INDICADOR POLÍTICO

México Encumbró a Fidel Castro y México lo Tumbó del Pedestal

Carlos Ramírez

La historia no pasa en México la prueba del ácido del poder. En los hechos, México contribuyó en 1956 a encumbrar el liderazgo de Fidel Castro como guerrillero y como jefe de un país comunista a noventa millas de los EE.UU. y México lo bajó en el 2002 del podio cuando Cuba ya no era la sombra de lo que fue.
La historia de las relaciones de México con Castro y de Castro con Cuba es larga:
1.- En 1956 la Federal de Seguridad arrestó a Fidel, pero fue liberado intencionadamente por el jefe policiaco Fernando Gutiérrez Barrios por sus simpatías con la causa; así, Fidel pudo salir a Cuba en el Granma.
2.- En julio de 1959 el general Lázaro Cárdenas fue invitado especial en el mitin del 26 de julio, con los guerrilleros ya en el poder. Le agradecieron el apoyo del ex presidente mexicano a la guerrilla.
3.- En 1961, cuando ocurrió la invasión contrarrevolucionaria en Bahía de Cochinos, el general Cárdenas anunció que iría a combatir, pero fue impedido por el presidente López Mateos.
4.- En 1962, en Punta del Este, Uruguay, México se negó a acatar la orden de los EE.UU. a la OEA para romper relaciones diplomáticas con Cuba.
5.- En 1962 estalló una crisis política en México por la ofensiva de la iglesia católica contra Cuba: “cristianismo sí, comunismo no”.
6.- En 1968 Castro burocratizó la revolución cubana. A pesar del apoyo de la izquierda mexicana, Fidel guardó silencio sobre la represión gubernamental mexicana.
7.- En 1979 México se alió a Cuba para facilitar el ascenso al poder de la revolución nicaragüense de los sandinistas.
8.- México se apoyó en Cuba para una diplomacia de apoyo revolucionario a Centroamérica de 1981 a 1987.
9.- En 1988, Fidel volvió a traicionar a la izquierda mexicana. En diciembre arribó a México para legitimar la toma de posesión de Carlos Salinas de Gortari, quien le había arrebatado la victoria a Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del general Cárdenas. El operador de la visita de Castro fue Raúl Salinas de Gortari. Ahí la izquierda mexicana se olvidó de Fidel.
10.- Cuba fue visto desde entonces como posibilidad de negocios, no como una nación con simbolismos históricos.
11.- En 1998 Fidel rompió con México; en un discurso oficial dijo que en México los niños reconocían más a Mickey Mouse que al cura Hidalgo; Zedillo presionó a Cuba para obligar a Fidel, el legendario revolucionario cubano que había humillado al imperio estadunidense, a disculparse. Ahí se vio a un Fidel sin aureola revolucionaria.
12.- En el 2002, de nuevo México abolló la corona de laurel del histórico revolucionario. Fox y su canciller Jorge Castañeda le pidieron a Fidel que no estuviera en México más tiempo del necesario en la Cumbre de las Américas para no incomodar a George Bush; “comes y te vas”, le dijeron, Y humillado, el gran líder de la revolución cubana tuvo que irse.
El problema con los ídolos de la historia es que sustituyen, en el modelo de Carlyle, el heroísmo por la democracia; por eso Cuba tuvo que aceptar la dictadura de Cuba y no exigirle a Fidel que cumpliera con el compromiso democrático que había asumido en su histórico discurso de “la historia me absolverá”.
La única medida para Fidel es la comparación: ¿Cuba es hoy mejor que con Batista? No, es igual…, o sea peor por las promesas incumplidas.
Política para dummies: La política es la prueba del ácido de la historia.

Sólo Para sus Ojos:
• Que no cunda el optimismo. Se murió el dictador Fidel Castro, pero la estructura dictatorial sigue viva y latente. La sucesión en Cuba es monárquica: siguió Raúl y ahora hijos y sobrinos hacen cola para quedarse con el poder. La de los Castro será una dinastía como la coreana: a Kim il-Sung le siguió su hijo Kim Jong-il y a éste su hijo Kim Jong-un; así, el poder en Corea del Norte ha estado en manos de una familia desde 1948.
• Sin novedades la reunión del consejo político nacional del PRI; como cada sexenio, el presidente en turno introduce a su generación política.
• El recuento de votos en los EE.UU. en realidad no ha involucrado personalmente a Hillary Clinton sino a su equipo de campaña; si el recuento afecta a Trump, el país entrará en una zona de ruptura institucional y de violencia política. Por eso dicen que ese recuento no modificará los resultados.
• Más que limpiar los establos priístas, la persecución de políticos del PRI ha sido un mensaje autoritario para impedir que haya una revuelta contra el presidente de la república a la hora que designe a su sucesor. Pasa cada sexenio.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

Esta nota fue publicada el día: 29, noviembre, 2016



SOCIALES


EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.