ALFIL NEGRO

799
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Oscar D. Ballinas Lezama
Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó de fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y terremotos (Apocalipsis 8:5)
Los caídos
Sismólogos de todo el mundo coinciden en que los grandes terremotos liberan suficiente energía capaz de destruir ciudades construidas sobre suelos de mala calidad, sin embargo, en la mayor parte del planeta la humanidad ha venido sufriendo durante décadas, en ésta más que nunca, la furia de la naturaleza, que después del último eclipse solar no le ha dado respiro a la gente.
Hasta ayer por la mañana, los sismos seguían enviando señales sobre la República Mexicana; los expertos les llaman réplicas y una de estas, fue de 6.1 (un grado menos que la del pasado 19 de Septiembre); lo que provocó nuevamente el pánico y muertes de varias personas, que sufrieron paros cardiacos por el susto en la Ciudad de México; amén de que un puente se derrumbó en la carretera de Oaxaca.
Si bien es cierto que en varios municipios de Chiapas, Oaxaca, Puebla y Guerrero los damnificados están sufriendo daños, muertes y hambre; en la Ciudad de México la situación se ha salido de control, es un espectáculo macabro, una agonía prolongada de mucha gente después del baile que tuvo con la muerte.
Escenas conmovedoras, llanto, desesperanza, frustración de los afectados por el terremoto y los torrenciales aguaceros que desde semanas antes venían sufriendo, como si se tratara de una advertencia castigo o castigo divino; mucha gente aterrorizada ha doblado sus rodillas y volvió a recordar la existencia de Dios, otras, ven la tormenta pero no se hincan, se niegan a aceptar que éstos eventos vayan más allá de un fenómeno natural, son rebeldes espirituales y en el pecado están llevando la penitencia.
Gente no creyente ha tenido que refugiar su miedo en aceptar que las profecías bíblicas no están muy lejos de la realidad; el dolor causado por sus muertos y sus bienes convertidos en nada, los dejaron frente a la verdad divina: ”en ese momento se produjo un violento temblor de tierra que derrumbó la décima parte de la ciudad; y el terremoto ocasionó la muerte de cientos de personas, y los sobrevivientes quedaron atemorizados y alabaron al Dios del cielo” (Apocalipsis 11:13) .
Más allá de las causas que han motivado los huracanes, tormentas, terremotos, tsunamis, eclipses solares, fríos intensos, calores infernales, sequías terribles; están la avaricia, corrupción, violencia, alcoholismo, prostitución, enfermedades convertidas en pandemias, hambre; la tala inmoderada de los árboles y la contaminación criminal de los mantos freáticos han provocado el calentamiento global; la idolatría, las guerras, el terrorismo y el enfriamiento del amor entre la humanidad, ha puesto a los habitantes de este planeta al filo de la navaja; pocos son aquellos que aún conservan un corazón lleno de misericordia .
Escrito está en la Biblia que esto pasaría, anunciando el fin de una era, y así lo confirma el libro de Mateo 24:21: ”Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá”.
Los sismos, huracanes y tormentas no parecen tener fin, siguen en este septiembre negro, sembrando terror y muerte; la gente vive ahora con el ‘Jesús’ en la boca, los recientes terremotos han causado una psicosis en la población mexicana, la que en su mayoría volvió a mostrar su espíritu de lucha y compasión por el caído. (el pueblo ha salvado al pueblo).
Los que no han perdido la ocasión para ponerse bajo los reflectores, aprovechándose de la desgracia y dolor de sus conciudadanos, han sido los dirigentes nacionales de los partidos políticos que han vuelto a mostrar el cobre de su oportunismo. al tratar nuevamente de llevar ‘agua a su molino’ con la bandera de ‘los caídos’.
Se olvidan que el horno no está para bollos, que por su pésima actuación y nula defensa de los intereses del pueblo ya nadie les cree ni lo que comen, sus palabras carecen de la solvencia de la verdad ante una sociedad harta de sus mentiras, abusos y actos de corrupción cometidos en contra de sus representados; el pueblo ya dio su veredicto, los metió a todos en un mismo costal porque sabe que son ‘lobos de la misma loma’; contados con los dedos de una mano, son aquellos que realmente hacen la lucha por ayudar a sus semejantes, apartados de la demagogia y las sinvergüenzadas.
Los terremotos ocurridos en este septiembre negro, no solamente han provocado muerte y destrucción, sino que además destaparon otra vez la cloaca que impera en muchas dependencias del Gobierno Federal, varias las acciones de ‘ayuda o rescate’ en la Ciudad de México mostró casos extraños que huelen a incapacidad o corrupción; un botón de muestra es el caso de la escuela ‘Enrique Rébsamen’, donde nadie sabe, nadie supo y todos se hicieron ‘bolas’ con la información, incluyendo las mismas fuerzas castrenses y los medios televisivos, que al final terminaron haciéndose a un lado y guardando un sospechoso silencio.
Nadie entiende los motivos del Gobierno Federal para no dejar que los rescatistas experimentados que vinieron del extranjero, ayudaran en el caso de esa institución educativa, como tampoco se comprenden las razones que tuvo para negarle la entrada a nuestro país a los hermanos guatemaltecos del grupo de búsqueda y rescate urbano de Guatemala, ‘Usar – Gua’, que está certificado a nivel internacional.
A través de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, los guatemaltecos pidieron a las autoridades mexicanas por medio del Ministerio de Relaciones Exteriores y su embajada en el país chapín, su deseo de brindar ayuda humanitaria a los caídos en el terremoto del pasado 19 de Septiembre; según las autoridades guatemaltecas, la ayuda fue rechazada con el siguiente mensaje: ”Por el momento se encuentran varios equipos trabajando en campo, por lo que se analizará el apoyo que pudieran brindarle a nuestro país”.
“Somos respetuosos de los protocolos, mecanismos y lineamientos que a nivel internacional se han establecido para este tipo de desastres, así como el respeto a las decisiones que el país afectado establezca, por lo tanto los guatemaltecos estaremos atentos al apoyo que México requiera posteriormente”, fue la respuesta del prestigiado grupo de rescate, que tuvo que suspender su viaje terrestre en la misma frontera mexicana, hasta donde les permitieron llegar.
Copia de este comunicado del Gobierno de Guatemala obra en poder de EL ORBE, que muestra claramente las extrañas maneras de actuar de algunos funcionarios de la Federación en México, sobre todo en estos trances en que más se quiere ayuda, venga de donde venga, porque no son días para actuar con soberbia.
Ningún apoyo está por demás, sobre todo cuando no hay suficiente capacidad de respuesta a los problemas causados por un terremoto, si no que se lo pregunten a los que hasta ayer por la mañana no habían podido sacar a los enterrados vivos entre los escombros de la escuela ‘Enrique Rébsamen’, en ese lugar donde unos dicen que vieron y hablaron con la niña que hoy han convertido en un ‘fantasma’.