ALFIL, NEGRO

926
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Profecías Cumplidas
Oscar D. Ballinas Lezama

Ahora te lo revelo antes que suceda, para que cuando se cumpla puedas creer que Yo soy Él (Juan 13:19)

Como decían nuestros ancestros, ’están viendo la tormenta y no se hincan’; no obstante que la humanidad ha venido sufriendo un caudal de desastres naturales, independientemente de los causados por la mano del hombre, nadie quiere aceptar que podrían ser algunas de las señales que Dios nos está enviando, para que nos reencontremos con la verdad.
“Los huracanes, tifones y tornados son el resultado de la coalición de diferentes patrones climáticos; los terremotos son consecuencia del desplazamiento de las placas estructurales de la corteza terrestre; los tsunamis son causados por un terremoto submarino; mientras que los eclipses no son más que un fenómeno en que la luz procedente de un cuerpo celeste es bloqueado por otro”, es la sencilla explicación de los científicos.
Un conocido pastor presbiteriano que pidió la secrecía de su nombre, habló sobre los hechos más recientes conocidos como las ‘lunas de sangre’, cuatro eclipses lunares que se dieron entre el 2014 y el 2015; aunado al eclipse solar el 21 de Agosto pasado, que son considerados por los hombres de ciencia como fenómenos naturales, desde el punto de vista religioso tienen otra aceptación, apuntó.
La Biblia contienen datos escritos hace miles de años, sobre que estos sucesos ocurrirían para anunciar el plazo de los llamados últimos días o el ‘tiempo del fin’; curiosamente las profecías bíblicas se han venido cumpliendo una a una, entre ellas las guerras mundiales a gran escala que podrían concluir con una guerra que provocaría el ‘Armagedón’ (la guerra que acabará con todas las guerras), terminó diciendo el evangelizador.
“Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso del Eterno”. (Joel:2)
Para comprender esto, abría que analizar lo último que está ocurriendo con los Presidentes de las naciones más poderosas del mundo, que hacen amagues y llevan a cada rato ‘las manos a sus fierros, como queriendo pelear’; sino que se lo pregunten a Donald Trump de los Estados Unidos o al coreano Kim Jon-un, ambos al parecer, están más locos que una cabra porque amenazan con ‘tirarse unas bombitas nucleares’, como si se tratara de un juego de niños y no supieran que al hacerlo no quedará piedra sobre piedra.
Vladimir Putin, presidente de Rusia, tampoco canta mal las rancheras, aunque ahora con una careta de ‘salvador del mundo’ culpa al resto de los gobernantes de estar llevando este planeta al exterminio.
En sus últimas intervenciones públicas para volver a mostrar su poderío armamentístico, supuestamente el presidente de la Unión Soviética dio un extraño y comprometedor discurso, el que dirigió al resto de los líderes del mundo, para confrontarlos y amenazarlos diciéndoles: ”Si no ponen fin a sus planes, deberán enfrentarse no solo a la ira de Dios, sino también a la mía”.
Mencionan que Putin acusó al resto de los mandatarios de la Tierra de estar llevando a cabo un plan con maña y en forma deliberada para reducir la población mundial, lo que están haciendo al destruir los valores morales, abrirle las puertas al terrorismo y al estado islámico, ”Ustedes lo sabían y dejaron que esto ocurriera; pero sepan que estoy al tanto de sus diabólicos planes para reducir la población del planeta; han sido suficientemente malvados para aprovecharse de los débiles y de los oprimidos, tomaron de las astas a los jóvenes y llenaron sus mentes de basura”, afirman que expresó el poderoso gobernante.
Escrito está también, que habría hambrunas, terremotos, pestes (enfermedades terribles: cáncer, sida, lepra, etcétera), aumentaría el crimen, la humanidad dañaría gravemente el planeta, empeoraría la actitud de las personas y muchos serían desagradecidos, desleales, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, traicioneros, testarudos, hinchados de orgullo.
Todas estas profecías se han cumplido, fueron escritas cuando a nadie le pasaba por la mente que esto ocurriría, sin embargo, las personas son indiferentes y muchos, hasta se burlan de las pruebas que hay de ello y que según el libro de libros, marcan el principio del fin de los tiempos.
Lo que nos queda claro, es que la humanidad está viviendo tiempos muy difíciles o críticos, solo un ciego no se daría cuenta o un sordo no escucharía lo que realmente está sucediendo en cada país o región del mundo.
Si no quieres ir tan lejos, analicemos un poco sobre lo que ocurre en el Soconusco, comparado con algunos años atrás y veremos un nuevo panorama, que desafortunadamente no es mejor que el de aquellos tiempos, decir lo contrario sería absurdo y necio; yo no sé si tú amable lector eres católico, evangélico o testigo de Jehová, lo que sí puedo estar seguro es que sabes de la existencia de Dios y del mismo mal encarnado en la figura de Satanás, es decir, aceptamos que existe el bien y el mal; luego entonces, ¿qué camino tomaremos? Esa decisión es tuya.
Hoy, el grupo ‘defensores del planeta’ recorrerán las orillas de lo que fuera el río Texcuyuapan en Tapachula, y que por incompetencia y corrupción de exgobernantes, así como por la dejadez de la población, lo convirtieron en un receptor de aguas negras.
Veremos si aún se puede hacer algo para rescatarlo, tomando en cuenta que es parte de la herencia que dejaremos a las generaciones que vienen atrás, entre ellas, nuestros hijos y nietos. Estás invitado pueblo, la cita es a las 8 horas, sobre el puente de la Central Oriente, bajo la sombra del árbol de hule, casi frente instalaciones del Ejército Mexicano.