COMENTARIO ZETA

314
COMENTARIO ZETA
COMENTARIO ZETA

Por Carlos Z. Cadena

Se Aprueba Reglamento Legal en Chiapas Para Castigar a las Fundaciones y Asociaciones Electoreras.

Ayer jueves a la 1 de la tarde en el IEPC, el consejero Manuel Jiménez Dorantes presentó, para su aprobación, a la Comisión de Prerrogativas y Asociaciones Políticas del IEPC, un proyecto de Reglamento para sancionar a las Asociaciones Civiles y Fundaciones que andan haciendo proselitismo simulado, haciendo fraude a la ley. La propuesta va en el sentido de determinar los casos, los procedimientos y las sanciones a que se harán acreedores quienes incurran en estos actos. Lo trascendental es que se aprobó dicho proyecto de reglamento.
Se trata de que haya más transparencia y credibilidad electoral en Chiapas, donde lamentablemente los escenarios democráticos en la entidad se han tergiversado dramáticamente, donde irónicamente tienen más valor electorero las fundaciones y Asociaciones Civiles que los partidos políticos, y que ha originado extrañez y desconcierto. Ahora resulta que las fundaciones están haciendo las estructuras electorales. Son postales aberrantes y que ofenden al pueblo chiapaneco.
No hay que olvidar que ahora el INE va de la mano con las instituciones electorales de cada estado en el país. Por lo pronto ya tenemos un reglamento que vigilará a estas Fundaciones y Asociaciones Civiles. Sin embargo, el mejor vigilante será cada ciudadano para evitar que la democracia en la entidad sea simulada y dirigida.
Las AC y las Fundaciones Sustituyen a los Partidos Políticos en Chiapas. La ley Electoral Sangra.
El pasado 10 de Abril, escribimos este artículo. Por ser de interés público repetimos el texto resumido, dado el escenario electorero, decíamos:
“Mientras en los partidos políticos en Chiapas, en los últimos cuatro años, sus dirigentes guardan silencio como nunca, y se han hecho ‘invisibles’, y en su estructura carecen de movilidad, están exánimes, casi desfallecidos, se encuentran disgregados en su militancia, hasta fracturados, en fin, todo un escenario incierto, sospechoso, inaudito, ‘raro’, que nunca se había observado. El partidismo en Chiapas, por los suelos. Increíblemente aniquilados. No hay consolidación mucho menos fortalecimiento, sino que hay un vacío de poder en los institutos políticos como nunca en la historia.
Un PRI que no tiene oficina central en Tuxtla Gutiérrez, y donde estuvo la leyenda del edificio de “Santo Domingo”, abandonado, y con olores nauseabundos. Un PRI, que no se siente y ni hay ese orgullo partidista que privó por décadas, al grado que hace unos días un grupo se empezó a mover, pero solamente para llenar un estadio de futbol y destapar al que fue el dirigente estatal del partido.
Un PAN, fracturado donde los golpes están a la orden del día. Se extravió esa honestidad pública de los panistas en la entidad, y si los del PRD tienen tribus, AN Chiapas tienen “círculos de diferente linaje”. Desgastado por la misma militancia que llega a ocupar los principales cargos en el CDE, y también se dan “duro a su interior, pero lo esconden.
El PRD, también fracturado, casi quebrado, donde de una patada mandan a volar a su dirigente y camarilla César Espinoza, apadrinado por un liderazgo actual en Chiapas; viene la Secretaria General del CEN del Sol Azteca, y conforma otro grupo, y las estrategias anteriores que se habían hecho se fueron al precipicio. Las tribus debajo de la tierra.
MORENA es una torre de babel, donde muchos hablan diferente idioma y muchos que tienen dizque supremacía amistosa con Andrés Manuel López Obrador, se sienten los elegidos para la grande en el Estado. La transmutación de Oscar Gurría es mesiánica y ofende porque se cree dueño del partido político. MORENA es el partido donde todo mundo se quiere colgar de la imagen de AMLO.
Sin embargo, lo que más llama poderosamente la atención es que mientras en Chiapas los partidos políticos están paralizados y cansados, la figura que los suple son las AC, las “Asociaciones Civiles”, cuyos fines legales son adversos totalmente a un partido político, pero sus labores están más centradas a la labor electoral, que a los fines y actividades sociales. Resulta increíble que las Asociaciones Civiles, que últimamente operan a nivel estatal (y estamos hablando en los últimos dos años) sus dirigentes han recorrido la entidad completa pero más con la perversidad del“ fantasma electoral”, que por acciones en favor de los que menos tienen.
Lo más espectacular es que “las Asociaciones Civiles” en cualquier parte del país, son organismos que reciben apoyo de la gente, aquí en Chiapas pasa todo lo contrario, arrastran la fama que tienen dinero, se desconoce de dónde viene su financiamiento, recursos que le sirven para recorrer la entidad y exhibirse como electoreros sin que la ley electoral de Chiapas y la federal los alcance. Sus dirigentes siempre andan en campaña, porque si fuera por apoyar a la gente, al menos a tres de ellos, ya lo hubiéramos hecho “Santos y patronos” de Chiapas. Es asombroso su “humanismo”.
Enoc Hernández, que dirige la AC “Un Millón de amigos”, le ha dado posesión a Comités municipales en toda la entidad, con la novedad que él no recibe apoyos, sino que él se los da a los “Comités” para que sigan operando, su “humanismo” es inquebrantable. La madre Teresa de Calcuta se queda “chiquita” ante el trabajo humano de Enoc Hernández. Desde el pasado 26 de Agosto del año pasado, que el propio Hernández se tomó la protesta para dirigir los destinos de esta AC, denominada “Un Millón de amigos”, que para los observadores será bisagra en favor de determinado candidato o partido o partidos políticos, engañando que ya tienen el millón de amigos.
Es infame que toda la geografía estatal este pintada de “morado”, color del Partido “Mover a Chiapas”, que dirigió Enoc Hernández, lo que llama poderosamente la atención son miles de bardas por los cuatro puntos cardinales de la geografía donde aparece “Un Millón de amigos”, y con el color morado. Lo que indigna es que se está engañando al pueblo con la historia de un partido político local que también opera con una AC.
Leonardo Rafael Guirao Aguilar, Expresidente estatal de la Fundación Chiapas Verde, expresidente estatal de la Fundación MOCAVE (Movimiento Campesino Verde), y Expresidente Municipal Verde, de Chilón 2012-2015. Actualmente creó la “Fundación Guirao” y es su dirigente estatal y también recorre el Estado y lo electorero lo trasforma en una campaña de amor y de humanismo, y donde su jefe es Jesucristo. El pasado 13 de febrero en Tuxtla Gutiérrez, Guirao Aguilar dijo en ocasión de su Fundación, “es la mejor campaña que puede existir, y no me refiero a publicidad política ni proselitismo, es la campaña constante de exaltación, paz y amor que nos hace falta al interior de las familias”. Un político chiapaneco trasmutado en un Santo, que también ofende al pueblo.
En Chiapas “las palomas le tiran a las escopetas”, los partidos políticos están siendo “suplidas” por las AC y las fundaciones. En Chiapas sangra la ley electoral. Se cometen violaciones legales electorales como cambiarse de playera, que a la larga serán funestas. Más con los santos y patronos, San Enoc, San Leonardo y San Javier Alejo. Pero todos con un cordón umbilical que los lleva al Consulado de Orlando”. (Artículo resumido)