ALFIL NEGRO

120
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Lo que faltaba, el coronavirus viaja en el aire y en distancia de más de dos metros; la sana distancia en entredicho” (expertos en salud)

Buenas y Malas
Oscar D. Ballinas Lezama

Más allá de las buenas relaciones internacionales que está logrando el Gobierno mexicano con Canadá y Estados Unidos de Norteamérica a través de un tratado de libre comercio, con el que buscan mejorar las condiciones empresariales y laborales; las tres naciones al igual que las del resto del mundo, continúan enfrentando una crisis sanitaria que ha superado los 12 millones de infectados de Coronavirus.
Para nadie es secreto que la visita del Presidente de México a los Estados Unidos fue bien organizada y blindada para evitar los cuestionamientos de la prensa sobre temas que en estos momentos podrían afectar la reelección de Donald Trump y poner contra la pared al ‘Gran Tlatoani azteca’.
El Presidente mexicano logró cortar orejas y rabo en la plaza norteamericana, quien logró una visita internacional que le hizo rescatar buenos puntos ante sus opositores políticos, cuyos vaticinios para esa gira de López Obrador no eran favorables y le apostaron a una mala tarde del torero del Palacio Nacional, quien al igual que su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se colocaron en los cuernos de la luna y regresaron a México con honores de políticos vencedores.
Habrá que esperar ahora que el Gobierno de la cuarta transformación recupere el terreno perdido por la falta de solución a los problemas de la inseguridad, de la falta de empleos para millones de trabajadores mexicanos, y busquen solventar la crisis económica y sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19.
Estos temas deben ser la prioridad y el gran reto para el político oriundo de Macuspana Tabasco y su gabinete, tomando en consideración que el pueblo mexicano está al filo de la navaja por la falta de ingresos económicos, jugando a la ruleta rusa comuna pistola de Coronavirus en las calles, el transporte público y todos los lugares con la aglomeración de personas, que en su mayoría no respetan las medidas preventivas impuestas por la SSA.
Por si fuera poco, el costo de los servicios y productos se elevaron sin ningún control, desde las altas tarifas impuestas por la CFE, los precios de las gasolinas y el gas, pasando por el alto costo de los alimentos y medicamentos, cuyos costos se fueron hasta las nubes sin que exista autoridad alguna que los regule y castigue a los infractores; todos están aplicando la ley de la oferta y la demanda, haciéndolo en pleno pico de la pandemia.
En medio de la catástrofe sanitaria y económica que está viviendo la nación azteca, millones de padres de familia están sumamente preocupados por la suerte que puedan correr sus menores hijos al regresar a clases, según la Secretaría de Educación Pública, las puertas de las escuelas para las clases presenciales se abrirán a partir del próximo lunes 10 de Agosto, considerando que todos los niños obedecerán las medidas preventivas contra el Coronavirus.
Entre las medidas preventivas que ya anunció el secretario de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, está la advertencia sobre el primer contagio que se detecte en cualquiera de las escuelas de la República Mexicana, de cerrar de inmediato ese centro educativo y para solucionar (según ellos) el problema de la irresponsabilidad de ordenar el regreso a clases, con base en el informe de los Gobiernos Estatales que aseguren estar en semáforo verde frente a la pandemia.
Tendrían que explicar primero si los niños más pequeños, estarán en condiciones de obedecer la orden de no quitarse en ningún momento el cubre bocas y guardar la sana distancia con sus compañeritos; ¿cómo controlarán en caso de un brote de coronavirus dentro de la escuela, para que el infectado no contagie a los demás niños antes de que le detecten los síntomas? (según la Secretaría de Salud, la enfermedad puede manifestarse hasta siete días después de haberse inoculado en la víctima).
No hay que olvidar que la Secretaría de Salud federal le está echando la bolita a los Gobernadores para que sean ellos los responsables de acreditar el ‘semáforo verde’ que permita el regreso de los niños a clases; muchos padres de familia no están de acuerdo con esta estrategia oficial, argumentando que podría suceder (como al parecer ya está sucediendo) que algunos gobernantes que buscan impulsar la recuperación económica de sus entidades, no les ha importado cambiar el color del semáforo; algunos lo hacen hasta que ven caer infectados o muertos a sus conciudadanos.
El problema en estos casos, es que, si Dios no lo quiere un maestro, empleado de intendencia o alguno de los niños estudiantes es contagiado y se presenta a la escuela, podría infectar a muchos más y causar una tragedia de proporciones irreparables, la vida no retoña.
La propuesta de la mayoría de los padres de familia es que las clases continúen de manera virtual, sobre todo porque el mismo Hugo López Gatell, flamante subsecretario de salud, advirtió que en Octubre próximo en México habrá una segunda ola de la pandemia del Coronavirus, la que dijo, vendrá acompañada por el virus de la Influenza y vaticinó que estas pestes mortales podrían amortiguar su agresión hasta el mes de Abril del 2021; lo que de ser cierto, es una enorme irresponsabilidad criminal pensar en autorizar el regreso de los niños y jóvenes a las clases presenciales en sus escuelas.
Si la SEP y la Secretaría de Salud llevan a cabo esta descabellada estrategia educativa, podría darse la deserción multitudinaria de millones de estudiantes, cuyos padres no querrán arriesgar a que sus hijos puedan enfermar o morirse en medio del epicentro de la mortal pandemia del Coronavirus.
Por cierto, expertos en salud del mundo coinciden en que el virus del Covid-19 puede trasmitirse más allá de la sana distancia porque viaje en el aire; nada más los cubrebocas profesionales protegen al que los usa, los demás no son seguros, afirman científicos. Vamos de mal en peor. ¡Mejor quédate en tu casa!