ALFIL NEGRO

418
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Ni Agua va
Oscar D. Ballinas Lezama

“En el Estado de Chiapas se respira mucha tranquilidad”, dijo el director general de Inteligencia Civil de Guatemala, Héctor Adolfo Escobar Ramírez, quien reconoció el trabajo que encabeza el gobernador Manuel Velasco Coello, al sostener una reunión en materia de seguridad en la capital de ésta entidad.
Por otro lado, Raciel López Salazar, titular de la Fiscalía General del Estado, mencionó que es importante sostener este tipo de relaciones con el hermano país, ya que ambas fronteras son unidas por la historia y la cultura.
Luego añadió que debe seguirse fortaleciendo la relación en materia de seguridad, porque eso beneficia directamente a los habitantes de las dos naciones, de ahí la importancia del trabajo en equipo.
López Salazar, enfatizó que no se debe permitir que la delincuencia aproveche la porosidad de la frontera sur, para delinquir a la sombra de la impunidad y convertirse en un verdadero flagelo que afecta a la sociedad de ambos países.
Concluyeron la reunión tomando acuerdos para seguir intercambiando experiencias y capacitación para poder reconocer la estructura de las ‘clicas’ que integran las pandillas de la Mara Salvatrucha y Barrio 18,así como les ayudará también a identificar sus formas de operación.
Es claro que las autoridades fronterizas divididas por el río Suchiate, están obligados a trabajar en equipo para evitar que la delincuencia organizada siga ganando terreno, sobre todo en Chiapas donde a diferencia de las entidades del centro y norte del país, la violencia aún no rebasa la tolerancia de una sociedad que empieza a exigir más seguridad.
En otras cosas, allá por la ‘tierra de los cositías’, el senador Luis Armando Melgar, se dio cuenta de la necesidad urgente para hacer funcionar la planta tratadora de aguas residuales, por lo que aseguró ya hizo un llamado a la federación para que destine recursos que sirvan para el cuidado del agua en Chiapas, que representa la tercera reserva de agua dulce más importante de México.
“Como ciudadanos exigimos cero tolerancia al mal manejo de los residuos que llegan a parar en los ríos, ya basta de impunidad, urge transparencia en el manejo de recursos destinados a proteger el medio ambiente”, expresó el parlamentario tapachulteco.
Ojalá que en sus constantes recorridos que realiza Melgar en los municipios de la costa, encuentra la forma de gestionar los recursos suficientes para que en Tapachula se construya una planta receptora y tratadora de agua rodada; los habitantes de este lugar han sufrido durante décadas la falta de apoyo federal para realizar esta obra tan importante, porque los usuarios del agua que surte Coapatap se enfrentan cada día a la ‘benevolencia’ de la CFE, que tiene el control del paso del agua que el ayuntamiento surte a los tapachultecos.
En el desgobierno de Juan Sabines Guerrero, se anunció con ‘bombos y platillos’ que se habían autorizado por la federación 400 millones de pesos para la nueva planta de Coapatap, sin embargo, ese recurso jamás llegó a su destino y se ignora hasta la fecha, dónde quedó la bolita’, porque ni el entonces alcalde Samuel Chacón Morales, dijo ‘esta boca es mía’.
Con el interés que el senador soconusquense, Luis Armando Melgar, está demostrando por ayudar a sus conciudadanos, podría gestionarse lo que Tapachula necesita para resolver el problema del agua rodada, no potable, que al parecer son más de 700 millones de pesos, incluyendo la rehabilitación de la red de tubería que se encuentra destrozada, según lo manifestó el anterior director de Coapatap.
Por otro lado, se podría también exigir una investigación a fondo para saber en dónde quedaron los presuntos 400 millones de pesos que se cacaraqueó había autorizado el gobierno de Juan Sabines, para esta obra prioritaria en Tapachula.
Los diputados locales, si en verdad quieren a la otrora Perla del Soconusco, deberían ayudar a empujar la carreta a fin de que la federación canalice el dinero suficiente para darle solución a este problema, que vienen sufriendo desde hace décadas los habitantes de Tapachula.