ALFIL NEGRO

221
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Gritos en el Cielo
Oscar D. Ballinas Lezama

Tremendo agarrón se están pegando la llamada mafia del poder y el presidente Andrés Manuel López Obrador, que ahora está pintando su raya con los Ministros de la Suprema Corte de ‘Justicia’, exigiéndoles que disminuyan sus jugosos sueldos de casi 600 mil Pesos mensuales, provocando que estos ‘servidores públicos’ pongan el grito en el cielo.
“No puede haber gobierno rico con pueblo pobre; el funcionario público tiene que aprender a vivir en la justa medianía, nada de lujos ni bonos hasta por fatiga, viajes al extranjero, este gobierno se conducirá con una austeridad republicana”, ha machacado constantemente López Obrador, parafraseando a Benito Juárez.
Sin embargo, su política de austeridad para reducir los sueldos de los Magistrados se está topando con piedra, ya que los representantes de la Suprema Corte de Justicia al parecer se han aliado con legisladores opositores a la política republicana del oriundo de Macuspana Tabasco, para no acatar el artículo 127 de la Constitución Mexicana, que afirma que ningún servidor público podrá recibir una remuneración mayor que el Presidente de la República.
A contrapelo de esa disposición constitucional, los que ven en peligro a ‘la gallina de los huevos de oro’, argumentan que el artículo 94 constitucional los ampara al señalar claramente, que la remuneración que perciben por sus servicios los Ministros de la Suprema Corte, Magistrados de la Suprema Corte, Magistrados de Circuito, Jueces de Distrito, Consejeros de la Judicatura y Magistrados Electorales, no podrá ser disminuida durante su encargo.
Los que hacen y ejecutan las leyes no son nada tontos, se blindaron dejando estas lagunas jurídicas en la carta magna y con ello, ahora han puesto un trabuco al Presidente de México que de buena fe intenta ponerles un tope salarial; los ‘afectados’ se justifican que se les debe pagar bien a los servidores públicos para evitar que no se corrompan, como si ser honesto e incorruptible está basado en ganar un salario groseramente excesivo.
Así de ese pelo están las cosas con los que se jactan de ‘servidores públicos’, quienes se sirven con la cuchara grande y se olvidan que el poder es humildad no fantochería, prepotencia y lujos.
Mientras los Magistrados ganan aproximadamente 650 mil Pesos mensuales, en México existen 60 millones de pobres y 9 millones en extrema pobreza, por lo que bajar el sueldo a quienes ganan en exceso es un tema de justicia y necesidad, no de chequera abierta.
Se espera que el Presidente en turno envíe una iniciativa al Congreso, solicitando se fijen el nuevo salario de ‘servidores públicos’, entre ellos los Magistrados, que defienden como gatos boca arriba su millonario e insultante salario.
En Chiapas, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, ya fijó su postura al dar a conocer los ejes de austeridad, señalando que no hay nada más que ofenda a la sociedad que el dispendio del presupuesto público, por lo que estará pendiente de que no haya simulaciones en los salarios de servidores públicos, no habrá bonos, ni compensaciones, ni apoyos extras, advirtió.
Llegó la hora de que todos los funcionarios, Alcaldes y empleados públicos pongan sus barbas a remojar, porque tanto el Presidente de la República como el Gobernador ya mostraron que vienen hacer su trabajo muy en serio y quien así no lo crea, en el pecado va llevar la penitencia.
En otros temas, ayer tomó protesta como nuevo Fiscal General en Chiapas, Jorge Luis Llaven Abarca.