Ni Huachicoleros Quieren Combustóleo de Pemex

89

Noé Cruz Serrano

Ni los huachicoleros quieren el combustóleo que produce Petróleos Mexicanos (Pemex).

La Gerencia de Regulación, Medición, Calidad, Balance y Desarrollo Comercial de Pemex Logística realizó un balance del empaquetado que transporta a través de los poliductos de la petrolera y detectó que, a diferencia de gasolinas o diesel, el combustóleo no es del interés del crimen organizado.

De los 55 registros de empaquetado de este desecho enviado y recibido a través de poliductos en 2019, sólo en 14 hubo pequeñas discrepancias.

Funcionarios de la petrolera consultados y que solicitaron el anonimato, indicaron que una tendencia «parecida» se pudo observar en 2020.

«Al parecer, hasta los huachicoleros saben que hay pocos clientes -incluyendo mercado negro- interesados en éste y su precio se ha desplomado».

Entre 2019 y 2020, de acuerdo con datos de PMI Comercio Internacional, el precio de exportación del producto bajó 38.9%.

Incluso, los ingresos de la petrolera por la venta del producto cayeron de 28 mil 789.7 millones de pesos a 9 mil 139.5 millones (-68.2%) en el mismo periodo.

En la bitácora sobre los empaquetados de combustóleo entregados por Pemex vía la Plataforma Nacional de Transparencia se aprecia que los volúmenes más grandes trasladados en 2019 llegaron íntegros a su destino.

En ese año, de los 906 empaquetados de gasolinas Magna y Premium, así como diesel y turbosina, 557 llegaron con menor volumen -equivalente a seis de cada 10-, por la extracción de huachicoleros en ductos a diferencia del combustóleo.

El pasado 19 de Febrero de 2020, EL UNIVERSAL publicó que Pemex es víctima del huachicoleo al por mayor y que la impunidad y complicidad en la petrolera estatal ha llegado a tal grado en el robo de hidrocarburos que empaquetados completos de gasolinas, diesel, turbosina y hasta Metil-Terbutil-Eter (MTBE, oxigenante que se mezcla a las gasolinas), incluidas importaciones que son enviadas a través de poliductos se pierden en su totalidad en el camino.

En Enero de 2020, entró en vigor la nueva regulación medioambiental internacional que obliga a barcos a funcionar con combustible cuyo contenido en azufre no exceda 0.5% en peso.

El problema para México es que el combustóleo que produce Pemex tiene un contenido que llega a superar 5% de contenido de azufre, lo que convirtió a este producto en basura para el cual hay mercados limitados, uno de ellos es la quema en centrales termoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Sun