Desaparecen a Policía del Centro por Irregularidades y Malos Manejos en Parquímetros

Tras siete años de haber entrado en funciones elementos de la Policía del Centro serán liquidados. En Auditorías realizadas se encontraron que 15 parquímetros no estaban reportando los ingresos a las arcas municipales.

Tras siete años de haber entrado en funciones elementos de la Policía del Centro serán liquidados. En Auditorías realizadas se encontraron que 15 parquímetros no estaban reportando los ingresos a las arcas municipales.

Tapachula, Chiapas; 4 de Septiembre.- A siete años de haberse integrado la Policía del Centro, que entre sus múltiples funciones tenía la de verificar que los usuarios de los cajones para estacionamiento público de las calles del primer cuadro de la ciudad pagaran su contribución en los parquímetros, ha desaparecido.
Con ello, los 25 elementos adscritos a esas tareas serán liquidados conforme a derecho y, en algunos de los casos, reincorporados a tareas de vialidad.
Los uniformados, a quienes popularmente se les conoció durante todo éste tiempo como “los periquitos”, en honor al color verde de sus uniformes, estaban bajo un contrato celebrado con las autoridades locales, el cual acaba de fenecer y no hubo renovación.
Aún cuando se desconoce la justificación oficial para llegar a esa determinación, los reclamos de la sociedad fueron insistentes por diversos motivos que iban desde corrupción, hostigamiento y otras anomalías que le adjudicaban a esos policías.
Aunado a eso, las auditorías realizadas al Ayuntamiento de Tapachula han permitido detectar irregularidades que están siendo documentadas para anexarlas a los expedientes del Órgano de Fiscalización del Congreso del Estado y de la Auditoría Superior de la Federación.
Por ejemplo, se encontraron 15 parquímetros que no estaban reportando los ingresos, de los que se cree pudieran haber sido alterados o sufrido descomposturas provocadas.
En ello se investiga la posibilidad de que funcionarios o elementos policiacos asignados a esas tareas, participaron en los daños a los parquímetros para hacer cobros personales, coludidos con franeleros, o para tratar de inventar multas a la población y sorprenderlos.
Algunas denuncias señalan que “los periquitos” quitaban las placas de los infortunados que, confiados de que no servían los parquímetros, no depositaban sus pagos.
Al llegar, los propietarios de esas unidades se percataban de que les estaban llenando formatos de multa, pero que después de algún arreglo económico, rompían las “boletas”.
Sin embargo, la investigación señala que algún elemento de los Policías del Centro que participó en esas anomalías, usaban copias fotostáticas de los formatos originales.
Es decir, lo que realmente destruían eran fotocopias, mientras que las originales permanecían intactas.
Aún se desconoce la cifra exacta de los recursos que no entraron a las arcas municipales por las fallas de esos 15 parquímetros, que por cierto entraron en función en noviembre del 2009.
La desaparición de los Policías del Centro y el pésimo desempeño de Vialidad Municipal, mantienen en un caos al primer cuadro de la ciudad.
Los mismos uniformados, poco antes de haber sido notificados, revelaron a EL ORBE, diversas anomalías que estaban ocurriendo en el interior de esa mini-corporación.
Por ejemplo, indicaron que había dos civiles -quizá exfuncionarios- que tenían una de las llaves especiales que se utilizan para abrir los parquímetros y que por la madrugada de todos los días, llegaban a vaciarlos.
Asimismo, que locatarios del centro pagaban una cuota mensual, sin factura ni recibo, para que pudieran estacionar sus unidades durante todo el día sin depositar nada, o que ese espacio sólo fuera ocupado por sus clientes.
De igual forma, que infinidad de vehículos sin placas, propiedad de los trabajadores del Ayuntamiento, llegaban al centro a estacionarse en las inmediaciones del Palacio Municipal, aún cuando es un lugar restringido.
En esos casos, dijeron, había una lista del “jefe”, en torno a los carros a cuyos propietarios no se les podía molestar para nada, así como de los concesionados de colectivos que se han apropiado literalmente de las calles de ese sector de la ciudad.
Se desconoce si todos esos y otros recursos que supuestamente fueron recaudados de manera ilegal por los estacionamientos públicos y en lugares prohibidos, llegaron a la Tesorería Municipal o se desviaron, como algunos creen, a los bolsillos de algún aprovechado. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello

Esta nota fue publicada el día: 5, septiembre, 2016



SOCIALES

pornask sexevi.net zagaga

EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2014.