave’ para un gran terremoto que golpeará California de manera dramática.
Hay científicos como David Schuartz, maestro de la Universidad de Harvard, que afirman que es difícil predecir a corto plazo la presencia de terremotos, sin embargo, acepta que sí puede hacerse a 30 o 50 años de distancia, añadiendo que los grandes sismos pueden ocurrir en cualquier momento, por lo que es mejor estar preparados para las emergencias.
Por si esto fuera poco, los habitantes de este planeta tendremos que vivir los próximos años con el ‘Jesús en la boca’; los científicos de la NASA han manifestado también, que la tierra y el espacio están a punto de entrar en contacto de una forma que es nueva en la historia de la humanidad.
Los expertos han vuelto a advertir del peligro que puede suponer para la Tierra la explosión de una gran tormenta espacial, generada a más de 150 millones de kilómetros de distancia; piensan que es una actividad solar en extremo intensa, que conforme pasen los años sus niveles serán cada vez mayores y podrían causar desastres sin precedentes.
Argumentan los científicos que de darse este fenómeno ‘natural’ nuestros sistemas energéticos y de comunicaciones quedarían gravemente dañados por el alcance del plasma solar y nuestro sistema de vida, que descansa hoy más que nunca sobre la tecnología, se vendría abajo como un castillo de naipes.
Dejamos en claro que no se trata de asustar a nadie, sino de advertir otras posibles catástrofes naturales, que extrañamente también están mencionadas en el libro de libros, como hechos que ocurrirán en la víspera de los últimos días, verdad o mentira usted sólo trate de hacer un análisis y reflexione.
No es la primera vez que la NASA realiza este tipo de advertencias, pensando quizás que es mejor prevenir que lamentar; investigadores y políticos norteamericanos (incluyendo al presidente Obama) se han reunido en los últimos meses para buscar la protección de infraestructuras críticas; su objetivo es mejorar la capacidad del ser humano para prepararse, mitigar y responder a fenómenos meteorológicos del espacio potencialmente devastadores.
“Creo que estamos en una nueva era en la que el clima espacial puede ser tan influyente en nuestra vida cotidiana como el clima terrestre común”, expresó Richard Fisher, jefe de la división heliofísica de la NASA.
El hombre en su soberbia cree poderle ganar la batalla al destino que se ha forjado, aseguran tener una respuesta en el caso de que sucedieran estas erupciones solares catastróficas, afirman que gran parte del daño puede ser mitigado si se conoce con la mayor exactitud posible la llegada de la tormenta del sol, ponen de ejemplo que desconectarían los transformadores de sus satélites, ya que cuentan con aparatos muy avanzados con los que monitorean el sistema solar y toda la galaxia. Bueno, eso debe de darnos tranquilidad. (¿?)
El astrónomo Richard Carrington, explicó que en 1843 se dio una erupción solar, la que no fue tan catastrófica debido a que en aquella época no había una tecnología tan avanzada y solamente los cables de telégrafos sufrieron cortes y cortos circuitos que provocaron incendios, tanto en Europa como en Norteamérica.
Mencionó que en nuestros días una tormenta de esta naturaleza provocaría que los satélites artificiales dejaran de funcionar, las comunicaciones de radio se interrumpirían y los apagones eléctricos tendrían grandes proporciones, suspendiendo el servicio por semanas, sería imposible comunicarse a través del móvil.
Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira, Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados (Apocalipsis 16:18-20)
Hoy es domingo, busquemos un reencuentro con Dios, ¿te parece amable lector?, en la siguiente gran tribulación, el Arca de Noé podría ser ese reencuentro con el Señor. ¿No crees?

Esta nota fue publicada el día: 23, octubre, 2016



SOCIALES


EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.