ALFIL NEGRO

434
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Todos los ríos van al mar, y el mar no se llena; al lugar en donde los ríos vinieron, allí se vuelve para correr de nuevo”. (Eclesiastés 1:7)

No me Ayudes Compadre
Oscar D. Ballinas Lezama

Con bombos y platillos los Senadores y Diputados del Congreso de la Unión se paran el cuello anunciando que para el 2019 ya no habrá gasolinazos, ni más impuestos, eso sí, todo se va mantener como hasta ahora; es decir, ni para atrás ni para adelante, sino todo lo contrario.
‘No me ayudes compadre’, les grita el pueblo a los legisladores que a estas alturas deberían estar buscando la manera de echar atrás los groseros aumentos en las gasolinas, la energía eléctrica y la ‘bola’ de tributos que nos han impuesto, ‘hasta por morirnos’; sin embargo, los ‘representantes del pueblo’ sin pena alguna le están diciendo a la gente que ‘lograron detener esos aumentos’, argumentando que ‘algo es algo’.
Ante ese panorama los mexicanos se han empezado a ‘tronar los dedos’ ya que tendrán que ‘aguantar vara’ en todo el ‘año del cerdo’ (Calendario chino); serán 365 días más en que la ciudadanía tendrá que seguirse apretando el cinturón porque el dinero ya no puede seguir estirándolo, ni siquiera con el salario mínimo con su aumento anunciado, que en la realidad no les alcanza para sufragar ni los gastos de la canasta básica.
Por otro lado, los del sursureste no parecen estar contemplados en el cacaraqueado aumento del salario mínimo, ni en la reducción de impuestos y la conformación de la frontera libre, como sucederá a partir de Enero próximo en los Estados del norte que colindan con Norteamérica, en donde Donald Trump no quita el dedo del renglón y sigue empecinado en construir su muro.
La gran esperanza que ahora tienen los chiapanecos, sobre todo los del Soconusco que ha sido invisible para la Federación desde hace muchas décadas, es que Andrés Manuel López Obrador y Rutilio Escandón Cadenas se entreguen en alma y corazón a estas tierras y sus pobladores para darles un poco de la justicia que les ha sido negada en forma sistemática.
Tanto ‘El Señor de Macuspana’ como el ‘Hijo Pródigo de Venustiano Carranza’, han hecho camino al andar por estas tierras todo paridoras, han visto muy de cerca el sufrimiento y las necesidades de sus pobladores; como dice López Obrador, nadie va a ‘cuentearlos, porque lo que se ve no se juzga.
Nos queda claro que ningún gobernante podrá hacer las cosas solo, tendrán que buscar las alianzas con el pueblo que debe dejar atrás su apatía y valemadrismo para meter el hombro y empujar la carreta mexicana; sólo el pueblo puede salvar al pueblo, ha dicho López Obrador, quien tiene mucha razón y será en su sexenio en la que también se podrá calar la voluntad de la gente, que jura y perjura querer un cambio positivo para mejorar su precaria condición de vida.
Comprobado está que el egoísmo, las divisiones, la envidia y el odio, no llevan a nadie por buen camino; estos días que despiden el año viejo deben servir también para que las personas reflexionemos, entendamos que ‘las generaciones de seres humanos se van y otras vienen, sin embargo, la tierra permanece; el viento tira hacia el norte, y gira hacia el sur; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo’. (Eclesiastés 1:6)
Son tiempos de hacer un alto en nuestro duro caminar, de reencontrarnos con la verdad, la amistad, el amor; es difícil seguir caminando sobre espinas, soportando el dolor de la violencia que provoca crímenes, de la angustia por carecer de una fuente de trabajo con la que podamos alimentar a nuestras familias y se logre espantar el fantasma del hambre; ya no podemos luchar solos en contra de las enfermedades mortales como el cáncer, sida y otras que están asolando a la humanidad.
La sociedad civil y el Gobierno deben trabajar en comunión, es ahora la gran oportunidad para intentarlo, los actuales gobernantes están manifestando que traen esa voluntad que es una obligación, aunque en otros sexenios no se tomó en cuenta por todos los que gobernaron, sin embargo, en este caso es válido el borrón y cuenta nueva; ojalá que partiendo del 2019 todos los mexicanos cambiemos nuestra actitud negativa, soberbia, egoísta y empujemos juntos la carreta para un mismo rumbo, el del progreso.
Que los gobernantes y las instituciones den el ejemplo a sus gobernados; que en verdad se combatan los males sociales como el de la corrupción y los abusos de autoridad; que los chiapanecos llevemos a los hechos la hermosa letra de nuestro himno, el que habla del ‘retorno de las horas serenas’.
“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se hace debajo del cielo tiene su hora”. (Eclesiastés 3:1)