OPINIÓN PÚBLICA

544
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Fumigaciones Peligrosas
Gonzalo Egremy

*Autoridades de salubridad dan a conocer que no utilizan Malatión en el combate a los moscos; ese insecticida podría producir cáncer de próstata.

*En comunicado oficial, la dependencia señala el uso de “clorpirifos” para combatir mosquitos trasmisores de enfermedades; pero también es tóxico.

La presencia, en hogares de la ciudad y en zona rural, de grandes plagas de moscos trasmisores de enfermedades, ha empujado a las autoridades a actuar.
Los insectos (Aedes Agyptis), indican funcionarios de salubridad, trasmiten Dengue (clásico o hemorrágico), Chikungunya y Zika.
Ante las fumigaciones casi a diario, familias de diversos estratos han señalado, erróneamente, que las autoridades podrían estar usando Malatión.
E inclusive no ha faltado quién difunda videos de “nubes” del mencionado insecticida, por lo que la Secretaría de Salud salió ayer a aclarar.
Y es que el hablar del malatión es citar a uno de los productos prohibidos por autoridades de salud en el mundo, porque, indican, produciría “linfoma no-Hodgkin y cáncer de próstata en humanos, según recogen estudios realizados en agricultores de Estados Unidos, Canadá y Suecia publicados desde 2001”.
Pero las autoridades sanitarias afirman en un comunicado que lo que usan en el combate a los moscos trasmisores del Dengue, Chikungunya y Zika, es el “Clorpirifos”, que según Wikipedia y otras páginas especializadas en salud, es un insecticida organofosforado que igual pondría en riesgo la salud humana.
Agrega Wikipedia: “es un insecticida organofosforado cristalino que inhibe la acetilcolinesterasa causando envenenamiento por colapso del sistema nervioso del insecto.
“Se le conoce por muchos nombres comerciales. El clorpirifos es moderadamente tóxico y la exposición crónica se ha relacionado con efectos neurológicos, trastornos del desarrollo y trastornos autoinmunes.
“No es muy soluble en agua, de manera que generalmente se mezcla con líquidos aceitosos antes de aplicarse a cosechas o a animales. También se puede aplicar a cosechas en forma de cápsulas.
“El clorpirifós se ha usado ampliamente en viviendas y en agricultura. Desde agosto de 2008 no está permitido su uso para preparados biocidas de uso ambiental ni en la industria alimentaria.
“Su uso ha quedado limitado a la agricultura y a nivel doméstico en jardines. En agricultura se considera un insecticida no sistémico que actúa por contacto e ingestión con gran efecto de choque.
“Se aplica pulverizando las zonas afectadas para el control de plagas de cosechas (cochinillas, moscas blancas, trips de la platanera, numerosas orugas defoliadoras y minadoras, algunos escarabajos y otros insectos).
“Registrado por primera vez en 1965 y comercializado por Dow Chemical Company bajo el nombre comercial Dursban y Lorsban, clorpirifós, una casa bien conocida de insecticidas de jardín, llegó un momento en que fue uno de los plaguicidas domésticos más utilizados en los EE.UU.
“Ante la inminente regulación (en EEUU), Dow acordó retirar el registro de clorpirifos para su uso en hogares y otros lugares donde los niños pueden estar expuestos, y quedó severamente restringido su uso en los cultivos.
“Estos cambios entraron en vigor el 31 de diciembre de 2001. Sigue siendo ampliamente utilizado en la agricultura, y el Dursban sigue en el mercado para uso doméstico en los países en desarrollo.
“En Irán, Dow afirma que Dursban es seguro para las personas, y su literatura de ventas afirmó que Dursban tiene ‘un historial comprobado de seguridad en relación con los seres humanos y animales domésticos’.
“En 1995, Dow fue multado en EE.UU. con 732,000 dólares por no enviar los informes de la EPA que había recibido 249 casos de intoxicación por Dursban, y en 2003, Dow acordó pagar a EE.UU. 2 millones (la mayor multa en hasta la fecha un caso sobre pesticidas) en el Estado de Nueva York, en respuesta a una demanda presentada por el Fiscal General para poner fin a la publicidad ilegal de Dow de Dursban como ‘seguro’.
“El 31 de julio de 2007, una coalición de trabajadores agrícolas y grupos de defensa presentó una demanda contra la EPA, con el objetivo de acabar con el uso agrícola del clorpirifos.
“La demanda alego que el uso continuado de clorpirifos poseía un riesgo innecesario para los trabajadores agrícolas y sus familias.
“En agosto de 2007, las oficinas de la India de Dow fueron intervenidas por las autoridades indias por supuesto soborno a funcionarios para que el clorpirifos pudiera ser vendido en el país.
“En 2008, el National Marine Fisheries Service (NMFS) impuso una zona de amortiguamiento alrededor del hábitat del salmón de 1000 pies para proteger el salmón en peligro de extinción y las especies de trucha arco iris. Las aplicaciones aéreas de clorpirifos se prohíben dentro de estas zonas”, hasta aquí lo señalado por la página de Wikipedia.
Pero la Agencia para Sustancia Tóxicas y Registro de Enfermedades, indica, que “Clorpirifos es un organofosforado, con potencial para toxicidad aguda en mayores cantidades y los efectos neurológicos en el feto y los niños, incluso en cantidades muy pequeñas.
“Para los efectos agudos, la EPA clasifica el clorpirifos como Clase II: Moderadamente tóxico. Investigaciones recientes indican que los niños expuestos al clorpirifos en el útero tienen un mayor riesgo de retrasos en el desarrollo mental y motor a los 3 años y una mayor incidencia de trastornos generalizados del desarrollo.
“Un estudio anterior demostró una correlación entre la exposición prenatal al clorpirifos y el menor peso y menor perímetro craneal al nacer.
“Los estudios han mostrado evidencia de déficit de trabajo, Índice de memoria y el coeficiente intelectual a plena escala en función de la exposición prenatal a la ACB medido cuando los niños alcanzan 7 años de edad.»
Otras páginas de Internet señalan que “La intoxicación por clorpirifos ha sido descrita por los científicos de Nueva Zelanda como la causa probable de la muerte de varios turistas en Tailandia que desarrollaron miocarditis en 2011.
“Un estudio de 2011 sobre los efectos neurotóxicos de clorpirifos mostró que el clorpirifos y su metabolito más tóxico oxon-clorpirifos, altera las tasas de disparo en el locus coeruleus.
“Estos resultados indican que los pesticidas pueden estar implicados en Síndrome de la Guerra del Golfo y otras enfermedades neurodegenerativas.
“El clorpirifos es altamente tóxico para los anfibios, y un estudio reciente de la Encuesta Geológica de Estados Unidos encontró que su principal producto de degradación en el medio ambiente, clorpirifos Oxon, es aún más tóxico para los animales.
“La sustancia es muy tóxica para la acuicultura (peces) y para las abejas”, hasta ahí algunos párrafos en la Internet, pero más que (el que teclea la presente) busqué en casi media docena de páginas, no encontré que la sustancia (clorpirifos) que afirman las autoridades sanitarias aquí, sirva para exterminar los moscos (Aedes Agyptis) que trasmiten el Dengue, Chikungunya y Zika.
Aunque cabe aclarar que es importante saber que los efectos sobre la salud de la exposición a cualquier sustancia peligrosa va a depender de la dosis, la duración y el tipo de exposición, la presencia de otras sustancias químicas, así como de las características y los hábitos de la persona, de acuerdo con los expertos, pero la duda ahí queda, ¿no cree usted?//Salud