Advierte Nobel de la Paz Desastres por Calentamiento Global

181
Advierte Nobel de la Paz Desastres por Calentamiento Global
Advierte Nobel de la Paz Desastres por Calentamiento Global

Tapachula, Chiapas; 19 de mayo. – “El cambio climático en el mundo, incluyendo obviamente a México, está provocando el brote pandémico de enfermedades mortales y mutaciones que cada vez son más difíciles de afrontar, sostuvo el Premio Nobel de la Paz, Tomás Hernández Tejeda.
Entrevistado en exclusiva para el rotativo EL ORBE durante una jornada de trabajo que tuvo este fin de semana en la Frontera Sur, el doctor en ingeniería ambiental, lamentó que miles de personas están muriendo diariamente en diversas regiones del planeta por esas mismas consecuencias.
De acuerdo a los estudios más recientes, comentó que el cambio climático no solamente está provocando severos daños a la salud con la aparición de enfermedades, sino también en la agricultura y en el resto de los sectores productivos, aún cuando muchos se han resistido a reconocerlo.
Recalcó que en la solución deben de participar todos, es decir, los gobiernos en todos sus niveles y la sociedad en general, “a quienes hay que darles las herramientas necesarias para que hagan lo suyo”
Puso como ejemplo los focos leds y otros adelantos tecnológicos, pero también disminuir el uso de los vehículos, aplicar medidas en contra de empresas contaminantes y reconocer a las que están luchando por dejar de hacerlo.
Hernández, doctor en ingeniería ambiental y miembro del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático ante la ONU, señaló que los aumentos en las temperaturas ambientales se deben principalmente a los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, metano, dióxido de nitrógeno, perfluorocarbono, hexafluoruro de azufre, entre otros.
Afirmó que los brotes de enfermedades en diversas partes del mundo como el dengue, zika, chikungunya, paludismo, entre otras, son una consecuencia de todo ello y porque las condiciones ambientales están generando la proliferación de los moscos transmisores, que están mutando parea ser más resistentes a los insecticidas.
Dijo que los estudios señalan que esas enfermedades, comunes en las regiones tropicales, han empezado a migrar hacia países y zonas de bajas temperaturas, en donde no están preparados para combatirlas y su población no cuenta con defensas naturales para hacerles frente.
“Estamos empezando una etapa en la que ya hay una emergencia mundial por el cambio climático, incluyendo a México. Hay muchos gobiernos que desde hace muchos años ya comenzaron a trabajar en medidas preventivas y de solución”, señaló.
Luego mencionó que los Estados Unidos y China están dentro de los principales países con problemas de efecto invernadero, pero que México ya ha empezado a sentir los efectos.
“Nos falta capacitación y la infraestructura para decirle a los agricultores que cultivos emplear y que tipo de ganado soporta más las altas temperaturas, además de otras acciones culturales”, opinó.
Según su punto de vista, Chiapas podría aprovechar su riqueza natural para que su población obtuviera grandes ganancias, ya que la entidad es una gran alternativa de solución por sus bosques, ríos, flora y fauna.
Dentro de las estadísticas que dio a conocer está que, en los últimos cien años, la temperatura del planeta se incrementó un grado centígrado, pero, al finalizar este siglo, se calcula que el aumento podría ser de hasta 6.8 grados, “que debe de ser una gran preocupación mundial”.
De igual forma, que en los últimos cien años aumentaron unos 18 centímetros los niveles de los océanos y que para el 2100, se calcula que será de un metro, se decir desaparecerán infinidad de comunidades, islas atolones y ciudades enteras.
Hizo una profunda explicación de cómo se están derritiendo los polos, los glaseares y las lagunas congeladas en el planeta, diluyendo el agua hacia los océanos.
Todo eso, concluyó, también irá aumentando el número de ciclones y huracanes, así como sus intensidades; además de desabasto de agua en ríos y regiones urbanizadas. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello