ALFIL NEGRO

520
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Llamamos a todas y a todos a no soñar, sino a algo más simple y definitivo, los llamamos a despertar”. (Marcos)

Una Nueva Esperanza
Oscar D. Ballinas Lezama

Chiapas es una entidad que ha sufrido grandes embates de la política desde que estuvo en una especie de limbo al no saber si pertenecía a Guatemala o formaba parte del suelo mexicano; siendo el 12 de Septiembre de 1824 cuando los chiapanecos deciden anexarse a la nación azteca. Para nadie es secreto que los chiapanecos parecían sufrir desde esos años una maldición gitana, porque aparte de que los terremotos y huracanes les han dado hasta por debajo de la lengua, la Federación los mantuvo hasta hace poco como el traspatio de México, dándoles a sus habitantes un trato de ‘hijos bastardos’ a los que trataba con la punta del pie, manteniéndolos en el olvido y en una marginación grosera.
La pobreza extrema y el analfabetismo sobresalieron como distintivos de la sociedad chiapaneca; la falta de carreteras y caminos sacacosechas, nulo apoyo de los programas para el campo y la educación, llevaron a la debacle a la gente que nació y habitaba esta entidad.
Ante tanta injusticia, marginación y olvido, los indios de los altos de Chiapas decidieron salir del monte y luchar, por no ser nunca más los sin rostros; buscaron el cambio a través de la lucha armada y pensaban que los muros pueden hablar, que los invisibles podían hacerse ver, sin embargo, su lucha fue opacada por las clase alta de la alta sociedad, para que el pueblo de México trate de olvidar esa lucha protestataria de los que salieron del monte.
México vivía una crisis económica-política y social que se recrudeció en los últimos cinco sexenios, destacando sobre todos el que está por concluir en Diciembre próximo para dar paso a un Gobierno de izquierda que podría ser un parteaguas para más de 70 millones de mexicanos, los que tienen que hacer malabarismos para sobrevivir dentro de un sistema en el que unos cuantos son dueños de todo, principalmente de las riquezas y el poder.
También en la zona del Soconusco la marginación y el olvido del Gobierno Federal y los Estatales que antecedieron a al actual sexenio, provocaron que muchos soconusquenses exigieran la creación del Estado 33; que fuera libre e independiente al chiapaneco.
Fue hasta la llegada de Manuel Velasco Coello cuando la Federación empezó a voltear el rostro a Chiapas, incluyendo algunos municipios fronterizos de la Costa logrando atraer recursos para invertirlos en diversas obras públicas sobre todo en alumbrado, hospitales, centros de recreación cultural y deportivos; hasta la promesa de una zona económica especial que aún está en el tintero.
Al sol no se le puede tapar con un dedo, pese al esfuerzo del ‘Güero’ Velasco los recursos obtenidos no fueron suficientes para darle a Chiapas lo que por elemental justicia le pertenece; las carreteras federales de la Costa siguen en el más completo abandono (como por ejemplo la carretera Costera, desde Arriaga a Tapachula está para llorar, esquiva un bache y caes en otro), caminos sacacosechas, puentes, plantas modernas y redes de conducción del agua potable, inseguridad y suficientes vehículos para el sistema de limpia, son entre otras necesidades que urgen ser solucionadas.
Hace algunos años el entonces secretario de Gobierno, Eduardo Ramírez Aguilar, dijo: “Chiapas merece un trato preferencial en el presupuesto de egresos, para reivindicar el olvido y la marginación que durante años hemos padecido los chiapanecos”.
Añadiría el hoy Senador que los habitantes de este Estado fronterizo merece un trato preferencial en el presupuesto, ya que seguía siendo una de las entidades con mayor rezago en muchos aspectos, por lo que la Federación y el Congreso deberían voltear a ver a Chiapas.
El recién electo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha manifestado que brindará mucho apoyo a esta entidad en la que de entrada sembrarán miles de árboles maderables y echarán andar el proyecto del tren maya, lo que beneficiará al turismo nacional e internacional en la zona norte, así como también a otras entidades en la región sur-sureste.
Sin embargo, los habitantes del Soconusco cuyos municipios se ubican con la zona fronteriza de Guatemala, esperan que López Obrador impulse la zona libre para bajar los impuestos, subir salarios y obtener los mismos beneficios que tendrán quienes viven en la frontera norte.
Los chiapanecos han cimentado sus nuevas esperanzas en López Obrador y Rutilio Escandón Cadenas, para que estas tierras y sus habitantes reciban más beneficios, como nunca en su historia lo hayan hecho; tanto el Presidente de la República como el Gobernador recién electos, han mostrado congruencia en sus proyectos de trabajo anunciados, apuntalados por su capacidad, honestidad y espíritu de servicio que los ha distinguido. Ojalá que todo sea para bien de Chiapas y de México.