Habitantes de Tecún Umán Corren de su Pueblo a los Migrantes, Dispersándolos en Grupos

442
Habitantes de Tecún Umán Corren de su Pueblo a los Migrantes, Dispersándolos en Grupos

* LA GRAN MAYORÍA NO PUDO PASAR TAMPOCO A CHIAPAS, DEBIDO AL CERCO QUE INSTALÓ LA GUARDIA NACIONAL, POR LO QUE RECULARON.
* LOS INDOCUMENTADOS SE ESCONDIERON EN LAS RIBERAS DEL RÍO SUCHIATE Y EN MONTARRALES, DONDE YA INSTALARON CAMPAMENTOS PARA ESPERAR A LOS QUE SIGUEN LLEGANDO POR MILES.

Tapachula, Chiapas; 19 de enero.- Pobladores de la comunidad fronteriza de Tecún Umán, en lado guatemalteco, se organizaron para confrontar en las últimas horas a miles de migrantes que se encontraban en el parque central de esa comunidad.
Los extranjeros, la mayoría de Honduras y de El Salvador, habían llegado hasta ese lugar durante toda la semana, como parte de la nueva caravana que salió el martes desde San Pedro Sula, en territorio catracho.
Como lo habían hecho desde Octubre del 2018, cuando unos cinco mil centroamericanos decidieron emprender la primer marcha masiva desde Centroamérica, el parque de Tecún Umán había servido durante meses como punto de concentración de indocumentados, a un kilómetro de la frontera.
Sin embargo, durante todo ese tiempo, muchos de esos indocumentados utilizaron los espacios públicos para embriagarse, drogarse, tener relaciones sexuales, protagonizar riñas, entre otros desmanes.
Por lo mismo, el comercio en aquella localidad se desplomó en los últimos meses, al igual que la llegada de turistas y visitantes por otros motivos, como el religioso y el de salud.
Cansados de todo eso, los pobladores decidieron este fin de semana armarse de valor y confrontar a los integrantes de la caravana, que no tuvieron otra más que retroceder fuera de la comunidad e instalarse en caminos y predios baldíos.
La intervención de la policía evitó que hubiera el enfrentamiento y algún saldo que lamentar. Los migrantes tampoco se atrevieron a pasar hacia Ciudad Hidalgo, en Chiapas, porque se tenía la advertencia que también habían civiles decididos a no dejarlos pasar.
Mientras que, por el Puente Internacional Rodolfo Robles y en El Ceibo, en Tabasco, en las últimas 72 horas -según el reporte del Instituto Nacional de Migración-, mil 87 personas lograron acreditar su identidad y cumplir con el resto de los requisitos que les exigieron las autoridades mexicanas para ingresar de manera legal al país.
Se supo que, por su seguridad y para evitar la posibilidad de que fueran agredidos por la sociedad, fueron trasladados de inmediato a la Estación Migratoria “Siglo XXI” y unos más a otras instalaciones similares en la entidad.
La desesperación de que no podían entrar, el contingente hizo al menos tres intentos de hacerlo violentamente, pero el Ejército y la Policía Nacional Civil, en Guatemala, así como la Guardia Nacional y la Policía Federal, en México, lo impidieron.
Con ello, las autoridades hicieron cumplir la legislación, al garantizar que los flujos migratorios que se reciben desde la frontera sur sean seguros, ordenados y regulares.
En este sentido, los esfuerzos -hasta ahora- por parte de los migrantes de entrar a territorio nacional de modo desordenado, han sido infructuosos.
Se dio a conocer, además, que en la mayoría de los casos y una vez revisada la condición migratoria particular, se procederá al retorno asistido a sus países de origen en caso de que la situación así lo amerite.
Por los accesos de internación del Estado de Tabasco se tiene el registro de 424 personas extranjeras, y en la frontera de Chiapas, la autoridad migratoria contabilizó (hasta ayer domingo) 663 ingresos.
De obtener su regularización, estos podrían ser incluidos en los programas gubernamentales “Sembrando Vida” y “Jóvenes Construyendo el Futuro”, que se aplican en esta región, incluso en sus países de origen.
Ante toda esa situación, el Puente Internacional en Ciudad Hidalgo quedó literalmente vacío este domingo, pero ampliamente resguardado en ambos lados de la frontera, ante cualquier intento de ingreso violento de la caravana.
El trasiego de mercancías y personas por medio de unas 500 balsas que operan en el río Suchiate, también permaneció paralizado, así como las actividades comerciales de las comunidades aledañas al afluente. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello