Polígrafo Político

406
Polígrafo Político
Polígrafo Político

¡Relevos en Tapachula!
Darinel Zacarías

La guerra ha terminado, te rezan mil soldados. El palacio está en llamas (…) El rey murió en el campo de batalla, la reina se ha pasado al enemigo. Heridas con sutura, facturas de despedida”
Joaquín Sabina

Tapachula inició una nueva fase de Gobierno. La pueden motejar como una verdadera transformación o como una conversión de progreso.
Un nuevo rostro y una nueva visión es la que promete la nueva alcaldesa Rosa Irene Urbina Castañeda, ejercer en Tapachula.
La tarea no es fácil, pero con inclusión, trabajo, sinergia y existe la esperanza latente de que no habrá cabida alguna para dar continuidad a un gobierno cerrero e infértil.
La reingeniería gubernamental deberá ser lo primero en instaurar. Una limpieza general en su gabinete y rodearse de gente con capacidad, talento y vocación.
Más allá de filias, fobias e ideas partidistas, es amalgamar un equipo que fortalezca, que instruya y construya un Tapachula de resultados, donde impere la unidad y donde se promueva el respeto a todas las voces.
No más un Tapachula con autoridades y funcionarios simuladores. Payasos e insaciables.
Las renuncias de la tropa “gurriista” deberán estar ya en el escritorio de la hoy Alcaldesa.
Por dignidad y moral, deberán entender que su bonanza y convite, feneció. Que en el nuevo esquema de gobierno de Urbina Castañeda no hay cabida para la disimulada corrupción.
Entonces, en las manos de Rosa Irene está el dar un rostro más humanitario, justo y de resultados para Tapachula.
Deberá capitalizar dos cosas. La primera es la oportunidad de fortalecer la confianza y el respaldo de su Cabildo.
Y dos, el apoyo y la cordialidad que le manifiesta el mandatario chiapaneco Rutilio Escandón Cadena. De eso, no hay ni la menor duda.
Y lo dijo ella de manera atinada ¡No sólo es recordarla como la primera Alcaldesa de Tapachula!
Es que la recuerden como una mujer de trabajo, de resultados y de una vocación de servicio ejemplar.
La rabieta y los berrinches de Isidro Ovando Medina en nada deben opacar su afán de mejorar y hacer bien las cosas.
Un tipo cegado por la ira y la ambición de poder en nada iban a contribuir al progreso de la otrora Perla del Soconusco. La jugarreta que se orquestó y fraguó en las hordas de la Abeja Reina, no cuajaron.
Lo mejor es que el famoso “Chilo” no sólo declaró la guerra al aparato gubernamental, también ganó el desprecio de quienes nos tildó de “chismosos profesionales” por no prestarnos a sus perversidades. Cavó su tumba.
Será este miércoles y jueves cuando se aplique operativo limpieza en la nueva administración de Urbina Pineda.
Los relevos ya suenan fuertemente y quienes un día de ufanaron de intocables, poderosos e innombrables, tendrán que salir por la puerta de atrás y con sus respectivas auditorias.
PD: Parafraseando a la reportera del norte en La Mañanera de AMLO, en la política está fuerte la mapachada, pero más fuerte que en Chiapas, MORENA quien está de primera fuerza no se pone de acuerdo. El PVEM está transición, el PRI muerto en las manos del Tigre, y de los demás ni hablar. Hay alguien que va como en caballo de hacienda, no veloz pero con paso firme, esta falta de interés político le ha permitido avizorar y tener una película clara de quienes marcarán la pauta en el proceso electoral venidero, ese es Chiapas Unido.
Como buen pescador, la red que ha formado en el partido multicolor, se ha tejido con buenas fibras, han hecho posible la llegado de políticos que tienen el arrastre necesario para fortalecer el instituto político que está, en boca de todos, y que le dará mucha participación en el futuro próximo. Conrado, parece que hace muy bien su tarea.
¿Quién dijo que tengo sed?