Incluye IMSS al Rambután Como Alimento Nutricional a Pacientes

611
Incluye IMSS al Rambután Como Alimento Nutricional a Pacientes
Incluye IMSS al Rambután Como Alimento Nutricional a Pacientes

* Productos de la Frontera Sur en Convenios con Estados Unidos.

Tapachula, Chiapas; 3 de Marzo.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) incluyó al rambután, cultivado en la frontera sur de Chiapas, dentro de su lista de alimentos altamente nutritivos para contribuir en la recuperación de sus pacientes.
Así lo dio a conocer en entrevista exclusiva para rotativo EL ORBE, el Presidente del Sistema Producto Rambután de Chiapas, Alfonso Pérez Romero, quien hizo referencia sobre las recomendaciones a favor que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el consumo de esa fruta.
Hace tres décadas, el mismo Pérez Romero, Ingeniero Agrónomo de profesión, trajo de Indonesia al Soconusco unas semillas de rambután y sembró los primeros cuatro árboles experimentales.
Luchó por varios años para perfeccionar ese fruto y que éste aprovechara al máximo las cualidades únicas de la tierra de la región del Soconusco, hasta que, a mediados de los 90´s, estuvieron listos los primeros 20 árboles en México para producir de manera comercial, ubicados en la huerta San Alberto, localizada en el municipio de Cacahoatán, a unos 10 minutos de la Ciudad de Tapachula.
Las intenciones de Pérez Romero, también Presidente del Consorcio Agropecuario Alternativo Exóticos, eran no solamente introducir ese cultivo tropical al país, debido a la entonces crisis del café y el cacao, sino también contribuir con la reforestación del medio ambiente y continuar con las investigaciones sobre las propiedades medicinales del fruto.
Al principio nadie quería comer rambután -Nephelium lappaceum-, cuyo nombre proviene del vocablo malayo «rambut» que significa «pelo» y que hace referencia a las espinas largas y suaves que cubren la superficie del fruto, que algunos dicen es “la uva más exquisita del mundo”.
Eso logró conquistar rápidamente a los pobladores de las comunidades fronterizas de Chiapas y después al turismo que, atraídos por la curiosidad de experimentar algo nuevo y por la noticia de que se trataba de un excelente afrodisiaco, probaron el rambután de Chiapas.
En Julio del 2004 y con destino a Miami en los Estados Unidos de Norteamérica, partió vía aérea el primer cargamento de mil 88 kilogramos de Rambután de origen mexicano.
En aquella ocasión, el embarque salió de Tapachula en 430 cajas de 3.2 kilogramos cada una, con la aprobación de la Dirección de Sanidad Vegetal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), dependencia que otorgó el certificado sanitario internacional No. 217623.
Apenas un año después, en Agosto del 2005, el rambután producido en México había ya desplazado a sus competidores en el mercado norteamericano, al grado de que en el último trimestre de ese año alcanzó el primer lugar en el gusto de los consumidores residentes en los Estados Unidos.
En ese periodo se inició con el primer embarque vía terrestre de 4 mil 752 cajas con aproximadamente 17 toneladas de Rambután de Chiapas hacia las principales firmas comercializadoras de frutas en la nación americana, sobre todo para satisfacer la demanda de un mercado potencial de 10 millones de asiáticos que radican en los Estados Unidos.
Para entonces ya había unos 60 productores en los municipios de la frontera sur, quienes conformaron la primera organización en México de campesinos dedicados a ese cultivo.
Desde el 2005, alrededor del 40 por ciento de las importaciones agroalimentarias de Japón provenientes de México tienen, con la firma del acuerdo entre ambas naciones, un acceso inmediato y libre de arancel.
Entre los 33 principales productos que fueron privilegiados con tasa cero y que requirió de inmediato Japón, sobresale el café y el rambután de México.
En el 2006, el rambután producido en Chiapas llegó a los 22 grados brix, que supera el estándar internacional de dulzura y por ello acaparó los mercados nacionales y, en el caso de los Estados Unidos, la exportación se triplicó en el ciclo.
Para el 2010, los cargamentos hacia los Estados Unidos alcanzaron las 600 toneladas, unas tres veces que su ciclo anterior.
Y es que, en ese entonces, se hicieron estudios especializados y se encontró que -al igual que otras frutas- el producto sembrado en El Soconusco, era uno de los más exquisitos y codiciados en el mundo por sus altos niveles nutricionales y, precisamente, su sabor.
Ahora, en la región del Soconusco se cultiva en los municipios de Cacahoatán, Tuxtla Chico, Tapachula, Huixtla, Metapa de Domínguez, Frontera Hidalgo y Suchiate, además de otras regiones del Estado.
La buena noticia es que, en el último ciclo, Chiapas alcanzó la cifra histórica de producción de unas 40 mil toneladas y que, al menos la mitad, se fue a los Estados Unidos y a otros mercados internacionales, mientras que el resto para el consumo nacional, cubriendo con ello apenas la demanda. Ello para el beneficio de miles familias que ya se dedican a ese cultivo en la frontera sur.
La mala es que, ha sido tan grande el éxito del rambután de Chiapas en el mundo, que ocho Estados de la República Mexicana y varios países centroamericanos, ya también lo sembraron para convertirse en la competencia del Soconusco.
Por lo pronto, es fin de semana, Pérez Romero y un grupo de productores comenzaron, con sus propios medios, una gira de trabajo por varias regiones de los Estados Unidos. Este domingo lograron consolidar diversos acuerdos comerciales con autoridades, introductores y comercializadores de Texas.
Este lunes viajarían a San Diego, en California, y después estarían en Los Ángeles, San Francisco y otras ciudades circunvecinas, donde ya tenían agendadas reuniones similares, en las que se discutirá la posibilidad de que el rambután viaje a esa región en barco, como lo hace semanalmente el banano de la frontera sur de Chiapas.
La última cosecha representó para el Soconusco un ingreso de alrededor de mil millones de Pesos, así como la generación de unos 10 mil empleos directos e indirectos.
De acuerdo a Pérez Romero, el rambután es una de las frutas más exóticas del mundo, explicó. Pertenece a la misma familia que el Lichi y ofrece grandes beneficios para nuestro organismo. Es pequeño, de forma ovalada y muy dulce, con cierto parecido a la pulpa de la uva. Tiene un sabor fresco, jugoso y un poco ácido.
Detalló que, independientemente de la larga lista de propiedades medicinales que se las investigaciones le han comprobado, la fruta es altamente rica en calcio, hierro, potasio, fósforo, así como de las vitaminas B3 y C, fibra natural y proteínas.
Basado en esas investigaciones, señaló que el rambután se compone de ácido gálico y una cantidad de antioxidantes, que ayudan a combatir el envejecimiento prematuro.
Debido a su alto contenido en vitamina “C”, fortalece el sistema inmunológico. Por ello previene y alivia enfermedades respiratorias y muchas otras de la niñez y la senectud.
Gracias al calcio, hierro y fósforo, el rambután es perfecto para fortalecer los huesos y ayuda a aumentar la energía gracias a su nivel de proteínas y agua
Mantiene a buen ritmo la producción de glóbulos rojos y blancos a causa del cobre y manganeso. Y debido a su contenido en hierro, ayuda a transportar oxígeno de los pulmones a los tejidos.
Algunas personas han testificado que el rambután ha contribuido para sanarlos de enfermedades consideradas como “incurables”.
El líder productor agradeció al Gobierno Federal y, en especial al IMSS, el haber incluido esa fruta en su plan nutricional. Ahora han empezado las pláticas con la administración que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, para que -por las mismas causas- también sea parte de los desayunos escolares. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello