OPINIÓN PÚBLICA

431
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Fraude de Aseguradoras
Gonzalo Egremy

*Compañías, por lo regular, intentan no pagar pólizas de sus asegurados; en caso de accidentes de transporte público a las víctimas les niegan pago.

*En ascenso casos en los que las Aseguradoras se niegan a pagar seguros por daños a terceros, de vida y hasta de prestación médica, según entrevistados.

Para que un taxi o combi de pasajeros “circule” por la ciudad, es requisito indispensable ante autoridades, presentar la póliza de un seguro.
En tanto que el concesionado no muestre, en la Delegación de Transporte, el pago de un seguro de cobertura amplia, no le otorgan los permisos y menos el número económico (si es nueva la concesión) o el refrendo del año en curso.
Los dueños de concesiones (y hasta propietarios de automóviles particulares) están obligados por Ley a tener un seguro de responsabilidad civil.
O de daños a terceros, con la finalidad de proteger los males que ocasionen por un accidente de automóvil a terceros, a otros vehículos, a mobiliarios u otras personas.
La cobertura varía, dependiendo de la empresa aseguradora; existen desde 50 mil Pesos para los casos en los que dañan objetos materiales y en caso de lesiones o fallecimiento de personas por la imprudencia en el manejo del taxi o de la combi de pasajeros, desde 100 mil a un millón de Pesos.
En los Ministerios Públicos se han ventilado, desde hace años, las querellas de ofendidos o víctimas de unidades de transporte público, que se niegan a pagar los daños ocasionados, las lesiones y hasta el deceso de personas.
Las Aseguradoras defraudan a través de algunos bufetes de ajustadores que tienen contratados con la consigna de realizar peritajes, en muchas ocasiones en complicidad con personal de la PGJE, para evitar a como dé lugar el pago de daños, lesiones o muerte de persona.
En otras ocasiones, las compañías aseguradoras prefieren utilizar los servicios de “güizaches”, que en contubernio con Peritos oficiales y MP, hacen dar tantísimas vueltas y citas a la Fiscalía a las víctimas y ofendidos, con tal de cansarlos y que dejen de exigir la reparación del daño que les ocasionaron.
Aún con la razón legal y jurídica de las víctimas, las compañías Aseguradoras prefieren pagar a leguleyos y sobornar a autoridades, que pagar los daños y lesiones causadas por sus unidades del transporte público.
En entrevista, tres personas, una de Huehuetán y dos de aquí de Tapachula, quienes solicitaron la omisión, expusieron tres casos en contra de Aseguradoras.
La primera dijo que pagó miles de Pesos para asegurar por siniestro agrícola su cosecha de mangos, y que perdió todo por el huracán “Stan”, y la respuesta que tuvo de la compañía fue que “no procedía el pago de ese seguro”.
Una señora narró que a su hija le descontaban de su salario, la empresa que la contrató para laborar en un banco, el pago de un seguro de vida.
Lamentablemente falleció por un cáncer la muchacha y cuando ella se enteró del seguro de vida, acudió a la compañía y ahí le dijeron que “no estuvo asegurada por muerte por enfermedad” y nunca le dieron un centavo.
Un señor contrató un seguro médico, y tras varios años de pagarlo, cuando lo necesitó, la empresa Aseguradora le respondió que no procedía porque no había pagado el último bimestre.
Actualmente en una mesa “investigadora” del MP se ventila una carpeta de investigación en contra de un taxista, que impactó a un muchacho que iba a bordo de una motocicleta.
El responsable del percance, firmó un documento ante agentes de Tránsito del Estado, en donde se comprometió a pagar las curaciones (lesiones del joven) y la motocicleta que tuvo “pérdida total” al quedar inservible.
Como pasaron dos meses y no cumplió, las víctimas se querellaron ante el MP, pero llegó con el Ajustador de la Aseguradora y ofreció solo unos cuantos centavos por reparación del daño que ocasionó.
Ante ello, la víctima pide a la Secretaría del Transporte la revocación de la concesión del taxi. Ojalá metan en cintura a los irresponsables choferes. Pero eso si todas las combis traen un letrero atrás que están aseguradas, ¿no cree usted?//Salud.