Detectan Maíz Transgénico en el 90.4 % de las Tortillas Producidas a Nivel Nacional

888
Detectan Maíz Transgénico en el 90.4 % de las Tortillas Producidas a Nivel Nacional
Detectan Maíz Transgénico en el 90.4 % de las Tortillas Producidas a Nivel Nacional

 

* Rociado con Herbicida Probablemente Cancerígeno.

Tapachula, Chiapas; 26 de Marzo.- El Instituto de Ecología y el Centro de Ciencias de la Complejidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), concluyeron que, del total de tortillas que se consumen en el país, 90.4 por ciento contienen secuencias de maíz transgénico, lo mismo que 82 por ciento de las tostadas, harinas, cereales y botanas de ese grano.
Además, que en México, lugar de origen y diversidad del maíz, en donde cada habitante consume en promedio medio kilogramo diario de ese grano, se ha encontrado el herbicida glifosato, “probable cancerígeno para el humano”.
En el estudio de la Agroecology and Sustainable Food Systems, se dio a conocer que en el alimento básico de la dieta nacional una presencia alarmante de transgenes, es decir, de genes que provienen de maíz transgénico, de plantas que han sido transformadas en laboratorios de Estados Unidos, principalmente.
Estos granos han sido modificados básicamente para resistir plagas y para tolerar el herbicida glifosato, que ha sido recientemente clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “probable cancerígeno para los seres humanos”.
Los científicos muestrearon prácticamente todos los alimentos hechos preponderantemente con maíz que se encuentran en el supermercado y las tortillas de tortillería. Los compararon con las tortillas aparentemente más artesanales, que son de maíz nativo y hechas por personas ligadas al campo. Estas últimas fueron positivas para transgenes con una frecuencia mucho menor, y no presentaron glifosato.
“Más del 85 por ciento del maíz transgénico que se produce en Estados Unidos es tolerante al glifosato, que es rociado sobre los maíces transgénicos que lo toleran, penetra en las plantas y llega a los granos, pero no pensábamos encontrarlo en nuestras tortillas y otros alimentos hechos con maíz”, señala el estudio.
El maíz transgénico no está permitido en México a campo abierto, pues está en proceso una demanda colectiva que lo impide desde el 2013, año en que se aplicó una medida precautoria que prohibía su siembra mientras duraba el proceso legal.
Los análisis de ADN recombinante de los laboratorios de la UNAM y la UAM que se encargaron del estudio fueron validados por un laboratorio Alemán certificado para estos análisis y con el más alto prestigio. Los análisis de glifosato fueron hechos en este mismo laboratorio europeo.
México produce suficiente maíz para el consumo humano: nativo e híbrido no transgénico. Tan solo en el 2016 se produjeron 25.7 millones de toneladas de maíz, de las cuales 12.3 millones se vendieron para consumo humano, 4.2 millones para autoconsumo, 4.4 millones para el sector pecuario y 1.5 millones para exportación.
Las 10 millones de toneladas que se importan anualmente desde Estados Unidos deberían usarse sólo para alimento de ganado o insumos industriales altamente procesados, pero no para consumo humano, y menos si es grano contaminado con glifosato, señala la Máxima Casa de Estudios.
No al Maíz Transgénico en Chiapas.
Por su parte, las organizaciones productivas, indígenas y campesinas; estudiantes y académicos acordaron defender al maíz nativo de la región del Soconusco y del país en general, “porque se encuentra amenazado por la expansión de cultivos transgénicos”.
En forma conjunta, dieron a conocer que actualmente existen 59 razas y más de 200 variedades del grano en nuestro país, el cual aseguran, es centro de origen, diversidad y domesticación del maíz desde hace más de siete mil años.
Para ello, especialistas del Colegio de la Frontera Sur, el Centro de Estudios para el Cambio del Campo Mexicano, la Red en Defensa del Maíz, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, Green Peace México, Unorca Vía Campesina, entre otras 25 organizaciones, hicieron advertencias oportunas sobre el tema.
En su momento indicaron que el maíz nativo, la soberanía alimentaria y la vida de comunidades indígenas y campesinos y del propio pueblo mexicano, se encuentran en grave riesgo, debido a la propagación de diferentes cultivos transgénicos, incluido el maíz.
El grano básico para la alimentación es pilar fundamental de la economía, de la cultura y de la vida del pueblo mexicano, por lo que lamentaron que se promueva la expansión de transgénicos en beneficio de corporaciones multinacionales.
Coincidieron en que las técnicas agroecológicas son la única alternativa realmente sustentable para el incremento gradual y sostenido de la producción y productividad de granos básicos. Por lo tanto, la verdadera solución al hambre del mundo es hacerlo en armonía con la madre naturaleza.
El Soconusco es una zona de altísima biodiversidad natural y centro de origen histórico de la domesticación del maíz, realizada ésta por la primera cultura mesoamericana: los Mokayas, los Hombres de Maíz, donde milpas y maíces nativos están siendo desplazados por la acelerada expansión de cultivos exóticos. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello