domingo, enero 29, 2023
spot_img

ALFIL NEGRO

Su Buscado, su Jallado
Oscar D. Ballinas Lezama

“No vamos a engancharnos en dimes y diretes, nosotros nos guiaremos por la legalidad del derecho de asilo internacional”, respondió en sus mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador, a lo que se consideraron insultos de un funcionario del Gobierno de Bolivia.
Como se recordará, el Presidente azteca ha sido firme en su postura sobre la no intervención en asuntos de otros países, acatando el pensamiento juarista: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, sin embargo, en el caso del expresidente Evo Morales, parece ser que Marcelo Ebrard, flamante Secretario de Relaciones exteriores, está llevando al baile al ‘Gran Tlatoani’ de México.
No hay que olvidar que Marcelo Ebrard, tiene como esposa a la exdiplomática hondureña, Rosalinda Bueso, según los analistas políticos, presuntamente esto pudo influir para que el Secretario de Relaciones Exteriores, se interesara en firmar el pacto mundial para una migración segura, participando los Cancilleres de Honduras, El Salvador y Guatemala, dando paso con ello al éxodo de miles de migrantes centroamericanos.
Para nadie es secreto que a raíz de este acuerdo firmado por Ebrard Casaubón, abrió las puertas de la frontera sur a una migración de miles de extranjeros indocumentados, sobresaliendo las facilidades y apoyo que se le dio a las primeras caravanas de hondureños, supuestamente protegidos por el Secretario de Relaciones Exteriores, quien en defensa de los indocumentados, dijo: ”Lo que hoy sucede a un migrante que cruza nuestro territorio es una vergüenza, y México no puede permitirlo”, apuntó.
Para emboletar más al Presidente mexicano, Ebrard, afirmó que el Gobierno de este país había asumido el compromiso de cooperar con Honduras, El Salvador y Guatemala, cambiando su política migratoria basándose en los derechos humanos.
Ante esto, miles de migrantes indocumentados hondureños se lanzaron a territorio mexicano, en donde les abrieron las puertas y, además, les ofrecieron trabajo, vivienda, servicios de salud y seguridad, lo que millones de mexicanos no tienen; aunado a este ofrecimiento, el gobierno azteca ofreció 30 mil millones de Dólares para implementar el Plan de Desarrollo Integral, importándole un carajo convertirse en candil de la calle, oscuridad de su casa.
Fue hasta que ‘el rey pelos de elote’ se enojó, cuando el Gobierno mexicano cerró las puertas a la migración y no dejó transitar a la frontera norte a ningún extranjero indocumentado, quienes se quedaron varados en Tapachula; hasta los hondureños, que eran los extranjeros consentidos, fueron parados en seco y permanecen en lo que ahora se está convirtiendo en la Gran Babilonia Chiapaneca.
Al no tener juego político con el tema de los migrantes, que se convirtió en una papa caliente para el hombre que ya no disimula su amor por la ‘silla del ‘águila’, éste encontró en el asilo de Evo Morales, otra forma de ponerse bajo los reflectores de la opinión pública, sin embargo, nuevamente se equivocó, Donald Trump le volvió a dar palo al exigirle que sacara de México al dictador de Bolivia, al que tuvieron que echar con todo y pulgas a otro país.
El funcionario federal, que ya es conocido como el vicepresidente de México, tuvo que ponerse flojito y cooperando con su majestad ‘pelos de elote’, cuando el gringo amenazó al Gobierno mexicano con declarar terroristas a los carteles del crimen organizado; Ebrard no lo escuchó dos veces y en menos que canta un gallo, puso de patitas en la calle a su amigo Evo.
En una carrera hacia el Palacio Nacional, que presuntamente ya iniciaron Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, ésta última, jefa de Gobierno en la Ciudad de México; el Secretario de Relaciones Exteriores, hizo otra jugada dentro del ajedrez internacional y amenazando al Gobierno de Bolivia con interponerle una demanda en la Corte Penal internacional.
Pareciera que Ebrard trae el santo de espaldas, porque el ‘chirrión le volvió a salir por el palito’, la primera dama de Bolivia le salió respondona y por medio de sus funcionarios le han dicho al Secretario quién se está llevando entre las patas de los caballos al presidente López Obrador, que los que están violentando los tratados internacionales son los funcionarios mexicanos, de ahí que no temen enfrentarlos en la Corte Internacional, donde afirman se verán las caras y verán de qué cuero salen más correas.
En otras cosas, se anunció la autorización para construir otra súper carretera que conecte a la Costa con el Centro y los Altos de Chiapas; ojalá así sea y no vaya a quedar en arranque de burro viejo, como la Zona Económica Especial.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

ALFIL NEGRO

Su Buscado, su Jallado
Oscar D. Ballinas Lezama

“No vamos a engancharnos en dimes y diretes, nosotros nos guiaremos por la legalidad del derecho de asilo internacional”, respondió en sus mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador, a lo que se consideraron insultos de un funcionario del Gobierno de Bolivia.
Como se recordará, el Presidente azteca ha sido firme en su postura sobre la no intervención en asuntos de otros países, acatando el pensamiento juarista: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, sin embargo, en el caso del expresidente Evo Morales, parece ser que Marcelo Ebrard, flamante Secretario de Relaciones exteriores, está llevando al baile al ‘Gran Tlatoani’ de México.
No hay que olvidar que Marcelo Ebrard, tiene como esposa a la exdiplomática hondureña, Rosalinda Bueso, según los analistas políticos, presuntamente esto pudo influir para que el Secretario de Relaciones Exteriores, se interesara en firmar el pacto mundial para una migración segura, participando los Cancilleres de Honduras, El Salvador y Guatemala, dando paso con ello al éxodo de miles de migrantes centroamericanos.
Para nadie es secreto que a raíz de este acuerdo firmado por Ebrard Casaubón, abrió las puertas de la frontera sur a una migración de miles de extranjeros indocumentados, sobresaliendo las facilidades y apoyo que se le dio a las primeras caravanas de hondureños, supuestamente protegidos por el Secretario de Relaciones Exteriores, quien en defensa de los indocumentados, dijo: ”Lo que hoy sucede a un migrante que cruza nuestro territorio es una vergüenza, y México no puede permitirlo”, apuntó.
Para emboletar más al Presidente mexicano, Ebrard, afirmó que el Gobierno de este país había asumido el compromiso de cooperar con Honduras, El Salvador y Guatemala, cambiando su política migratoria basándose en los derechos humanos.
Ante esto, miles de migrantes indocumentados hondureños se lanzaron a territorio mexicano, en donde les abrieron las puertas y, además, les ofrecieron trabajo, vivienda, servicios de salud y seguridad, lo que millones de mexicanos no tienen; aunado a este ofrecimiento, el gobierno azteca ofreció 30 mil millones de Dólares para implementar el Plan de Desarrollo Integral, importándole un carajo convertirse en candil de la calle, oscuridad de su casa.
Fue hasta que ‘el rey pelos de elote’ se enojó, cuando el Gobierno mexicano cerró las puertas a la migración y no dejó transitar a la frontera norte a ningún extranjero indocumentado, quienes se quedaron varados en Tapachula; hasta los hondureños, que eran los extranjeros consentidos, fueron parados en seco y permanecen en lo que ahora se está convirtiendo en la Gran Babilonia Chiapaneca.
Al no tener juego político con el tema de los migrantes, que se convirtió en una papa caliente para el hombre que ya no disimula su amor por la ‘silla del ‘águila’, éste encontró en el asilo de Evo Morales, otra forma de ponerse bajo los reflectores de la opinión pública, sin embargo, nuevamente se equivocó, Donald Trump le volvió a dar palo al exigirle que sacara de México al dictador de Bolivia, al que tuvieron que echar con todo y pulgas a otro país.
El funcionario federal, que ya es conocido como el vicepresidente de México, tuvo que ponerse flojito y cooperando con su majestad ‘pelos de elote’, cuando el gringo amenazó al Gobierno mexicano con declarar terroristas a los carteles del crimen organizado; Ebrard no lo escuchó dos veces y en menos que canta un gallo, puso de patitas en la calle a su amigo Evo.
En una carrera hacia el Palacio Nacional, que presuntamente ya iniciaron Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, ésta última, jefa de Gobierno en la Ciudad de México; el Secretario de Relaciones Exteriores, hizo otra jugada dentro del ajedrez internacional y amenazando al Gobierno de Bolivia con interponerle una demanda en la Corte Penal internacional.
Pareciera que Ebrard trae el santo de espaldas, porque el ‘chirrión le volvió a salir por el palito’, la primera dama de Bolivia le salió respondona y por medio de sus funcionarios le han dicho al Secretario quién se está llevando entre las patas de los caballos al presidente López Obrador, que los que están violentando los tratados internacionales son los funcionarios mexicanos, de ahí que no temen enfrentarlos en la Corte Internacional, donde afirman se verán las caras y verán de qué cuero salen más correas.
En otras cosas, se anunció la autorización para construir otra súper carretera que conecte a la Costa con el Centro y los Altos de Chiapas; ojalá así sea y no vaya a quedar en arranque de burro viejo, como la Zona Económica Especial.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

ALFIL NEGRO

Su Buscado, su Jallado
Oscar D. Ballinas Lezama

“No vamos a engancharnos en dimes y diretes, nosotros nos guiaremos por la legalidad del derecho de asilo internacional”, respondió en sus mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador, a lo que se consideraron insultos de un funcionario del Gobierno de Bolivia.
Como se recordará, el Presidente azteca ha sido firme en su postura sobre la no intervención en asuntos de otros países, acatando el pensamiento juarista: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, sin embargo, en el caso del expresidente Evo Morales, parece ser que Marcelo Ebrard, flamante Secretario de Relaciones exteriores, está llevando al baile al ‘Gran Tlatoani’ de México.
No hay que olvidar que Marcelo Ebrard, tiene como esposa a la exdiplomática hondureña, Rosalinda Bueso, según los analistas políticos, presuntamente esto pudo influir para que el Secretario de Relaciones Exteriores, se interesara en firmar el pacto mundial para una migración segura, participando los Cancilleres de Honduras, El Salvador y Guatemala, dando paso con ello al éxodo de miles de migrantes centroamericanos.
Para nadie es secreto que a raíz de este acuerdo firmado por Ebrard Casaubón, abrió las puertas de la frontera sur a una migración de miles de extranjeros indocumentados, sobresaliendo las facilidades y apoyo que se le dio a las primeras caravanas de hondureños, supuestamente protegidos por el Secretario de Relaciones Exteriores, quien en defensa de los indocumentados, dijo: ”Lo que hoy sucede a un migrante que cruza nuestro territorio es una vergüenza, y México no puede permitirlo”, apuntó.
Para emboletar más al Presidente mexicano, Ebrard, afirmó que el Gobierno de este país había asumido el compromiso de cooperar con Honduras, El Salvador y Guatemala, cambiando su política migratoria basándose en los derechos humanos.
Ante esto, miles de migrantes indocumentados hondureños se lanzaron a territorio mexicano, en donde les abrieron las puertas y, además, les ofrecieron trabajo, vivienda, servicios de salud y seguridad, lo que millones de mexicanos no tienen; aunado a este ofrecimiento, el gobierno azteca ofreció 30 mil millones de Dólares para implementar el Plan de Desarrollo Integral, importándole un carajo convertirse en candil de la calle, oscuridad de su casa.
Fue hasta que ‘el rey pelos de elote’ se enojó, cuando el Gobierno mexicano cerró las puertas a la migración y no dejó transitar a la frontera norte a ningún extranjero indocumentado, quienes se quedaron varados en Tapachula; hasta los hondureños, que eran los extranjeros consentidos, fueron parados en seco y permanecen en lo que ahora se está convirtiendo en la Gran Babilonia Chiapaneca.
Al no tener juego político con el tema de los migrantes, que se convirtió en una papa caliente para el hombre que ya no disimula su amor por la ‘silla del ‘águila’, éste encontró en el asilo de Evo Morales, otra forma de ponerse bajo los reflectores de la opinión pública, sin embargo, nuevamente se equivocó, Donald Trump le volvió a dar palo al exigirle que sacara de México al dictador de Bolivia, al que tuvieron que echar con todo y pulgas a otro país.
El funcionario federal, que ya es conocido como el vicepresidente de México, tuvo que ponerse flojito y cooperando con su majestad ‘pelos de elote’, cuando el gringo amenazó al Gobierno mexicano con declarar terroristas a los carteles del crimen organizado; Ebrard no lo escuchó dos veces y en menos que canta un gallo, puso de patitas en la calle a su amigo Evo.
En una carrera hacia el Palacio Nacional, que presuntamente ya iniciaron Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, ésta última, jefa de Gobierno en la Ciudad de México; el Secretario de Relaciones Exteriores, hizo otra jugada dentro del ajedrez internacional y amenazando al Gobierno de Bolivia con interponerle una demanda en la Corte Penal internacional.
Pareciera que Ebrard trae el santo de espaldas, porque el ‘chirrión le volvió a salir por el palito’, la primera dama de Bolivia le salió respondona y por medio de sus funcionarios le han dicho al Secretario quién se está llevando entre las patas de los caballos al presidente López Obrador, que los que están violentando los tratados internacionales son los funcionarios mexicanos, de ahí que no temen enfrentarlos en la Corte Internacional, donde afirman se verán las caras y verán de qué cuero salen más correas.
En otras cosas, se anunció la autorización para construir otra súper carretera que conecte a la Costa con el Centro y los Altos de Chiapas; ojalá así sea y no vaya a quedar en arranque de burro viejo, como la Zona Económica Especial.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com