Migrantes Generan Inseguridad, Crisis Económica y Contaminación en Tapachula

550
Representantes de sectores productivos, alegan que el desplome económico en la región se debe a los flujos masivos de migrantes, ya que la gente prefiere evitar el centro por el temor de ser asaltados o agredidos por los extranjeros centroamericanos, africanos, haitianos, cubanos, entre otros.

* LA SOCIEDAD Y EL SECTOR EMPRESARIAL HAN SUFRIDO LOS ESTRAGOS DEL EXODO DE CARAVANAS MIGRANTES, LAS CUALES ENTRAN DE MANERA MASIVA Y DESORDENADA POR LA FRONTERA SUR.

* VIVEN AMONTONADOS HASTA 10 PERSONAS EN PEQUEÑOS CUARTOS DE RENTA, PROVOCANDO RIESGOS DE SALUD, DESMANES, ENTRE OTROS PROBLEMAS.

Tapachula, Chiapas; 4 de Enero.- La llegada masiva y desordenada de más de un millón de migrantes a la frontera sur en el último año, ha generado uno de los daños económicos más grandes en la historia de la región.
Según representantes de sectores productivos, los indocumentados han ocasionado inseguridad, el desplome de las ventas, el desplazamiento de la mano de obra, la llegada de enfermedades y, sobre todo, impunidad.
Los consumidores, tanto locales como turistas, han dejado de llegar al Centro de Tapachula y otras zonas comerciales, porque argumentan que los migrantes se han apoderado de los espacios públicos, se drogan, hacen sus necesidades fisiológicas y hasta han sido captados teniendo relaciones sexuales a plena luz del día.
Las mismas autoridades han descubierto y detenido entre esos éxodos a peligrosos delincuentes que eran buscados en sus países de origen y en otras regiones del mundo.
Así, han detenido en Tapachula -camuflados entre migrantes- a peligrosos multihomicidas, narcotraficantes, secuestradores, extorsionadores, violadores, asaltantes, terroristas y miembros de bandas delictivas y del crimen organizado.
En colonias populares, muchos de esos extranjeros que entraron de manera ilegal al país, han rentado cuartuchos o en moteles de paso, en donde se drogan y protagonizan sangrientos enfrentamientos, en los que han salido lesionados hasta inocentes.
Esas condiciones de inseguridad, temor, zozobra y suciedad, sufren a diario decenas de familias que en colonias de la ciudad por el comportamiento de migrantes ilegales que se encuentran varados en Tapachula.
Sabiendo que las propias autoridades los protegen, se aprovechan de eso para agredir a la sociedad y hasta burlarse de los tapachultecos.
Para poner un solo ejemplo, María López, habitante de la colonia Los Ángeles, ubicada al norte de la ciudad, denunció en entrevista que, en los últimos meses, las familias de esa zona han sufrido por el mal comportamiento de los migrantes que se han establecido en casas o cuartos en renta, quienes provocan un clima de inseguridad y de contaminación.
Y es que, algunos migrantes ocupan las calles para consumir bebidas embriagantes y hacen sus necesidades fisiológicas en la vía pública, o en predios que está enmontados, por lo que durante el día, las familias deben soportar malos olores, los cuales representan un foco de infección y un riesgo a la salud.
Los vecinos todos los días tienen que tapar con cal los excrementos, sin embargo al día siguiente sucede lo mismo, situación que mantiene molestos a los habitantes de esa colonia, pues desde que los migrantes se establecieron por esa zona los problemas se han acrecentado.
«En ocasiones les hemos pedido a esas personas que eviten esas malas prácticas; sin embargo, los migrantes se molestan y responden de manera agresiva, por lo que muchas veces los vecinos se abstienen a llamarles la atención, con tal de evitar alguna confrontación» sostuvo.
Es necesario que el Instituto Nacional de Migración (INM ) vigile las condiciones en que están los indocumentados, no solo en esta colonia sino en toda la ciudad, toda vez que muchos han incurrido en ilícitos y ocasionan temor entre los habitantes.
Para finalizar, también hizo el llamado a las autoridades policíacas para que hagan operativos diarios, porque esta colonia carece de seguridad y los habitantes tienen temor de enfrentarse con esos grupos de extranjeros por obvias razones, por lo que exigieron que se aplique la ley y se recobre la paz en su comunidad. EL ORBE/ Marvin Bautista