Invaden Migrantes Primer Cuadro de la Ciudad Convierten en Muladar el Parque Central

495
El centro de Tapachula fue prácticamente tomado por extranjeros de diversas naciones, quienes se dedican a la informalidad y causan un daño económico y social a la población tapachulteca.

* LUEGO DE LAS REDADAS QUE REALIZÓ LA GUARDIA NACIONAL E INM PARA DETENER A LOS ILEGALES DE LA CARAVANA, LA VIGILANCIA SE REDUJO EN EL PRIMER CUADRO DE LA CIUDAD, LO QUE FUE APROVECHADO POR CIENTOS DE EXTRANJEROS PARA INSTALARSE EN EL PARQUE CENTRAL Y PERIFERIA.

* POLICÍA MUNICIPAL Y SERVICIOS PÚBLICOS FRACASARON EN SU INTENTO DE DESALOJARLOS.

Tapachula, Chiapas; 24 de enero. – Miles de indocumentados de diferentes nacionalidades se volvieron a posesionar este viernes del parque central de la localidad y se confrontaron con policías municipales que trataron de desalojarlos, pero fracasaron en su intento.
Los extranjeros habían permanecido fuera del primer cuadro de la ciudad durante la semana, luego de que la Guadia Nacional (GN) y el Instituto Nacional de Migración (INM) realizaron redadas en ese sector en contra de indocumentados, en los que fueron asegurados cientos de ellos.
Sin embargo, al relajarse la vigilancia, decidieron nuevamente concentrarse en ese sector y realizar actividades de comercio informal, así como de prestadores de servicios ambulantes, como peluquería, lectura de las cartas, quiroprácticos, estilismo, entre otros.
La mayoría de ellos son de nacionalidad africana, cubana, y haitiana, quienes permanecen varados en la ciudad desde principios del año pasado, en espera de la resolución de sus trámites migratorios y otros porque les fue denegado esa petición y decidieron quedarse a vivir en Tapachula.
A ellos se les agregaron cientos de centroamericanos que venían con la caravana de hondureños que desarticuló la Guardia Nacional este jueves, pero que lograron escapar por caminos de extravío y llegar hasta Tapachula.
Además de las actividades del comercio informal, los migrantes se apoderaron también de jardineras, pasillos, banquetas, foro techado, áreas verdes y otros espacios públicos que, de acuerdo a empresarios como Luis Antonio Flores Ramos, de artículos para el hogar, afirma que los utilizan como baños o moteles.
Aseguró que, con la llegada de los migrantes en los últimos meses, se ha alejado casi por completo el turismo y los consumidores, y con ello las ventas se han desplomado en alrededor del 70 por ciento.
Reconoció que el éxodo migratorio y la presencia de personas sospechosas de otras entidades del norte del país, se les ha vinculado con el incremento en los niveles de inseguridad, aunque mucho ha tenido que ver que la estrategia de seguridad del aún alcalde, Oscar Gurría Penagos, sea todo un fracaso.
Por todas esas denuncias, la Policía Municipal y el área de Servicios Públicos trataron de desalojar a los migrantes que estaban ejerciendo el comercio informal en el centro de la ciudad, pero los mismos extranjeros se los impidieron y hasta se burlaron de ellos.
Pasado el mediodía, los uniformados tuvieron que replegarse y dejar que los extranjeros indocumentados se vayan apoderando de lo que algún día fue la “Perla del Soconusco”.
Mientras, el comercio establecido y el resto de la sociedad ve frustradas sus inconformidades y acepta que Tapachula en el último año, se ha hundido en el abandono, la marginación y la ingobernabilidad.
Vuelve la Calma al Río Suchiate
Luego de varias incursiones fallidas de miles de migrantes por entrar a territorio mexicano de manera ilegal y violenta durante las últimas dos semanas, este viernes lució desértico el río Suchiate que divide a México de Guatemala.
La intervención de la Guardia Nacional evitó que al menos dos caravanas llegaran a Tapachula y que se respetara lo que establece la ley migratoria.
Las acciones realizadas por las autoridades mexicanas lograron que los indocumentados se replegaran hacia territorio guatemalteco.
Mientras, la vigilancia en la franja limítrofe fue reforzada porque se creía que, en cualquier momento, volverían a intentar cruzar de la misma manera, pero, por lo menos este viernes no se dio.
La situación con esos éxodos ha generado temor en la población fronteriza y en el comercio. Por ello las actividades, incluso la de los balseros, continúan semiparalizadas.
Al final de la jornada se supo que los migrantes estaban concertando entre ellos las acciones a seguir, aunque había opiniones encontradas, ya que algunos quieren retornar a sus países de origen y otros, seguir en su sueño de internarse a México. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello