Gobierno da más Recursos a Defensa que a Salud

Otilia Carvajal

El Gobierno mexicano asignó 149% más recursos a la creación de plazas en la Defensa Nacional (Sedena) que a la Secretaría de Salud (Ssa) en 2022, lo que significa una diferencia de 977.5 millones de Pesos a favor del Ejército.
De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado para 2022, a la Sedena se otorgaron mil 633 millones de Pesos y a la Ssa 655 millones 847 mil 592 Pesos.
En los primeros cuatro años del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, sin falta se han etiquetado recursos para incrementar las plazas en la Sedena, por un total de 5 mil 713 millones 865 mil 689 Pesos.
Sin embargo, este año, los recursos para puestos en salud se redujeron 90%, al pasar de 6 mil millones de Pesos en 2021 tras la llegada de pandemia, a 655 millones 847 mil 592 Pesos.
El alza en los recursos para la Sedena se ha reflejado en la estrategia de seguridad implementada por el gobierno federal, en la que hasta enero de 2022 había 148 mil 537 elementos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Mexicana desplegados en el país.
Al arranque del sexenio, en 2019, fue cuando más recursos se programaron para la creación de nuevas plazas, con 2 mil millones de Pesos.
Sin embargo, en el caso de la Ssa, la atención se centró a partir de 2021, después de la pandemia de Covid-19 que agudizó las deficiencias del sistema de salud, mientras que los dos primeros años de gobierno no se destinaron recursos para plazas.
Los recursos presupuestados para estas plazas están contemplados en el anexo 7, referente a las provisiones salariales y económicas de los Presupuestos de Egresos de la Federación de los años 2019 a 2022.
El Presupuesto de Egresos establece que, apegados a los lineamientos de austeridad republicana, no se podrán crear plazas, salvo que se cuente con la previsión presupuestaria aprobada o que sean resultado de reformas jurídicas, así como por determinación de la secretaría en los supuestos en que las mismas generen los ingresos para cubrir su gasto respectivo, o bien, que tengan como finalidad atender situaciones de carácter emergente o contingente.
A un año de la pandemia, en el Presupuesto de Egresos 2021 se consideró la regularización del personal contratado bajo el régimen de eventuales y por honorarios a plazas permanentes con una antigüedad de más de siete años de servicio.
El costo de la basificación de estas plazas se estimó en 2 mil 225.9 millones de Pesos.
«Se considera la contratación de 8 mil 977 nuevas plazas asociadas a 25 hospitales en las zonas más pobres que presentan dificultad para el acceso a los servicios básicos de salud, con un previsión de 3 mil 492.1 millones de Pesos», se detalló.
Además, ese año se consideró la contratación de médicos, paramédicos y grupos afines para los hospitales regional de alta especialidad de Ixtapaluca, Hospital Juárez de México y el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, con un costo total de 202.3 millones de Pesos.
Este año, el gobierno planteó que, bajo la coordinación del Insabi, se continúe con la estrategia de ampliación de plazas hasta contar con un especialista por cada mil habitantes en el país, aunque la Secretaría de Salud no ha actualizado estos datos por dependencia desde 2019.
Por separado, en el Presupuesto se consideró la ampliación de 7 mil 939 plazas para residentes por 2 mil 16.8 millones de Pesos distribuidos en las distintas instituciones de salud para que estudien una especialidad.
Pese a que en el primer año de López Obrador no se asignaron recursos en ese anexo para aumentar las plazas, en el caso de la Ssa se planteó que el programa Formación y Capacitación de Recursos Humanos para la Salud se enfocaría en la formación de médicos especialistas, técnicos de la salud en posgrado no clínico y profesionales de la salud que cursan acciones de educación continua.
Este programa se ha ido incrementando en los últimos cuatro años en relación con el presupuesto destinado a la Ssa entre 3% y 3.6%.
En 2019 se asignaron 3 mil 925 millones de Pesos, equivalente a 3.1% de los recursos de la dependencia. En 2020 subió a 4 mil 459 millones de Pesos, 3.4% del presupuesto para Salud. En 2021 pasó a 5 mil 283 millones de Pesos, su punto más alto con 3.6%, y en 2022 el presupuesto de Salud fue el más alto con 5 mil 935 millones. Sun