ALFIL NEGRO

495
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
¿Dónde Quedó la Bolita?

Más que el recuerdo de los muertos de ‘septiembre negro’, ayer los medios de comunicación hicieron un recuento de las fallas que evitaron que muchos de los damnificados por los terremotos, reciban la ayuda económica que se generó para ellos.
Algo dejaron en claro, la corrupción volvió a galopar sobre las víctimas de la naturaleza, quienes recibieron la estocada final al no recibir la ayuda completa proveniente del Fondo de Desastres Naturales, así como lo que aportaron vía donativo la sociedad civil y gobiernos extranjeros; cientos de millones de pesos se esfumaron, como por arte de magia.
En algunas entidades afectadas por los sismos la ayuda aún no llega, en otros lugares la están dando a cuenta gotas; sin embargo, México, es un país donde nunca pasa nada y cuando pasa, tampoco pasa nada; nadie se preocupa por investigar el destino de esos dineros, mucho menos por castigar a los depredadores o sinvergüenzas que lucraron con el dolor humano, sobre todo, ahora que el Gobierno Federal entrante trae el salvoconducto del ‘borrón y cuenta nueva’.
Los que dentro del gobierno ‘administraron esa ayuda’ para los damnificados de los terremotos de septiembre en el 2017, hicieron las ‘cuentas del gran capitán’ y están a pocos días de irse tranquilos, mientras que cientos de personas que perdieron sus viviendas siguen esperando justicia en el desamparo de las calles.
Ayer, el Gobierno Federal ordenó los consabidos simulacros, no sin antes dejar al presidente saliente Enrique Peña Nieto, que diera su mensaje por televisión en cadena nacional, jurando y perjurando que la ayuda se entregó en un 98 por ciento; al menos esa es la apreciación que él tiene desde su óptica de primer mandatario.
Las personas piden a Dios que la tierra no vuelva a temblar, porque ya se hizo costumbre que en estas fechas el planeta se ponga a parir huracanes y terremotos en México; como si los mexicanos no tuvieran bastante con los aumentos constantes de la gasolina, la luz y demás productos y servicios; sin olvidar que tienen que soportar estoicamente la rapiña que realizan gobernantes y funcionarios públicos con el erario, las donaciones y la ayuda para damnificados de los desastres naturales.
Ojalá que después del borrón y cuenta nueva, este tipo de acciones ya no se cometan o al menos, se castigue severamente a los responsables; si en verdad se busca el cacaraqueado cambio en la cuarta transformación, considerada uno de los ejes centrales del proyecto de Andrés Manuel López Obrador, quien asegura buscará hacer un México diferente al actual.
En otras cosas, el gobernador electo de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, se reunió con el alto funcionario del Sistema de las Naciones Unidas en México, Antonio Molpeceres, buscando ambos estrategias de colaboración para la población chiapaneca.
Pusieron sobre la mesa temas como la migración, medio ambiente, igualdad de género, entre otras cosas de gran importancia para los habitantes de Chiapas; el representante de la ONU, hizo una invitación a Escandón Cadenas, para sostener una próximo reunión con embajadores de ese organismo internacional, para que compartan su visión para este región de la frontera sur de México, proponiéndole además, que se lleve a cabo en Chiapas la celebración del día mundial del medio ambiente.
El gobernador electo, dio a conocer algunos de sus proyectos, entre los que resalta la creación de la Secretaría de Igualdad de Géneros, que será para seguir apoyando a las mujeres chiapanecas, con distintos programas y créditos a la palabra, apuntó.
Comentando otras noticias, la creación del nuevo hospital general de Tapachula, que en su edición de ayer reseñó el ORBE, ha sido otro de los grandes esfuerzos del gobernador Manuel Velasco Coello, quien gestionó el apoyo federal para que dicho nosocomio pueda dar un servicio de calidad y calidez a los soconusquenses, haciéndolo con una tecnología de punta.
La infraestructura ha sido considerada una de las mejores en el país, este moderno hospital fue inaugurado y entregado para su administración al doctor Esaú Guzmán Morales, quien tiene ahora la enorme responsabilidad de cuidarlo y ver que realmente cumpla con su objetivo.
Hasta ahora, parece ser que aún no inicia sus actividades al cien por ciento, ya que el manejo de la moderna maquinaria requiere de la capacitación del personal, sobre todo con los aparatos que se utilizan para análisis y otras investigaciones sobre enfermedades que requieren la atención de especialistas. Es considerado uno de los mejores hospitales del país, igual a los que se encuentran en Guadalajara y la Ciudad de México.