Encuentran Falla en la Red de Agua Potable Debajo de la Fuente Atzacua

667
Derivado de una enorme fuga de agua, así como el desabasto en colonias de ese sector, un grupo de peritos detectó una falla en la red hidráulica, la cual provocará que se hagan reparaciones por varios millones de pesos, para regularizar el suministro del vital líquido.
Derivado de una enorme fuga de agua, así como el desabasto en colonias de ese sector, un grupo de peritos detectó una falla en la red hidráulica, la cual provocará que se hagan reparaciones por varios millones de pesos, para regularizar el suministro del vital líquido.

Tapachula, Chiapas; 6 de Enero.- Las investigaciones que realizaron un grupo de Peritos a una fuga de miles de litros de agua potable en la entrada oriente de la ciudad, dio como resultado que detectaran una falla en la red hidráulica por debajo de la fuente Atzacua.
Según el análisis, la empresa constructora que realizó la modernización y ampliación de la red, colocó intersecciones hacia el fraccionamiento Bonanza, las áreas habitacionales colindantes de la Preparatoria 2, la prolongación de la Central Oriente y de la 17 Oriente.
Se desconoce si el peso de la fuente o por alguna falla técnica a la hora de hacer esos trabajos de construcción, provocaron la fuga, quizá por el desprendimiento o ruptura de alguno de los tubos.
La primera propuesta fue la de destruir la fuente, levantar todo y verificar lo que había pasado para hacer las reparaciones, aunque eso significaría una inversión superior a los 30 millones de Pesos, que es lo que se supone que costó esa glorieta.
Sin embargo, hay observaciones federales derivadas de auditorías realizadas con anterioridad que, se cree, no han sido solventadas y eso resulta ser un impedimento jurídico para destruirla.
La otra opción, que fue la tomada, es la de construir una nueva red de agua potable tomando todos los puntos que unía la intersección.
Para ello, este fin de semana enviaron hasta ese punto de la ciudad, maquinaria pesada con la que empezaron a destruir, por enésima ocasión, el concreto hidráulico en la periferia de la fuente.
De funcionar el proyecto, que se desconoce cuánto cuesta y quién lo pagará, dejará sin servicio e inútil toda la red hidráulica debajo de la Atzacua.
Las evaluaciones realizadas hasta ahora no han especificado si, por la fuga que duró meses, podría haber socavado ese lugar y se corra algún riesgo de desplome del arco palencano.
Se pretende restituir la distribución de agua a varias colonias de ese sector de la ciudad, donde los habitantes han denunciado insistentemente el desabasto del vital líquido.
Las autoridades no han dicho si se van a fincar responsabilidades a la empresa que llevó a cabo esos trabajos subterráneos y tampoco a la que llevó a cabo la construcción de la Atzacua.
Esa fuente fue inaugurada a mediados del 2015. Sin embargo, al cambio administrativo municipal, al final de ese año, dejó de funcionar hasta la fecha, cuando se está cayendo a pedazos.
De entrada, su construcción se llevó fue casi tres años y la irresponsabilidad de las empresas que tuvieron en sus manos ese proyecto, ocasionó que, en varias ocasiones, se paralizara la obra y pasara a otras constructoras.
Lo peor es que, por alguna circunstancia, el Ayuntamiento de ese entonces no cobró las pólizas de fianzas a las constructoras y por lo tanto no hubo los recursos económicos para que se hicieran las reparaciones, sobre todo en el área de cisterna, donde se cree que está una de las fallas principales.
Además, se dice que hasta le fecha se deben alrededor de cinco millones de Pesos a la última empresa que tuvo las tareas de concluir los trabajos, así como unos 600 mil Pesos a los proveedores de los focos leds y reflectores que tiene la llamada popularmente “crayola” que, por cierto, tienen varios años que no funcionan y quién saben si aún existan.
Son tantos daños y desprestigio que tiene ese lugar, que se cree que lo más prudente es volverla a construir, porque hasta las bombas de agua desaparecieron.
El poco tiempo en que estuvo funcionando, la iluminación, la música, los chorros danzantes y el potente flujo de agua en el centro de la fuente, hizo olvidar en parte a los ciudadanos el millonario costo de la obra. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello