Impune el Comercio Informal en Tapachula Deja Ganancias Millonarias a Funcionarios

2100
Comerciantes establecidos del mercado “Sebastián Escobar” exigen el desalojo de los ambulantes que se han apoderado nuevamente de los alrededores de la central de abastos.
Comerciantes establecidos del mercado “Sebastián Escobar” exigen el desalojo de los ambulantes que se han apoderado nuevamente de los alrededores de la central de abastos.

*NEFTALÍ DEL TORO Y LA SINDICO ROSARIO VÁZQUEZ, EN LUGAR DE PONER ORDEN, SON QUIENES VIENEN FOMENTANDO Y AUTORIZANDO LA INSTALACIÓN DE PUESTOS EN PLENO CENTRO.
*ALREDEDORES DEL MERCADO “SEBASTIÁN ESCOBAR” Y “SAN JUAN” HAN VUELTO A SER INVADIDOS DEL COMERCIO INFORMAL.

Tapachula, Chiapas; 29 de marzo.- El programa de combate al comercio informal en la ciudad que llevó a cabo durante tres años el Gobierno del Estado, se ha ido a la basura. En tan solo un año, el actual Ayuntamiento que encabeza Neftalí del Toro Guzmán ya se encargó de volver a llenar de vendimia los espacios públicos.

Comerciantes establecidos del mercado “Sebastián Escobar” exigen el desalojo de los ambulantes que se han apoderado nuevamente de los alrededores de la central de abastos.
Comerciantes establecidos del mercado “Sebastián Escobar” exigen el desalojo de los ambulantes que se han apoderado nuevamente de los alrededores de la central de abastos.

Poco antes de que tomaran posesión las actuales autoridades municipales, el propio gobernador Manuel Velasco Coello, encabezó mesas de trabajo con comerciantes informales y establecidos.
Derivado de ello hubo una reubicación y todas las banquetas del primer cuadro de la ciudad quedaron libres de vendedores. Hoy, sin importarle todo ese esfuerzo, al Ayuntamiento en funciones se le ha hecho muy fácil volver a invadir todo, con la complacencia de los regidores.

Comerciantes establecidos del mercado “Sebastián Escobar” exigen el desalojo de los ambulantes que se han apoderado nuevamente de los alrededores de la central de abastos.
Comerciantes establecidos del mercado “Sebastián Escobar” exigen el desalojo de los ambulantes que se han apoderado nuevamente de los alrededores de la central de abastos.

Es más, todo apunta que la responsable directa de coordinar la venta de los espacios públicos y el cobro a los comerciantes es la propia Síndico, María del Rosario Vázquez Hernández.
En aquel programa de limpieza del ambulantaje, el gobierno del Estado entregó apoyos económicos mensuales a quienes fueron retirados del centro de la ciudad, incluso se hizo un censo y se descubrió que alrededor del 70 por ciento de esos vendedores eran centroamericanos.
También se entregó el mercado “San Juan”, sin un solo comerciante informal en sus pasillos, estacionamiento y calles, ni tampoco maquinas tragamonedas, como lo tiene actualmente el Ayuntamiento.
Mientras que en el otro centro de abasto, el mercado “Sebastián Escobar”, según el secretario de la Asociación de Locatarios de ese lugar, Óscar Sumuano, los alrededores se han vuelto a llenar de comercio informal.
Dijo que la economía se encuentra contraída a causa de los precios altos que mantiene el combustible, lo que además provocó que se incrementaran los fletes y los precios de los productos.
Lamentó que las autoridades municipales, lejos de implementar acciones que ayuden a los comerciantes del mercado, ahora han autorizado que nuevamente regrese el comercio informal que implica una competencia desleal.
Señaló que ello provoca que disminuyan sus ventas, toda vez que los que están afuera no pagan impuestos y por ello muchos de sus productos los venden a bajo precio, por lo que hizo un llamado para que se tomen cartas en el asunto
Recordó que en lugar de cumplir con el compromiso de que los espacios que permanecen vacíos en los mercados de la ciudad se ocupen con comerciantes que están en la informalidad, los actuales funcionarios municipales hacen lo contrario y fomentan ese tipo de actividad.
Los hechos están a la vista, explicó el comerciante, quien dijo que basta ir por los alrededores del mercado y puede verse cómo está literalmente invadido de venta informal, y lo mismo ocurre con la 10ª avenida Norte, entre 3ª y 5ª Poniente.
Comentó además que, en lo que concierne a la Secretaría de Economía Municipal, no ha habido ningún tipo de atención hacia los locatarios con la finalidad de atender la problemática por la que atraviesan.
Pero no se trata solamente del centro de la ciudad. En el primer trienio del Gobierno del Estado se impulsaron una serie de acciones para desterrar el comercio informal en otras partes de la ciudad, como las inmediaciones de clínicas y hospitales.
De esa manera fueron desalojados los vendedores ubicados en las banquetas del Seguro Social, ISSSTE, Hospital Regional, entre otros, que hoy nuevamente lucen abarrotados de vendimia.
Sobre todo ello, la Síndico Rosario Vázquez se ha ufanado de sus relaciones políticas, por lo que permitió a un grupo de comerciantes que fueron desalojados por el Gobierno del Estado de las banquetas del Centro Recreativo “Los Cerritos”, a que invadieran un predio a un costado del fraccionamiento “Solidaridad 2000”.
Mientras, los que ocupan una esquina de ese parque, se aferran a que nadie los puede sacar de ahí, aún cuando la remodelación pueda quedar a medias.
En ese programa estatal de hace un par de años, también quedó libre de comerciantes la banqueta lateral del canal de riego ubicado cerca de las oficinas delegacionales del IMSS, por el bulevar Akishino. Hoy ese lugar se ha convertido en un mercado ambulante, a pesar de que hay una recomendación de PC al ser una zona de riesgo.
La proliferación del comercio informal en Tapachula en un solo año, tuvo que pasar forzosamente por las manos del alcalde, Neftalí del Toro Guzmán, por ser la máxima autoridad. De lo contrario, ¿para qué está ahí? EL ORBE/Rodolfo Hernández González