Retos en Acceso a internet

Amed Urbán

Aproximadamente uno de cada cuatro habitantes (mayores de seis años) en México no es usuario de Internet.
Al cierre de 2021 se calculó que había 89.5 millones de internautas en nuestro país, según el «Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2022», presentado por la Asociación de Internet MX (AIMX) el día de hoy, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de Internet.
«Lo anterior representa una penetración de usuarios de internet de alrededor del 75.6%», dice Gonzalo Rojón, vicepresidente de Investigación de la AIMX.
El también director de la empresa de consultoría especializada en telecomunicaciones The Competitive Intelligence Unit (The CIU) señala que el principal motivo por el cual los habitantes del país no se conectan a la llamada Red de redes es porque «no lo saben usar», según expresó un 35.1% de los encuestados para el citado estudio.
La segunda causa que evita que se utilice esta tecnología es la económica. En este rubro, un 23.7% de las personas consideradas en esta investigación aseguró que no utiliza internet porque «es caro» y «no les alcanza».
Otros de los motivos del porqué no se usa internet tienen que ver con que a las personas «no les interesa», según dijo el 18.5%; «no tienen dispositivos para acceder», comentó un 15.1%; «falta cobertura», declaró el 4.6%; y, finalmente, porque «es inseguro» para el 3.1%.
En cuanto al nivel socioeconómico, un notable 88.5% de las personas que no usan internet se ubican en la clasificación D (clase pobre) y E (pobreza extrema).
«En el estudio del año pasado, la distribución se conformaba diferente. Por ejemplo, las personas desconectadas estaban presentes también en otros niveles socioeconómicos. En la investigación reciente vemos muy marcado el fenómeno de la desconexión en los niveles bajos», señala el experto.
Rojón destaca que, desde el punto de vista de los rangos de edad, la concentración de los no usuarios se ubica en personas de 54 años o más, con un 42.9% de los casos. En contraparte, un 14.4% de los «desconectados» se ubica en edades de entre seis y 11 años.
«Se encontró que, en estos casos, por la edad y no necesariamente por el tema del poder adquisitivo, hay gente que no está interesada en usar internet. En el caso de la población de menor edad, esta no tiene acceso a Internet porque muchas veces los padres restringen el ingreso a niños de 6 a 11 años», dice Rojón.
Con relación a las posibles estrategias para modificar esos datos estadísticos, el analista considera que variables como las de «no lo sé usar» y «no me interesa», «son características que se pueden modificar de manera relativamente sencilla. Si la gente no sabe usar internet, se pueden hacer campañas para que aprendan a utilizarlo de manera segura».
El tema de la cobertura es un motivo que solamente causa que un 4.6% de la población en México no use internet. «A principios de esta administración se decía que solamente el 30% del territorio nacional tenía conectividad. Eso es cierto. Sin embargo, por ejemplo, no se va a poner infraestructura para dar cobertura a lugares como el desierto de Chihuahua o el de Sonora, porque ahí no hay gente.
«Entonces, si ves el tema desde el punto de vista de cobertura geográfica, es una realidad que solo un tercio del país está conectado. Pero, si lo ves desde la óptica de los lugares en los que se encuentra la población, la verdad es que hay buena penetración. Por ejemplo, la red de Telcel tiene una cobertura del 95% en términos poblacionales», dice el economista.
El experto señala que lo anterior no significa que no sea necesario conectar a más personas. Asegura que se debe analizar la tecnología que sea óptima según sea el caso. Por ejemplo, puede ser con fibra, satelital…
Otros Hábitos de los Internautas.
Las vías de acceso de los usuarios de internet en nuestro país son combinadas. Un 66.1% de los encuestados por The CIU para realizar el citado estudio 2022 de la AIMX dijo que entra a internet a través Wi-Fi y también a través de redes móviles en sus dispositivos portátiles. Asimismo, un 25.6% aseguró que exclusivamente entra a través de Wi-Fi, y un 8.3% expresó utilizar solo redes celulares.
Rojón enfatiza que si bien el número de internautas en México se consideró con relación a cálculos correspondientes a finales de 2021, todos los demás datos relacionados con los hábitos de los usuarios de internet en el país corresponden a 2022.
Bajo ese entendido, el consultor comenta que ya es posible percibir una apertura. Esto tras el confinamiento causado por la pandemia de Covid-19. De esta manera, los lugares de conexión de la gente son más variados. Así, un 95.8% dijo conectarse en su hogar; un 66.7% aseguró hacerlo en cualquier lugar; un 16.3% se conecta en su empleo; un 8.5% lo hace en plazas y parques; y 5.2% navegan en la escuela.
El teléfono inteligente o smartphone es el dispositivo desde el que las personas se conectan más frecuentemente a internet, con un 95.4% de los casos. El segundo equipo más utilizado es la computadora, con un 42.0%.
Un dato destacado es que el tercer dispositivo de conexión preferido son las SmartTVs (22.8%), superando a las tabletas (15.8%), a las consolas de videojuegos (5.8%) y a los asistentes virtuales (2.3%). Los porcentajes suman más del 100% debido a que los encuestados pudieron seleccionar más de una respuesta.
Aunque, en general, las personas están cada vez más conectadas a lo largo de todos los días, El estudio identificó que los internautas en nuestro país son más activos en el ciberespacio los fines de semana. El sábado manifestaron conectarse por más tiempo el 29.3% de los encuestados; el domingo, el 29.5%.
Enviar mensajes por servicios de mensajería instantánea es la actividad que más se realiza en internet (88.4%), en segundo lugar está el acceder a redes sociales (87.2%). Le siguen escuchar música (72.4%), ver películas y series (71.2%) y, enviar y recibir emails (49.6%).
«Creo que este tipo de ejercicios hacen posible el ‘salirnos de la burbuja’ en la cual posiblemente nos encontramos. Es decir, estamos en una cierta burbuja en el sentido de que las personas que nos rodean se conectan a través de muchos dispositivos y redes. Nos conectamos en casa, en el trabajo… Sin embargo, en este estudio también vemos que hay personas que solo tienen acceso a través de Wi-Fi y de un teléfono móvil que ofrece una experiencia limitada de lo que es internet. En ese sentido, todavía hay mucho qué hacer», dice Rojón.
Falta Acceso. Segunda Brecha Digital.
Los analistas de la AIMX y The CIU coinciden en que en nuestro país existe un fenómeno que ellos describen como una segunda brecha digital.
La primera brecha separa a los internautas de los todavía no usuarios de servicios de internet. La segunda brecha se encuentra dentro del universo de los ya conectados. En ese conjunto de personas es posible identificar experiencias completas y otras limitadas.
Gonzalo Rojón, director de la empresa de consultoría The CIU, explica que la segunda brecha digital consiste en que gran parte de los usuarios de internet efectivamente navegan en la red de redes pero no explotan todo el potencial de este ciberespacio porque no tienen, por ejemplo, una computadora. Si se tiene una PC, se facilita el acceso a muchos programas y servicios. Estos, para su correcta visualización y aprovechamiento, requieren más poder de cómputo e, incluso, pantallas más grandes a las que tienen los teléfonos celulares.
«Podemos ver que hay un diferencial entre las personas conectadas con múltiples dispositivos y redes, en comparación con otro sector que está conectado prácticamente a través de recargas de 30 o 50 pesos mensuales a su celular. Hablando de internet móvil, al realizar una recarga de prepago, por lo general se reciben megabytes para poder navegar en internet… Así, quizás hay personas que se conectan una vez y mandan mensajes, pero nada más. Entonces, podríamos decir que como país tenemos una penetración de cierto alcance, pero esa conectividad todavía es precaria.
«Hay una desigualdad evidente entre personas que tienen ciertos dispositivos que ponen en desventaja a otras personas que no los tienen. Por eso, debemos asegurarnos de que cada vez haya más internautas en el país pero, también, hay que lograr que las personas que tengan Internet, accedan a las mismas oportunidades que aquellos que están hiperconectados. Hay que reducir esa segunda brecha entre los hiperconectados y los que solamente tienen una conectividad limitada», concluye Rojón. Sun