ALFIL NEGRO

343
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

La Ruleta Rusa
Oscar D. Ballinas Lezama

Mientras la ola de calor sigue abrazando toda la zona costa del Soconusco, la hidra de la delincuencia organizada extiende sus tentáculos sin que, hasta ahora, exista poder humano que pueda detener su cruel violencia, con la que sigue destruyendo el tejido social en esta región de la frontera sur de México.
Las diversas corporaciones policiacas y las mismas fuerzas castrenses se han visto rebasadas por el crimen organizado que opera diariamente a cualquier hora, en franco reto a las autoridades que no le han encontrado la punta al hilo de la madeja, poniendo a la ciudadanía al filo de la navaja con una inseguridad que espanta.
Nuevamente, ayer la delincuencia hizo de las suyas, ahora fue en la zona Nororiente de Tapachula, en donde un ciudadano fue baleado cuando conducía su camioneta; el tableteo de las armas vomitando balas puso el Jesús en la boca de los vecinos de ese sector y las puertas de los domicilios fueron cerradas a piedra y lodo cuando eran aproximadamente las dos de la tarde.
La sociedad soconusquense está exigiendo a las autoridades responsables de la seguridad de la ciudadanía que se pongan a trabajar como Dios manda y cumplan con su obligación de abatir la delincuencia; hasta ahora, los delitos de mayor incidencia han sido los asesinatos, secuestros o robos de niños y jovencitas, así como los asaltos.
El problema de la inseguridad en la zona costa de Chiapas se está convirtiendo en un asunto de seguridad nacional, ya que al parecer muchos de los delincuentes que participan en estos hechos delictuosos, son extranjeros indocumentados de origen centroamericano y se desplazan por toda la geografía mexicana amparados en un programa federal humanitario.
Suchiate, Frontera Hidalgo, Metapa, Cacahoatán, Tuxtla Chico, Tapachula, Mazatán, Huehuetán, Huixtla, Villa Comaltitlán y Escuintla, son hasta ahora los municipios más golpeados por la delincuencia; lo peor de todo, es que de todos los organismos policiacos que existen en esta zona del sur de México no se hace uno; los operativos que montan de vez en cuando, son ‘flor de un día’ porque tardan más en armarlos que en quitarlos y eso, lo sabe la delincuencia que opera a sus anchas en toda esta región.
Los organismos empresariales y otros ciudadanos convertidos en luchadores sociales, están exigiendo los cambios de mando en las diversas corporaciones policiacas, incluyendo al Fiscal General en el Estado, quien hasta ahora se ha dedicado a organizar reuniones para ponerse bajo los reflectores de los medios de comunicación, sobre todo las redes sociales en donde pareciera estar haciendo campaña política, aunque aún nadie sabe a qué le tira este mexicano.
La Canaco, Coparmex y Canacintra, entre otras organizaciones empresariales, parece ser que ya ‘tiraron la toalla’ y no quieren seguir predicando en el desierto; la sociedad soconusquense parece haberse insensibilizado ante el sufrimiento de tanta inseguridad, por lo que muchos han decidido seguir jugando a la ruleta rusa, pidiéndole a Dios que no les toque ser la siguiente víctima de los malandracos .
Ante estos hechos que muestra una cruda realidad de lo que es la inseguridad en el Soconusco, a los ciudadanos no les queda más que rezar si son católicos y orar, sin son evangélicos; la costa en la frontera del sur de México se ha convertido en tierra de nadie y será necesario que los Gobiernos en turno trabajen coordinadamente en la búsqueda de una solución.
Mientras eso suceda, el pueblo debe salvar al pueblo; es lamentable que los Diputados y Senadores por Chiapas, sobre todo los que ‘representan’ los distritos del Soconusco, sea la hora en que no levanten la voz y busquen alternativas para apuntalar una solución al problema, que tarde que temprano podría alcanzarlos a ellos y sus familias, quienes también son vecinos de esta tierra caliente.
Algunas personas que viven en los diversos municipios del Soconusco se han preguntado ¿de qué tamaño tienen que ser el delito o la tragedia, para que la sociedad despierte y busque la forma de salvaguardar su integridad física y sus bienes materiales?, que Dios nos agarre confesados.
Es urgente que el resto de la sociedad, incluyendo los ahora Diputados y Senadores que en su mayoría han resultado ser unos buenos para nada, también pongan su grano de arena y unidos logre abatir la inseguridad, considerada el Talón de Aquiles de este país.
En otras cosas, un abrazo de oso para mi compadre Carlos Flores Pumarino; quien hoy celebra otro año de su largo caminar por esta vida; Dios le siga conservando al igual que a su familia.