EL QUINTO PODER DE MÉXICO

308
EL QUINTO PODER DE MEXICO
EL QUINTO PODER DE MEXICO

Por Ernesto L. Quinteros

Tapachula Fuera de lo Normal

Desde que inicio la administración municipal del aun Presidente Municipal de Tapachula, Oscar Gurría Penagos, se le ha dado por inaugurar lo que ya estaba inaugurado.

Le dio también por inventar programas sociales que jurídicamente no existen.

Cómo olvidar aquella ocasión en que supuestamente inauguró la caseta de la policía municipal de la colonia 16 de septiembre, que fue edificada y remodelada desde hace ya varios años, por administraciones municipales pasados.

O el Centro de Desarrollo Comunicado de la colonia Indeco Cebadilla, igual edificado e inaugurado desde hace muchos años.

Por eso ahora que el Edil dice que inauguró la remodelación del Antiguo Palacio Municipal, ya lo vemos como normal.

El sello de la actual administración municipal al parecer es “inaugurar lo que ya está inaugurado”.

Solo falta que empiece a inaugurar calles, como los ejes centrales, o que inaugure también los semáforos de dichas vialidades.

O que empiece también a inaugurar algunos parques, como el “Benito Juárez”, “Los Cerritos”, o que inaugure el centro de convivencias, que por cierto se remodeló e inauguró en la administración 2012-2015, y curiosamente también fue reinaugurado después por el nefasto ex edil Neftalí Del Toro Guzmán.

Total, ya lo veríamos como algo normal. Pues los funcionarios municipales morenistas en su desesperación por tratar de inflar la desinflada imagen pública del edil Oscar Gurría, ya no encuentran qué inventar.

En Tapachula ver que el edil inaugure algo que ya fue inaugurado en el pasado es normal. Como normal es ver los constantes señalamientos de nepotismo, corrupción, desvío de recursos públicos, la falta de transparencia en el ejercicio de los dineros del pueblo y el abuso de autoridad, entre otras lindezas que se cometen a diario al interior del Ayuntamiento tapachulteco.

Otro acto de nepotismo en Tapachula

Antes de inaugurar, el ya recontra reinaugurado Antiguo Palacio Municipal, renunció a la Dirección de Cultura del Ayuntamiento, Sheila Horita Ocampo; una, porque no aguantó los tratos déspotas de sus jefes inmediatos, y otra porque hizo algunas observaciones sobre la utilización del inmueble reinaugurado, hoy Museo “Antiguo Palacio Municipal”.

Ni tarde, ni perezoso el edil Gurría aprovechó la ocasión para consolidar “otro acto de nepotismo” e hizo otro movimiento al organigrama municipal, sin la aprobación de los miembros del Cabildo, que tal parece que no existen, y eso también ya lo vemos como normal.

Nombró como Secretaria de Educación y Cultura a Andrea Z. Leal; sí estimado lector, “sobrina política del edil. Pues la hoy funcionaria es sobrina de Laura García Arjona, esposa de Gurría. Pero eso ya también lo vemos como normal.

Total, la promesa de que el gobierno municipal morenista iba a terminar con el amiguismo, el compadrazgo y la corrupción, que tanto daño le han hecho a nuestro país, es sólo eso, “promesas nada más”.

¿Quién asesora al Presidente?

¿Sabrá el Presidente Municipal de Tapachula que al cambiar señalamientos viales en pleno centro de la ciudad, está violando la ley?

Sí estimado lector, yo al igual que usted pienso lo mismo, ya que, si no respetan las leyes vigentes de administración pública y sus reglamentos, es normal que tampoco respeten las leyes sobre señalización vial.

Pues antes de que algún abogado por ahí ponga al Ayuntamiento de cabeza con una demanda, valdría la pena recordarles a nuestros flamantes funcionarios locales que el haber pintado los señalamientos viales de colores, tipo arcoíris, con triángulos y otros detalles, están violando las leyes de la convención de Viena sobre señalización vial internacional de 1968.

Y cito textualmente: Paso de peatones es: «Una serie de líneas de gran anchura, dispuestas sobre el pavimento de la calzada en bandas paralelas al eje de ésta y que forman un conjunto transversal a la calzada, indica un paso para peatones, donde los conductores de vehículos o animales deben dejarles paso. *No podrán utilizarse líneas de otros colores que alternen con las blancas*.» (Art. 168 c).

Pero bueno, se me olvida que violar las leyes y reglamentos vigentes, es algo que a diario realizan los funcionarios locales. Y eso también los vemos como algo normal.

Como normal será la carcajada que se van a tirar los turistas de otros países que visitan el centro histórico de la ciudad.

Por hoy ahí la dejamos, nos leemos mañana. ¡Animooo!

Comentarios y denuncias: [email protected] #TodosSomosElQuintoPoder

Visita: www.elorbe.com.mx