Polígrafo Político

358
Polígrafo Político
Polígrafo Político

¿La Caída de los Intocables?
Darinel Zacarías

“Abrió la ventana rumiando que hacía falta un escarmiento. Cargó la escopeta, se puso chaqueta, pensando en las fotos. Hizo una ensalada de sangre, aliñada con cristales rotos. Dejó un gato cojo y un Volkswagen tuerto de un tiro en un faro; no tuvo mal ojo, diecisiete muertos en treinta disparos”
Joaquín Sabina

El Movimiento Campesino Regional Independiente (MOCRI) siempre ha sido señalado como un grupo de choque.
Una gavilla de tunantes y malhechores que se dedican a la extorsión, la coacción y la camorra, en Chiapas.
Se transfiguran en grupos del porrismo y la macana. Mercenarios siempre, a disposición de quién les brinde impunidad y financiamiento.
La bandera de Tierra y Libertad, es el pretexto. Camuflaje que manipulan para cometer sus jugarretas.
Viven de hurtar, violentar e invadir terrenos ajenos. Son grupúsculos que imponen desasosiego e intimidación.
Siempre financiados por supuestos “poderosos” usados para fines electorales o para asediar a los enemigos de la jungla política, contrarios a sus provisores.
Se promocionan como izquierdistas. Con una ideología cerrera y de encono. Supuestos beligerantes de las causas justas. Ideología de ficción y simulada.
Les llamaron mucho tiempo los intocables. Horda de bandidos que han vivido del despojo y la violencia. Pero, fueron cien días para que el Gobierno de Chiapas, les lanzara la atarraya de la justicia.
Sin embargo, el caso del predio invadido por el MOCRI y desalojado por la policía, da para más, no sólo para detener y encarcelar a las 35 personas detenidas (cuatro mujeres y 31 hombres).
En el curso han aparecido cuatro dueños de dicho predio; es decir, hay cuatro títulos de propiedad de cuatro diferentes Notarios Públicos. Luis Aramoni, Olvera, Los MOCRI, el que les vendió y hasta Alfredo de León Villard (Pasha).
El tema da para destapar la indiscutible red de corrupción que prevalece entre Notarios Públicos y la alteración de documentos oficiales.
Esto quiere decir qué hay evidentemente diversos casos de fraude notarial, de alteración de documentos, de falsificación y de otros delitos, que deben perseguirse de inmediato.
La cosa, pues, no para con desalojar y procesar a los detenidos del MOCRI.
La autoridad debe ir más a fondo y, en una de esas, meter a la cárcel a otros involucrados y cancelar patentes de Notarios Públicos bandidos.
Es tema para que la recién estrenada Fabiola Ricci Diestel, le ponga el cascabel al gato. Que su arribo a la Dirección General de Notarías del Gobierno le permita exhibir y promover castigo a quienes, han claudicado su labor de fedatarios.
PD1: En Cacahoatán la molestia crece por la construcción de gasolinera y una gasera. El dilema es la expedición de los permisos y la zona de riesgo que implica su edificación. En zona escolar, deportiva y comercial. Es bomba de tiempo. La autoridad municipal ya emitió su postura: Suspensión de los trabajos de construcción y exige una investigación exhaustiva. Esos permisos mínimo costaron a las empresas 600 mil Pesos por cada construcción. En ambas, hay un jibarito de un millón 200 mil Pesos. ¿Quién se llevó esa lanita?
¿Quién dijo que tengo sed?