ALFIL NEGRO

528
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

“Salió más caro la medicina que la enfermedad”(refrán popular)

Grave Contaminación

Los casos de cáncer en el Soconusco siguen causando estragos en la población, sobre todo porque los grados de contaminación han sobrepasado el control de todos los organismos de salud que no han servido ‘ni para tiro de escopeta’, los casos de cáncer han aumentado del 8 al 23 por ciento en niños y mujeres, afirman expertos en la materia.
Agricultores que fumigan para combatir plagas que atacan el café, plátano y cacao las realizan con pesticidas, para bajar el número de enfermedades tropicales que provocan los moscos transmisores del Dengue, Zika y Chikungunya, productos que al final de cuentas han dañado más el medio ambiente sin resolver la problemática.
Aunado a estas formas de generar enfermedades mortales, entre las que destacan las diversas manifestaciones del cáncer, han aparecido otros elementos que han venido agravar más la situación de la salud de los habitantes de la costa chiapaneca, como es el caso de las compañías mineras que explotan minerales como el Titanio, Hierro, Oro y Plata en los municipios de Acacoyagua, Escuintla y la Sierra Madre, arrojando sus desechos contaminados con partículas tóxicas y radioactivas de Silicio y Torio.
El municipio de Escuintla, por ejemplo, sufrió la contaminación del río Cintalapa que abastece a más de 4 mil habitantes de ese lugar, hasta que la población que sufría enfermedades de todo tipo, puso el grito en el cielo y protestaron ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, logrando que la empresa minera Bambú a través de Obras y Proyectos Mazapa, S.A., dejara de explotar el proyecto minero.
Instituciones de salud (hospitales) son los primeros en generar contaminación del suelo y las aguas, ya que al no contar con plantas tratadoras de aguas negras y residuales contaminan los ríos como el Coatán y el de Rio Florido del sur poniente de Tapachula, en donde han infectado todos los mantos friáticos de los ejidos “Esperanza”, “Francisco I. Madero”, “Morelos”, entre otros lugares, en los que además han echado a perder el agua de los pozos artesianos.
Así lo denunció Caralampio Guillén Cabrera, presidente de la Unión de Productores Independientes de Granos y Semillas de la Zona Soconusco, quien añadió que por otro lado sufren una contaminación mortal con las fumigaciones de malathión, pesticida prohibido en países de primer mundo como los Estados Unidos porque según la Organización Mundial de la Salud provoca cáncer.
El representante de los productores de la región Costa, expresó que los que fumigan con malathión buscan matar la mosca de la fruta y así salvar sus cosechas de mango y mango, sin importarles la salud de la gente y el exterminio de las abejas que ha dejado en la ruina a los apicultores de esta zona del municipio tapachulteco.
“No acabamos de entender por qué la Sagarpa y la Secretaría de Salud siguen de brazos cruzados y no detienen esta masacre, ni siquiera sancionan a los responsable”, terminó diciendo el líder de los productores independientes de grano y semillas en el Soconusco.
Por otro lado, los ganaderos de los municipios de la zona fronteriza, presumen que la planta de Moscamed en Metapa de Domínguez, puede ser la responsable de la contaminación de los mantos friáticos en esa zona, lo que además de aumentar los casos de cáncer y deformación en las cabezas de varios niños, provoca enfermedad y muerte del ganado que baja a beber agua en los vertederos o arroyuelos que pasan por los terrenos donde pastan los semovientes.
Mencionaron que además de ese grave problema, los productores de ganado en los municipios de Suchiate, Frontera Hidalgo, Metapa de Domínguez, Tuxtla Chico, Unión Juárez, y Cacahoatán, están teniendo millonarias pérdidas al no poder sacar a venta su ganado debido a que la SINIIGA, los tiene en la lista negra de reses contaminadas por brucelosis y tuberculosis, obligándolos a realizar hasta seis estudios clínicos por cada semoviente, sabiendo que no existe más que un animal contagiado en el millar.
Por otro lado, mencionaron los denunciantes continúa el presunto tráfico de los aretes que autorizan para poder vender una res, lo que es casi imposible conseguirlos en la Sagarpa a través del Sistema de Identificación Individual del Ganado, sin embargo, los coyotes lo obtienen fácilmente para luego revenderlos a los ganaderos.
Finalmente, pidieron al próximo gobierno federal que ordene una investigación a fondo de lo que está sucediendo con la contaminación que se supone provoca Moscamed, así como se indague también los motivos que han tenido en la Secretaría del Campo, Sagarpa y Siniiga, para permitir que cerca de dos mil aretes fueran comprados por los ‘coyotes’ y otros ganaderos, que acapararon ese instrumento de control para la venta del ganado, lo que tienen maniatados a cientos de ganaderos de la costa chiapaneca.
En otros temas, vecinos de la 9ª. Oriente y 9ª. Norte en Tapachula, están que ni los calienta el sol y con los nervios de punta, ya que tiene varios días que cientos de extranjeros fueron albergados en las instalaciones del Centro de Convivencias; los habitantes de esa zona temen por su seguridad, ya que argumentan que no todos los indocumentados tienen buenos antecedentes y al parecer, estarán en ese lugar por varios meses, según las autoridades de migración.