Migrantes Toman la Carretera Costera, Protagonizan Disturbios Contra el INM

161
Más de mil Migrantes Bloquearon la Carretera Costera, a la Altura de Tuzantán, Exigiendo les Enviaran Camiones Para Salir de Chiapas.

* MEDIANTE BLOQUEOS, EXIGIERON AUTOBUSES PARA PODER TRASLADARSE A OTROS ESTADOS DE LA REPÚBLICA.

Tapachula, Chiapas; 27 de noviembre del 2021.- Cerca de un millar de migrantes de diversas nacionalidades protagonizó este sábado una jornada de disturbios en la Costa de Chiapas, que incluyó el bloqueo de la carretera en ambos sentidos, la retención de un funcionario para utilizarlo como moneda de cambio para que les dieran camiones y visas humanitaria, además de que se enfrentaron a golpes entre ellos por un espacio en los autobuses.
Cansados de la lentitud del Instituto Nacional de Migración (INM) para expedirles un documento que les permita recorrer el país sin ser detenidos hasta llegar a la frontera con Estados Unidos, han optado en los últimos días encabezar actos fuera de la ley, a los que ha tenido que ceder el gobierno federal.

Los Extranjeros Retuvieron a un Agente del INM, Presionando a las Autoridades Para que les Brindaran Autobuses.

En la mañana de este sábado, grupos de indocumentados que habían salido en la víspera desde Tapachula y caminado en caravana, se detuvieron en el tramo carretero entre los municipios de Huehuetán y Tuzantán y cerraron la vialidad, en donde pasan cada día miles vehículos de carga, pasaje y particulares, incluso los que llevan toda la exportación mexicana hacia Centroamérica, la cual quedó paralizada.
Ahí, los extranjeros exigían que les dotaran de inmediato autobuses para que los transportaran a diversos estados de la República. Por ello, un funcionario del Instituto Nacional de Migración (INM) se presentó ante ellos para pedirles que liberaran las arterias viales, porque la atención a los migrantes ya se estaba realizando, pero con orden.
En lugar de escucharlo, fue retenido dentro de su mismo vehículo y utilizarlo como medida de presión para que el gobierno les empezara a enviar las unidades de transporte.
Poco más tarde arribó el primero de los camiones a la comunidad de Xochiltepec, municipio de Tuzantán, Chiapas, en donde se estaban desarrollando los hechos.
Como no había un control de cómo sería el traslado, los manifestantes se abalanzaron a la unidad tratando de entrar por la pequeña puerta. Al convertirse en un embudo, se enfrentaron a golpes entre ellos para ganar uno de los 43 espacios disponibles.
Temiendo que concluyera en fatales consecuencias, el gobierno federal tuvo que desplegar en ese lugar a elementos de la Guardia Nacional con equipos antimotines, así como a personal del INM para restablecer el orden.
Al paso de las horas, las autoridades enviaron más de una decena de autobuses de pasajeros para atender ese reclamo de remitirlos hacia otras regiones del país, luego de que, tan solo en Tapachula, se calcula que ya son más de cien mil personas varadas.
Trascendió que el funcionario del INM retenido fue el general brigadier militar, Hugo Salvador Cuellar, quien más tarde pudo salir de la revuelta.
Wilfredo, un migrante de Nicaragua, indicó al rotativo EL ORBE que detuvieron la marcha porque no llevaban, agua, medicinas y ningún alimentos, y que decidieron no seguir avanzando y cerraron ambos carriles de la carretera para exigir a las autoridades les manden camiones.
Otro grupo de cientos de personas que entraron a territorio nacional de manera ilegal, siguen su camino –a unos 30 kilómetros adelante- y han llegado en la noche de este sábado al municipio de Escuintla, donde tenían previsto descansar y reiniciar su ruta este domingo.
Un contingente similar también decidió bloquear la carretera a la altura de la cárcel federal No. 15, y por ello se tuvo que ordenar un protocolo de seguridad interno, aunque poco más tarde los migrantes siguieron su caminata y hasta el cierre continuaban caminando en la costera.
De Tapachula, salieron tres caravanas de migrantes este viernes y tienen el objetivo de buscar que las autoridades les otorguen documentos, ya que en Tapachula han esperado meses –algunos hasta dos años- para regularizar su estadía y no los atendieron.
En las tres caravanas viajan alrededor de 2500 migrantes en su mayoría hombres jóvenes, adultos, mujeres embarazadas, adolescentes y niños. EL ORBE / M. Blanco