ALFIL NEGRO

654
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Semana ‘Caliente’

En víspera de dar inicio la Semana Santa, la gente recuerda el sacrificio de un hombre que resultó ser el hijo de Dios, no obstante, muchas personas pasan por desapercibido el verdadero sentido de la pasión, muerte y resurrección de Cristo.
La semana de Pascua, además de tener un espíritu religioso, representa ahora días libres de fiesta; para algunos, son fechas de guardar luto a una época de dolor, que nos recuerda el acto de amor más grande que tuvo Dios con la humanidad.
No debemos perder de vista que Jesucristo, murió por el amor que le tuvo y tiene a la humanidad, nos amó tanto, que pagó el precio con su propia vida; sin embargo, muchas personas se han olvidado que hubo un tiempo, cuando aún no llegaba la era de la electrónica, en que nuestros antepasados y mucha gente de esta última generación a punto de extinguirse, recordaba esta fecha con un significado especial y no con la superficialidad con que se toma hoy.
El Viernes Santo era respetado hasta con el silencio de la radio; conforme a las creencias que seguía todo el mundo, nadie salía a las calles, como tampoco hablaban malas palabras ni se consumía carne, se pensaba que ese día el diablo andaba en las calles, “como león rugiente buscando almas para devorarlas”, aprovechando que ese día Jesucristo murió crucificado en la cruz.
Se consideraba un pecado que los patrones hicieran trabajar a sus empleados, los negocios eran cerrados y las iglesias o templos se llenaban de religiosos que mostraban compasión por los enfermos, los necesitados y hambrientos; ni soñando se permitía que las personas se emborracharan o practicaran bailes en total desenfreno, menos los concursos de desnudos.
El Sábado de Gloria era dedicado a ‘barejonear’ (pegar con un pedazo de cuero o chicote a los niños), en la creencia de que así crecerían en estatura; por la tarde noche se quemaba el Judas, eran tiempo en que la maldad no había crecido y había un gran respeto al sacrificio que hizo Jesucristo por la humanidad.
Actualmente, esta costumbre ha degenerado en diversiones, borracheras y un total desorden; el recuerdo del sacrificio del hijo de Dios ha sido olvidado, la gran mayoría de los jóvenes parecen haberse extraviado en los caminos torcidos de las nuevas generaciones, convertidas en esclavas del internet, el alcohol, las drogas y desenfrenos sexuales.
En otras cosas, trabajadores del sector salud en la región sierra de Chiapas, nos hicieron llegar sus quejas en contra del Delegado Sindical seccional de esa región, Enrique Franco, quien al parecer intenta reelegirse la próxima semana cuando se realicen las elecciones.
Los quejosos exigen a la Secretaría de Salud en Chiapas y a la misma dirigencia sindical estatal, para que se ordene una investigación a fondo sobre esta persona, quien presuntamente se ha dedicado a lucrar con la ‘venta’ de contratos para enfermeras y médicos en la sección de la serranía.
Explicaron que supuestamente el hasta ahora dirigente sindical seccional de la región Sierra, ha sido señalado por alguna de sus víctimas a las que presuntamente les ha cobrado, hasta 40 mil pesos por una plaza de enfermera o en el caso de los doctores, les llega a pedir la no despreciable cantidad de 80 mil pesos, apuntaron los denunciantes.
Piden también los demandantes, que la investigación llegue hasta la esposa del citado Enrique Franco, ya que ésta al parecer está adscrita a una clínica del ejido ‘Río Guerrero’ en el municipio de Amatenango, sin embargo, dicen los denunciantes, esta señora no se presenta a trabajar porque se mantiene en las oficinas de Motozintla en donde no hace más que arrearse las moscas.
Lo malo del asunto, es que la región sierra se mantiene en el más completo abandono en cuanto al sector salud, teniendo gran responsabilidad el mencionado dirigente sindical seccional, que además protege a sus incondicionales, como en el caso de un médico de apellidos Alcázar Camposeco, quien al parecer nunca llega a dar consultas en el centro de salud de Siltepec, haciendo a ‘control remoto’ desde Motozintla, aseguran los quejosos. ¿Será?