Polígrafo Político

387
Polígrafo Político
Polígrafo Político

¡Viremia Humana!

Darinel Zacarías

“Ahora que nos quedamos en la cama, lunes, martes y fiestas de guardar. Ahora que no hay vacunas, ni letanías (…) Ahora que nada es sagrado

ni, sobre mojado llueve todavía”

Joaquín Sabina.

La economía local ya sufre los estragos de la pandemia. Se ha dicho que los efectos colaterales serán considerables y parece hasta hoy, parece no dar tregua.

A pesar de los esfuerzos y de los trabajos diseñados por las autoridades, la danza de las cifras de casos positivos no cesa en Chiapas y con ello, también las estadísticas de letalidad.

Cierre de negocios, desempleos, desabasto. La tasa de desempleo rompió récord histórico, el sector industrial se paraliza por la pandemia de Coronavirus.

La pandemia y la emergencia sanitaria obligaron a tomar medidas como aislamiento y cuarentenas y con ello, las fuertes catástrofes económicas.

Estos números son apenas la punta de un iceberg. Con el paso de los días las cifras crecerán a medida que las pequeñas y medianas empresas se “apaguen” temporalmente e incluso desaparezcan.

El pago de renta, insumos, servicios, empleados y demás los tiene al borde del colapso.

En muchos negocios se sigue solventando algunos pagos, es decir los egresos fluyen, sin embargo los ingresos están varados.

En Chiapas el Congreso del Estado aprobó un Punto de Acuerdo para exhortar al Gobierno Federal que permita que la Comisión Federal de Electricidad contribuya a la disminución de la crisis de la economía empresarial en Chiapas.

Y es que a través del Gobierno Federal se instruya al titular de CFE, Manuel Bartlett Díaz, un programa emergente que permita la condonación de los cobros del servicio por tres meses a prestadores de servicios turísticos, escuelas, Sector Salud y a la ciudadanía de bajos recursos económicos del Estado.

La intentona es muy buena. Pero Bartlett Díaz nada de “muertito” y parece hacer oídos sordos. Ya se pasó una vez por el arco del triunfo el Acuerdo 39/2020 publicado el pasado 30 de Marzo en el Diario Oficial de la Federación.

Recordarán amigos lectores, que efectivamente dicho Acuerdo sostenía que la paraestatal  no incrementaría sus tarifas por el periodo de confinamiento en plena pandemia por Covid-19.

Lo cierto es que, no existe un modelo diseñado para atender las crisis de la economía local. El golpe de este virus en el Sector Salud es incuantificable y el periodo crítico según los expertos, se aproxima.

Restauranteros, hoteleros, cocinas económicas, cines, teatros, mercados locales, tiendas, transportistas y un sinfín de negocios han sido golpeados brutalmente por esta pandemia.

Aquí en Chiapas, el corte de casos positivos es de 245 por COVID, 12 defunciones  y según declaraciones del titular de Salud, José Manuel Cruz Castellanos, las dos semanas venideras viene más agresiva las estadísticas.

Mientras el Sector Salud y todo el ejército de expertos en la materia en conjunto con el Gobierno hacen la labor de atención, prevención y orientación para evitar la propagación del virus, mucha gente actúa de manera apática e ignorante.

El Quédate en casa y Sana Distancia parece no causar efecto en gran parte de la población.

Muchos se sienten inmunes a este virus. Otros más se atreven a opinar como grandes epidemiólogos y los más imberbes juran que esta enfermedad es un ataque político social.

Ciertamente esta pandemia debe dejarnos muchas lecciones de vida. En primer plano hacernos más humanos, más empáticos, solidarios, valorar lo que somos y lo que tenemos.

Más colaborativos, más conscientes. No ser engreídos, soberbios, lacayos e insensibles.

No más vida aquella frase de ¡El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra!

Retroceder, sería nocivo y poco frecuente en estos tiempos de crisis en la que estamos sometidos. Es momento de reflexionar sobre nosotros y los otros.

Hoy, la existencia de este virus sigue siendo la duda cuestionable y sus efectos catastróficos y su calamidad es motivo para muchos del ad nauseam.

Satrapía política y social o no, el caso es que los estragos están cobrando facturas.

Pero lo que avanza es la viremia humana y parece que al paso que vamos, seguiremos tropezando con la misma piedra. Siempre.

¿Quién dijo que tengo sed?