ALFIL NEGRO

831
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

La Caldera del Diablo
Oscar D. Ballinas Lezama

“Ahora es cuando chile verde, le ha de dar sabor al caldo” (Refrán popular)

Por voluntad y deseos de brindar seguridad a los chiapanecos no ha quedado, el gobernador Manuel Velasco Coello ha hecho hasta lo imposible por mantener esta región en la lista de las menos inseguras, lo que se ha logrado si lo comparamos con otras partes del país, sobre todo en el centro y norte donde la delincuencia organizada ya se desbordó.
La inseguridad se ha convertido en el ‘Talón de Aquiles’ del Gobierno mexicano, según las estadísticas nacionales sobre las acciones fuera de la ley, no existe ya rincón del país en que el cáncer de la delincuencia no esté creciendo cada día, ante la incapacidad o corrupción de las diversas corporaciones policiacas que tienen la obligación de combatirlo.
Ante las gestiones del ejecutivo chiapaneco, hace algunos días estuvo en esta entidad el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, con quien inauguró las modernas instalaciones que servirán para la profesionalización de los agentes policiacos.
La obra tuvo un costo de aproximadamente 150 millones de Pesos; con ello, el Gobierno de Manuel Velasco Coello ha vuelto a demostrar que está enfocado en fortalecer la infraestructura policial, al igual que la homologación de sueldos y el otorgamiento de equipos para mejorar la protección a la ciudadanía.
El asunto es que en el Soconusco, por ser un corredor fronterizo la inseguridad se ha venido disparando; las diversas corporaciones policiacas que se mueven en esta zona se han vuelto invisibles, de todas no se hace una y eso agrava la problemática, ignorándose si es por falta de capacidad de los jefes y agentes policiacos o por una presunta complicidad con la delincuencia organizada, que en los municipios de Suchiate, Metapa, Frontera Hidalgo, Tapachula, Huixtla y Mapastepec, los secuestros, asaltos a mano armada, robos de autos y a casa habitación así como los asesinatos y tráfico de todo tipo de drogas, mantienen a la población al filo de la navaja.
En otras cosas, comentando sobre los laberintos de la política chiapaneca, los aspirantes a las candidaturas para la gubernatura en el 2018-2024, siguen sin definirse y sus nombres no dejan de dar vuelta en la tómbola electoral.
En algunos municipios fronterizos soconusquenses, ya se mueven varios pretensos, como sucede en la ‘Tijuanita del sur’ que es bañada por el río Suchiate, ahí ya se mueve el actual síndico David de León, quien se puso la camiseta del partido Verde; en el cubil de ‘la loba’ nació otra aspirante, Sonia Eloína Hernández, quien funge como regidora y se puso la blusa del partido Mover a Chiapas, que en días pasados organizó una mega reunión en la que participaron casi seis cinco mil gentes, al parecer el único error es haber invitado a algunas personas no gratas, dicen los suchiatenses.
En esa frontera porosa convertida en camino obligado de miles de centroamericanos que brincan el río a cada rato, Julio Escobar está listo para ser el candidato de Morena, mientras que Javier Cruz Aguilar, dice estar listo para regresar con la camiseta de Chiapas Unido; por cierto, el ex ‘príncipe mandinga’ pintó su raya con la actual Alcaldesa; finalmente, otro de los que suena en la vox populi es el priista Jaime Ovando, quien ha dicho que irá, solamente si el pueblo se lo pide.
En Frontera Hidalgo no parece haber mucha tela por donde cortar, sobresaliendo la candidatura de Juan Manuel Martínez Ibarra, quien también se apuntó en Chiapas Unido, y el controvertido Éver Herrera que busca repetir con el Verde, por el PRI suena César Aguilar Martínez, esposo de la actual Alcaldesa en ese municipio.
Los metapanecos no dudan que Carlos López Tapia volverá a buscarla por el partido verde, ya que desafortunadamente en las elecciones pasadas tuvo que cederle el cargo a su mamá, por aquello de la equidad de género, sin embargo, el primer regidor y edil suplente actual de Metapa, no quiere quitar el dedo del renglón; aunque ahora llevará otro fuerte contendiente, Abelito Pérez Ramos, también de Chiapas Unido, ahí se verá de qué cuero salen más correas.
En Cacahoatán es del dominio público que el actual alcalde Enrique Álvarez Morales está más puesto que un calcetín para repetir color y número; aunque Jesús Castillo Milla ya se puso la camiseta de Chiapas Unido y también va por la silla de la Villa de las Hortensias, donde Ediel Gálvez ’el Tamachi’ no quiere quedarse otra vez en el arrancón, y parece tener ya el boleto del partido Mover a Chiapas con el apoyo de la campesinada, ya que es oriundo de uno de los ejidos cacahoatecos; finalmente, Julio Sen, que va de ‘nuez’ representando al PRI.
Por cierto, otro exalcalde que ya apareció en los círculos sociales de Cacahoatán es Uriel Isaí Pérez Mérida, quien se dice pretende formar una coalición ciudadana y encaramarse en la legislatura local del 24 Distrito, se argumenta que va ‘en caballo de hacienda’, ya que al parecer no tiene hasta ahora adversario que brinque en ese petate fronterizo.
Tuxtla Chico se ha convertido en una verdadera ‘caldera del diablo’; de entrada el ‘príncipe Yolonam’ no quiere soltar ‘la teta’ y buscará repetir como abanderado del Verde; Edi Morales, por el PAN, y Edgar Galán Gómez se apuntala en el partido Chiapas Unido y según la gente de la Tierra de Dios, es hasta ahora el candidato a vencer; mientras tanto Esaú Guzmán Morales parece ser que entrará a la catafixia de la diputación federal en el Doce Distrito.