ALFIL NEGRO

312
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

Bendecid al Señor, vosotros sus ángeles poderosos en fortaleza, que ejecutáis su mandato, obedeciendo la voz de su palabra. (Salmos 103:20)

Ángeles Salvadores
Oscar D. Ballinas Lezama

El Soconusco es una región cuyos habitantes viven al filo de la navaja, ya que no solamente tienen que enfrentarse a la inseguridad que permea en toda esta zona de la frontera del sur de México, sino además están bajo la sicosis en que los tienen los fenómenos naturales, así como los accidentes provocados por la irresponsabilidad de mucha gente.
Tapachula, considerada en otros tiempos la capital económica de Chiapas, sufre no menos de 10 contingencias diarias en las que es necesario la intervención del cuerpo de bomberos, un grupo de héroes anónimos que sobreviven porque Dios es grande, al grado de convertirlos en una especie de ángeles salvadores.
El cuerpo de ‘tragahumo’ que opera en la pequeña estación de la otrora Perla del Soconusco, lo integran a duras penas 20 elementos de combate que son apoyados por otros tres en el área administrativa, estos últimos se encargan de recibir las llamadas de auxilio que hace la población y de poner en movimiento a los ‘héroes anónimos’.
Los bomberos de Tapachula trabajan en una sociedad con una cultura que parece no comprender su sacrificio, como si a nadie importara que estos hombres y mujeres forjados en el fuego expongan su vida para salvar la de otros, sin preocuparles el humilde salario de 3 mil Pesos al mes que obtienen para sobrevivir con sus familias, amén de que nunca saben si regresarán vivos de su encomienda de salvar vidas y propiedades de los demás.
Abel Victorio de la Cruz, Presidente del Patronato de Bomberos de Tapachula, explica que estos seres humanos son especiales en la vida de cualquier sociedad, quienes siempre están alertas para entrar en acción en cualquier contingencia, desde la captura de la fauna entre las que destacan animales muy peligrosos para la gente, hasta los accidentes carreteros en donde muchas veces utilizan la ‘quijada de la vida’, con las que han salvado a mucha gente.
Victorio de la Cruz explicó que son los únicos con una quijada de la vida, sin embargo, es urgente y necesario contar al menos con otro de estos aparatos con los que pueden sacar a las víctimas de los choques, que quedan apresadas entre los fierros retorcidos de los vehículos, pues si se diera el caso de dos o tres accidentes al mismo tiempo, sería imposible salvar otras vidas, ya que en estos casos el tiempo es de vital importancia.
Los bomberos están listos las 24 horas del día para acudir a la llamada de emergencia, en las que se enfrentan muchas veces a pavorosos incendios originados por cortos circuitos o descuidos de algunos moradores de viviendas que terminan en cenizas.
Otro problema que origina incendios o provoca accidentes de gravedad en la población, es la viejo y obsoleto cableado de luz que continuamente originan incendios por los cortos circuitos, apuntó el Presidente del Patronato, quien agregó finalmente que el dinero de los donativos recibidos no les alcanzará más que para dos meses más, si bien les va.
Jorge Barrientos, quien funge como Secretario del mismo Patronato, reconoció que actualmente les falta mejorar su equipo de trabajo, pues el que tienen es arcaico porque y ya rebasó su tiempo de uso poniendo en riesgo la vida de quienes trabajan con chaquetones, cascos y botas contaminadas por solventes y otros químicos que se les pegan en cada incendio al que acuden a controlar.
Mencionó que Tapachula tiene más de 600 mil habitantes, considerando la población flotante, amén de que les toca dar el servicio a otros municipios como Suchiate, Frontera Hidalgo, Metapa, Tuxtla Chico, Mazatán, Huehuetán, Huixtla y Villa Comaltitlán, lo que suena a una misión imposible, al contra únicamente con 3 pipas, una motobomba, un vehículo de rescate urbano para los accidentes de vehículos, equipada con una quijada de la vida que está ‘dando las últimas’ por el uso constante y su antigüedad.
Argumentó que los 72 mil Pesos que bimestralmente les entrega Coapatap, de los dos Pesos que recaba por cada pago de recibo que hacen los usuarios de ese organismo descentralizado, no les alcanza para cubrir el complemento de los salarios de los bomberos, quienes no obstante de ejercer un trabajo en el que arriesgan su vida constantemente, reciben un pago injusto que es mucho menor que el de un policía raso.
El entrevistado mencionó que es urgente que el Gobierno del Estado como del municipio, unan esfuerzos para tener un equipo de bomberos con salarios dignos y más personal, con el que puedan brindar el servicio a todos los municipios que tienen bajo su responsabilidad.
Abundó que Tapachula se ha convertido en una enorme y peligrosa bomba de tiempo, ya que en el último sexenio se otorgaron permisos para la construcción de una enorme cantidad de gasolineras, que en este tiempo de estiaje corren el peligro de ser alcanzadas por las lenguas de fuego, las que se forman en la quema de pastizales en los patios baldíos aledaños a estos negocios.
Reconoció que, en un incendio en las gasolineras, sería muy difícil contralarlo por la falta de equipo especial que pueda soportar los más de dos mil grados centígrados a los que llegan este tipo de conflagraciones.
Finalmente, pidió a quienes soliciten auxilio a los bomberos que lo hagan por el teléfono número 62-52065, la línea de emergencia que les permita la reacción inmediata y el fuego no se salga de control; ya que muchas veces la gente solicita el apoyo a través del 911 y por ese conducto se pierde un tiempo vital de al menos 15 minutos para recibir la llamada y actuar.