Llamadas de Extorsión en Chiapas son Desde CEFERESO de Guanajuato

790
Llamadas de Extorsión en Chiapas son Desde CEFERESO de Guanajuato
Llamadas de Extorsión en Chiapas son Desde CEFERESO de Guanajuato

* Policía Cibernética Continúa Investigaciones.

Tapachula, Chiapas; 5 de Enero.- Las investigaciones realizadas en las últimas horas en torno a las extorsiones telefónicas denunciadas durante la semana en Chiapas y San Luis Potosí, señalan que se realizaron desde el interior del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) No. 12, ubicado en Ocampo, Guanajuato.
En las indagatorias participaron las Procuradurías de varias entidades, la Policía Cibernética y otras autoridades, las cuales coincidieron en los resultados.
Como se recordará, rotativo EL ORBE llevó a la opinión pública al comenzar la semana, los casos de extorsión que se estaban realizando en la región en contra de usuarios de líneas telefónicas móviles.
Ante esa nota informativa, diversas corporaciones iniciaron las indagatorias que concluyó con la apertura de una carpeta de investigación penal.
Se sabe que al contestar el teléfono, inmediatamente se escuchaba una grabación ofertando una tarjeta de crédito y las víctimas eran invitadas a llamar a otro número, con el objetivo de proporcionar datos personales.
La Fiscalía General del Estado (FGE) de Chiapas y la Secretaría de Seguridad Pública en San Luis Potosí (SSPSLP), identificaron al número (461) 162-38-76, del cual los extorsionadores se identificaban como personal de instituciones bancarias.
Por eso, desde el miércoles se había exhortado a la población chiapaneca y de otras entidades, a que no contestaran llamadas desconocidas con lada 461, correspondiente al municipio de Celaya, Guanajuato, ya que podrían ser víctimas de extorsión.
Hasta la noche de este viernes, las autoridades mantenían en el anonimato la identidad del interno que estaba haciendo las extorsiones, que se teme pudieron haber sido miles de llamadas.
Tampoco se sabe cómo pudo introducirse a dicho penal federal un teléfono y otros dispositivos electrónicos para poder realizar ese tipo de operaciones, ni quiénes pudieran estar involucrados. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello