ALFIL NEGRO

468
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Hijos del sol Naciente
Oscar D. Ballinas Lezama

Hace 120 años, cuando en la tierra del sol naciente era azotada por la crisis económica y debido a que sus costumbres sólo le permitían al primogénito heredar, no así al resto de sus hermanos, en ese entonces su gran su Ministro Enomoto creó un programa para que los desheredados pudieran emigrar en busca de mejores oportunidades.
A México entraron por San Benito, en el poblado de Puerto Madero, y se calcula que fue en 1896 cuando unas pocas familias se enfrentaron a grandes adversidades porque venían con la idea de cultivar el café, un producto que no conocían pero que les habían contado podía ser un buen negocio.
Tarro Zorrilla Takeda, un joven arquitecto descendiente de esas generaciones de migrantes, explicó en exclusiva a EL ORBE, que la migración japonesa en Chiapas tuvo un gran fracaso por su desconocimiento de lo que era el aromático grano que nunca habían tomado y ni en sueños conocían, y por si fuera poco, buscaron cosecharlo en terrenos no aptos como los de Acacoyagua.
Añade que el espíritu japonés siempre ha sido indomable y sus antepasados no se doblaron ante las circunstancias, venían de recién sufrir los estragos de una segunda guerra mundial y no saber cosechar el café, no fue un problema para ellos que lucharon a brazo partido y lograron que sus generaciones triunfaran en todos los ámbitos en este país, como en muchos otros a donde llegaron en busca de mejorar sus condiciones de vida.
“Si bien la migración de los hijos del sol naciente, no consiguió su objetivo de producir café, ese fracaso se convirtió en un acicate para triunfar en muchas cosas más, por ello el Gobierno de Japón guarda un compromiso sentimental con el de México”, dijo Taro Zorilla Takeda, de profesión arquitecto creador del taller de arte y arquitectura México-Japón, quien es el autor de la exposición de fotografías ‘Un país en las memorias’.
Con la presencia del excelentísimo señor embajador de Japón en México, Akira Yamada, se inaugurará hoy a las 16:30 horas en el Planetario de Bachilleres, una exposición de pinturas, fotografías y armaduras de Samurai, en el marco de la celebración de los 120 años de la primera migración japonesa a nuestro país.
Habrá un pequeño concierto de la sinfónica ‘Esperanza Azteca’ y luego, los invitados se trasladarán al Teatro de la Ciudad para presenciar un show de danza y música japonesa; la exposición de pinturas en la Casa de Ciencia y Cultura Universal (Planetario) estará desde hoy hasta el domingo 21 de este mes; la entrada es gratuita.
Comentando otros asuntos, el presidente magistrado del STJE Rutilio Escandón Cadenas, firmó un convenio de colaboración con la Universidad Intercultural de Chiapas, afirmando que con este esfuerzo en materia educativa se estará también, rescatando lo fundamental de la sociedad, que son sus costumbres y seguir impulsando con un enfoque cultural temas relevantes, como en el caso del derecho.
“Queremos que los integrantes de la Unich conozcan el nuevo sistema de justicia penal y su operación, dentro de un marco de respeto de los derechos humanos, y acceso a la justicia, cultura de paz y de la legalidad”, apuntó Escandón Cadenas.
En otras cosas, directivos y algunos empleados del Hospital General en Tapachula, denunciaron que hace pocos días un grupo pequeño conformado por enfermeras y liderados por la exjefa de Comunicación Social de ese nosocomio, allanaron las oficinas del Director y presuntamente, manifestaron sus inconformidades con algunas cosas que ahí suceden.
Los denunciantes añadieron que, la también exencargada de seguridad en ese hospital, supuestamente se ha dedicado a tratar de desestabilizar todas las actividades que ahí se realizan, considerando que lo hace porque fue destituida de los cargos que ostentaba, debido a que al parecer no realizaba su trabajo, tampoco cumplía con su horario establecido y presumen que se dedicaba a filtrar información negativa a algunos medios, con la finalidad de atacar a los directivos y ha realizado una campaña de desprestigio contra el hospital, de tal manera que tuvo una observación por la Función Pública, argumentan los quejosos. ¿Será?