Desde mi Trinchera

378

Diego Victorio
En Morena: ni Camaradas ni Compañeros.

Compañeros se dicen entre ellos, aunque hay quienes se proyectan con el sentimiento revolucionario socialista y muy quedito, se llaman entre sí, camaradas.
Irónicamente compañerismo es a veces lo que falta en la izquierda mexicana a la hora de acordar temas.
Alguien muy cercano a la dirigencia nacional de Morena me confesó que el dirigente nacional -en su calidad de interino- Alfonso Ramírez Cuellar, fue una pieza esencial en el proceso sucesorio, extraordinario, de Tapachula, tras el trágico deceso de Óscar Gurría Penagos.
Alfonso Ramírez Cuellar, retiró de aquel movimiento opositor a Isidro Ovando Medina que, chantajeaba y presionaba al Congreso de Chiapas para que el ente legislativo se decantara por él, en vez de una dama.
Cuando las negociaciones estaban en su punto máximo, un grupo de fundadores del Movimiento de Regeneración Nacional, conocido en Chiapas como el Triunvirato, acudieron al poder y pica porte de Ramírez Cuellar.
El aval de Alfonso, para que, bajo la metodología del “dedazo” ungiera a Isidro Ovando, era la finalidad de acudir a los buenos oficios de Ramírez Cuellar.
En una parte de la narrativa, revelada a quien esto escribe, el líder interino de Morena mostró interés al caso e intentó tejer fino. Aunque , flagrantemente, su compañero Isidro violara la ley.
Hizo un par de llamadas al Congreso de Chiapas para que uno de sus contactos en la Comisión Permanente detuviera el desahogo del proceso, mientras cercioraba si había una instrucción distinta, desde más arriba.
Instantes más tarde, Ramírez Cuellar claudicó y abandonó la protección a Isidro Ovando.
No supo mi fuente quien, específicamente, musitó al oído de Alfonso, pero sí pudo darme datos de la prisa con que se desmarcó del tema.
Tan influyente fue el emisor del otro lado de la línea, tan tosco el mensaje, no sé, pero, el dirigente interino de Morena no sólo asintió con un gesto poco ortodoxo, sino que recomendó a sus interlocutores en Chiapas que, desistieran de inmediato.
Nadie sabe si fue algún funcionario de Palacio Nacional o, incluso, el mismo que da órdenes en ese edificio.
Lo que sí es de dominio público es que aquel 29 de febrero, el Poder Legislativo de Chiapas tomó una decisión sesuda y, pasada por la generosidad de las acciones afirmativas, leyes encaminadas a la protección de los derechos políticos de las mujeres.
Lo que solo se sabía en un círculo muy cerrado, pero ahora será de interés de la opinión pública, es el tratamiento arbitrario, burdo e ilegítimo con el que, esa cofradía de camaradas, quería favorecer a un varón y no a una dama, a quien hipócritamente llaman compañera.
Inclusive, la información compartida a este columnista, arroja dos interrogantes implacables, a propósito de las teorías derrotistas que se manejan respecto del periodo de gobierno de la alcaldesa sustituta de Tapachula, Rosa Irene Urbina.
1).- La decisión de que Urbina Castañeda asumiera el poder en la segunda ciudad más importante de Chiapas, no es una negociación local, como suelen decirlo sus adversarios.
2).- ¿Qué influencia en la cúpula morenista tendría el personaje que sugirió a Alfonso Ramírez Cuellar, “bajarse” de la “causa” de Isidro Ovando?
Dos cuestionamientos de peso específico como para hacer replantear las hipótesis de aquellos que aseguran que Urbina pende de un hilo. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados
*** La exprimera dama, viuda de Óscar Gurría Penagos, era quien costeaba los gastos de Isidro Ovando, que acusaba de fraudulenta la decisión de uno de los Poderes de Chiapas.
Y, ella, desde conocido búnker al norte de la ciudad, sigue operando a través de periodistas leales a su movimiento y “eternos” amigos de su difunto esposo, campañas de desprestigio contra la Presidenta Municipal, Rosa Irene Urbina.
*** Ya reapareció en escena mi amigo “El Inmortal” Roberto Aquiles Aguilar, luego de vencer , como un campeón, el Covid-19. “Robert” tiene más vidas que un felino.
***Otro que ya estará pronto despachando en su oficina es mi “brother” el empresario Jesús Domínguez Castellanos. También le recetó dos volados de derecha al Coronavirus.
*** En Mazatán, el joven empresario Vicente Justiniani Wong, es quien se perfila a suceder a Gilberto Barrientos Coyotzi. Vicente es un tipo de familia honorable y trabajadora. HASTA PRONTO.