Hay que Defender la Dignidad Humana en la Sociedad: GAS

Hay que Defender la Dignidad Humana en la Sociedad: GAS

Tapachula, Chis., 22 de marzo. “La credibilidad de las instituciones está cada vez más deteriorada. La sociedad actual se denomina moderna porque se vive bajo el amparo de leyes y derechos que protegen a las personas, y son éstas las que deciden sobre el futuro de la mayoría”, expresó ayer Guillermo Arias Salazar, especialista en psicoanálisis.
Indicó, “la dignidad humana es el valor fundamental que posee todo ser humano por pertenecer a esta especie diferenciada de los animales. Los encargados de velar por el cumplimiento de los derechos son las instituciones, las cuales a su vez están formadas por personas, que al mismo tiempo son ciudadanos”.
“Un estudio a nivel nacional realizado en febrero de 2010, por Consulta Mitofsky, en materia de viviendas, muestra la desconfianza de la población en las instituciones mexicanas. La que todavía mantiene el mayor nivel de confianza es la iglesia, seguida de las universidades y el Ejército; en el final de una lista de 14 se encuentran la policía, los diputados y en el último lugar los partidos políticos. Es curioso cómo la confianza se mantiene en instituciones que se fundamentan en algo no-humano considerado superior, como lo es la deidad y el conocimiento científico”, dijo.
Subrayó, “estos tiempos modernos se han caracterizado también por mostrar las peores decepciones de la buena voluntad humana; guerras mundiales a causa de caprichos ideológicos, asesinatos masivos por religión o territorio, fraudes en empresas pequeñas y también en las transnacionales, violencia por intolerancia cultural, una sorprendente facilidad para cruzar la línea de lo ilegal o dañino”.
Prosiguió, “¿Porqué el ser humano llega a realizar acciones como esas, consciente del daño a sus semejantes? La pregunta no es sencilla de contestar. Probablemente se debería intentar responder en cada persona, que cuando se agrupa encuentra apoyo y eco a sus intenciones”.
Añadió, “probablemente todos los niños alguna vez hicieron o quisieron hacer algo que sabían que era indebido, y con el tiempo ese niño se convierte en un adulto consciente de su deber como ciudadano o como parte de un equipo de trabajo. Cuando una persona enfrenta tentaciones y observa que la gran mayoría se permite esas tentaciones, es muy fácil autorizarse a sí mismo al ver a los demás hacerlo”.
“Por un lado la conducta facilitada es aquella que una persona muestra ante el calor del grupo al que pertenece sin pensar en las consecuencias individuales. Por otro lado, las sociedades se vuelven individualistas, las personas piensan primero en ellas y solo en ellas mismas y cuando eso sucede el bien común pasa a segundo término y los diques que permiten la sana convivencia comienzan a romperse. La dignidad humana es violada”, sostuvo.
Añadió, “actualmente en la sociedad, la palabra de una persona pierde valor, todo se solicita por escrito. La confianza en el respeto mutuo se diluye, hacen falta las amenazas y las armas. Las solicitudes son insuficientes, se necesitan reclamos, exigencias, demandas, los arrebatos. Las personas y sus acciones cobran interés económico, dejando de ser un favor o un gusto”.
“La tarea se observa muy, pero muy complicada, puesto que si se pretende encargar la solución de esto a las instituciones responsables de atenderlas, se debería confiar en los que menos confianza inspiran, y con ello en los mismos ciudadanos que conforman esas instituciones. Probablemente el trabajo más seguro sea el que cada quien puede hacer con sus semejantes inmediatos. Sin pretender “cambiar el mundo”. Pues es conocida la historia en la que el poder que otorga la pertenencia a una institución puede fácilmente corromper las nobles intenciones”.
“Lo que se está defendiendo es la integridad humana, la dignidad que cada quien debe exigirse a sí mismo mantener”, concluyó Arias Salazar. (EL ORBE/Alberto de la Cruz Aguilar)

Publicado: 23, marzo, 2010


SOCIALES


EDITORA ZAMORA CRUZ SA DE CV AV. ANTONIO DAMIANO CAJAS MZ M ALTOS 2 FRACC. INSURGENTES TAPACHULA CHIAPAS.
­TEL. 6262241, 6262131
El Orbe ~ com.mx 2012.