ALFIL NEGRO

377
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Dios pronto causará la ruina de quienes están destruyendo la Tierra
(Revelación 11:18)

Se Acaba el Agua
Oscar D. Ballinas Lezama

Más de dos millones de personas encuentran la muerte cada año por falta de agua en el mundo; para el 2030 habrá una enorme demanda del preciado líquido que el planeta Tierra no podrá suministrar, y entonces, vendrá el lloro y crujir de dientes.
Ayer se celebró el Día Mundial del Agua, sin embargo, a la mayoría de los Gobiernos y los habitantes de este planeta azul no parece importarles mucho que la escasez del preciado líquido se esté convirtiendo en un gravísimo problema para la humanidad; al grado de que si no se toman las medidas urgentes para conservar los mantos acuíferos, en tres décadas más las guerras podrían darse por poseer agua dulce.
El ser humano parece haberse extraviado en sus propios caminos, busca mejorar sus condiciones de vida a través de hacer dinero, sin embargo, la gran mayoría de la gente no presta interés a la conservación de la naturaleza, incluyendo la tierra, la flora y el agua a la que sigue destruyendo; aunado a ello, el calentamiento global provocado por la deforestación nos deja sin oxígeno y sin la regulación natural del clima.
Las nuevas generaciones pagarán los ‘platos rotos’ de la insensatez de quienes ahora argumentan no tener dinero para abastecer de agua las zonas áridas, sin embargo, invierten millones de Dólares para buscar agua en planetas como Marte; por lo que debemos preguntarnos: ¿hay vida inteligente en la Tierra?
La contaminación ambiental nos está llevando a la autodestrucción, llegará el tiempo en que de nada nos servirán las súper carreteras, transportes de lujo y veloces como la luz; poco o nada valdrán los hermosos aeropuertos, las calles y avenidas bien iluminadas, que la gasolina, el petróleo, el gas, la luz y las grandes mansiones, si el planeta se queda sin agua dulce para consumir; si ese día llegara, sería el final de todo vestigio de vida en el mundo.
La gente se ha caracterizado por un enorme egoísmo, al no preocuparse y hacer algo para evitar que el agua se acabe y el caos ambiental continúe dándose, al estar empeñados en usar los automóviles, al igual que no impedir que los millones de fábricas sigan produciendo residuos tóxicos que destruyen la atmósfera.
Según los científicos, solamente una capa de 22 kilómetros de ancho que se ubica en nuestra planeta, balancea el oxigeno que nos permite respirar; los rayos del sol son peligrosos, sobre todo si caen directamente sobre los seres vivos, por eso existe una capa de ozono que permite el ingreso de luz y energía, pero rechazan los rayos que nos provocarían la muerte, afirman los expertos, sin embargo, son pocas las personas y Gobiernos que están interesados en estos temas, desafortunadamente.
El agua tiene su ciclo para llegar a todos los lugares de la Tierra, para ello el sol lo evapora de todas las fuentes en donde está, principalmente ríos, mares y lagos, lo convierte en nubes y el viento las empuja a todos lados, sin embargo, ese ciclo parece estarse cerrando y trastocando, lo que representa un gran peligro para la vida humana.
Los estudiosos de la palabra de Dios, afirman que el Creador encomendó a los humanos la tarea de cuidar la Tierra; la gratitud por esta asignación, la humildad y el respeto que sentimos por Dios y sus obras, debería motivarnos a tratar el planeta con mayor consideración, argumentan los cristianos.
Expresaron que al haber contaminación del medio ambiente se pierde el estado de calma que propicia la armonía entre los seres humanos: “si los hombres tienen que pelear por sus alimentos y agua, debido a que los daños del medio ambiente provocará la falta de estos, entonces habrá tensión social”, apuntan los evangélicos.