Gurría Trata de Engañar a Tapachula al “Inaugurar” Obras del Sexenio Pasado

492
El Gobernador Manuel Velasco ya había inaugurado el Museo. Antier la reinauguró Gurría.

Ahora la reinaugura como si fuera obra suya.

Tapachula, Chiapas; 07 de agosto. – “El aún alcalde, Oscar Gurría Penagos está cometiendo un fraude a la administración pública, porque de manera engañosa quiere aparentar, con actos de simulación y engaños, que está inaugurando obras, cuando se trata de inversiones del sexenio pasado”
Así lo dijo en entrevista para el rotativo EL ORBE, el presidente del Colegio de Abogados del Soconusco, Manuel de Jesús Márquez González, quien señaló que, “con esa acción, el presidente en turno cree que el pueblo no tiene memoria y que se le puede faltar el respeto a la hora que él quiera”.
Esto derivado que, en el lunes por la tarde, Gurría y sus empleados inauguraron el antiguo palacio municipal, las letras icónicas y el kiosco del parque central Miguel Hidalgo.
Sin embargo, Márquez le recordó que el 28 de septiembre del año pasado se inauguró el Museo de Tapachula, con recursos del gobierno de Enrique Peña Nieto, que gestionó el entonces senador del PT y ahora director del IMSS, Zoé Robledo Aburto, así como del apoyo de la administración del exgobernador, Manuel Velasco Coello.
“Le debería dar vergüenza porque, en la inauguración real, Velasco Coello y Zoe invitaron al entonces presidente municipal, Neftalí del Toro, y al propio Gurría como electo a cortar el listón, tal y como lo tiene registrado la historia. Lo que hizo este lunes es una farsa lamentable para Tapachula”, indicó.
Así también que, “hoy nos quiere volver a incrustar la idea de su administración gastó millonarios recursos en una obra pública que, seguramente en las cuentas que envíe al Congreso del Estado, van a ir con la cantidad que quieran y con la seguridad que los diputados de su bancada, hasta le van a aplaudir”.
Según el doctor en derecho, Tapachula no solo se ha sumido en una crisis económica, de infraestructura, seguridad y servicios, sino también de gobernabilidad.
Luego se refirió a las letras icónicas de Tapachula que también “inauguró” Gurría el lunes, a lo que le hizo remembranza que también fue una inversión de su antecesor, y que fueron colocadas en el Malecón del Río Coatán, y que lo único que hizo fue cambiarlas de lugar.
Por si fuera poco, dijo, Oscar Gurría, emergido del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), también cortó el listón inaugural del histórico Kiosco del parque Miguel Hidalgo.
“Ese lugar tenía una recomendación de Protección Civil porque algunas piezas se habían desoldado y representaba algún peligro, sobre todo para los migrantes que lo utilizaban de baños y motel público. Entonces lo desarmó y lo volvió a armar”, agregó.
Según Márquez, desde la llegada a esta región de Chiapas, Oscar Gurría se vio en una serie de escándalos relacionados a su vida privada, laboral y profesional, desde una denuncia penal por acoso sexual, hasta el hecho de que fue cesado de un cargo en el Ayuntamiento.
También recordó que los negocios familiares que tuvo durante todos estos años, fueron totalmente un fracaso, hasta que tuvo que cerrarlos, “y por eso creemos que le tiene un odio a Tapachula. Total, ni su pueblo es”.
El colegiado lamentó la postura que han adoptado los miembros del actual Cabildo de Tapachula y de los diputados locales y federales que representan a Tapachula y, por la redistritación, a municipios aledaños.
“Sabemos que unas muchachas, que desconocemos cómo se llaman, ganaron las diputaciones de la parte baja y alta de Tapachula, como cualquiera lo hubiera hecho por el efecto Andrés Manuel, además de un veterinario metido a la política que dicen que también es legislador y representa al municipio”, comentó.
A ellos, dijo, les toca ía responsabilidad de vigilar el ejercicio fiscal del Ayuntamiento, porque son representantes de la Asamblea Popular del Pueblo Chiapaneco.
Agregó que, “hay otro político de apellido Elorza, que le gusta pasearse en los mercados para tomarse fotos de que escucha a los tapachultecos como diputado federal, que tiene dentro de sus responsabilidades la vigilancia y fiscalización del gasto, pero es incapaz de hacer algo por el municipio y el distrito que, según él, representa”
Asimismo, de los miembros del Cabildo que llegaron abanderados de varios partidos políticos, que tienen la responsabilidad compartida de vigilar los recursos y no mentirle al pueblo.
“En realidad, solamente están sirviendo de comparsa a todas las irregularidades que están pasando en Tapachula, como el uso de la fuerza pública para acallar a garrotazos a todos aquellos que difieran de Gurría y sus ocurrencias”, agregó.
Además, que no se pueden confiar en l trasparencia en el manejo de los recursos en el interior del Ayuntamiento, cuando la Comisión de Hacienda y Presupuesto está en manos de los mismos que están disponiendo el manejo leonino y a escondidas de los millonarios contratos que están haciendo.
Puso de ejemplo a la contratación de la empresa que surte la comida a la Policía Municipal y a la privatización de la basura, “que es todo lo contrario a la filosofía del presidente López Obrador”.
Concluyó haciendo un balance de las condiciones en las que se encuentra Tapachula en los 10 meses que lleva la actual administración municipal.
Según dijo, las calles están completamente destrozadas y a oscuras; el agua rodada es de pésima calidad y carísima; el comercio ambulante apoderado de las calles y espacios públicos; no hay obras, pero si prostitución en pleno centro de la ciudad, así como proliferación de antros de vicio.
Sin embargo, consideró que los altos niveles de inseguridad siguen siendo el problema prioritario, además de la falta de proyectos, promoción turística, incentivos a l comercio establecido, entre otros
“Ojalá que ahora a Gurría no se le ocurra inaugurar a la Iglesia erigida en honor a San Agustín, porque ya la están pintando”, concluyó. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello