ALFIL NEGRO

272
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Aún Falta por Hacer

Los siete meses de gobierno ejercido por el ejecutivo federal y el estatal de Chiapas, han logrado pasar la primera prueba de fuego, según la opinión que mucha gente ha puesto en la balanza histórica de este país.
Más allá de los dimes y diretes entre los que se fueron y los que están, la sabiduría del pueblo se ha expandido en cada rincón de esta nación, llevando más buenas que malas, en cuanto al desempeño de estos dos gobernantes, cuyo eje rector en sus administraciones, ha sido el combate a la corrupción, así como la priorización de los apoyos gubernamentales a las clases más vulnerables.
Es claro que no todo ha sido miel sobre hojuelas, sobre todo en el ámbito de la inseguridad, la salud y la obra pública en donde aún falta mucho por hacer, lo que reconoció el mismo presidente en su informe de los primeros siete meses de gobierno.
Las críticas sobre algunas fallas de la administración federal, no han dejado de machacar los temas de la carestía en los energéticos, que como motores de la economía nacional siguen provocando el alza en los precios de todos los insumos y servicios.
Chiapas ha sido hasta ahora, una de las entidades más golpeadas por el alza de las gasolinas y la energía eléctrica, lo que es paradójico si se toma en cuenta que es un estado que genera petróleo y electricidad al país, sin embargo, por décadas la federación había mantenido a esta población en el olvido y la marginación.
Se espera que con la cuarta transformación, los chiapanecos sean tomados en cuenta para los beneficios que deben otorgarse en todo el país, por lo pronto, los habitantes del Soconusco siguen bailando con la más fea, luego de que por razones humanitarias se abrieron las puertas de la frontera sur para recibir con bombos y platillos el éxodo de miles de migrantes indocumentados, ofreciéndoles trabajo, viviendas y otros beneficios sociales.
Debido al exagerado número de migrantes que estaban alcanzando la frontera norte para brincar el ‘charco gringo’, el presidente Donald Trump, exigió al gobierno mexicano que ya no permitieran las marchas de indocumentados, que no solamente estaban poniendo en un serio predicamento a los norteamericanos, sino también a las entidades de las fronteras mexicanas.
El problema es ahora, que el gobierno de México tiene que conseguirle trabajo, vivienda y servicios médicos a los invitados que quedaron varados en el Soconusco, así como a los que están en la frontera norte ,incluyendo a los que están regresando de Estados Unidos, mientras les resuelven su situación migratoria legal.
Con la presencia de la guardia nacional, se ha logrado controlar bastante el flujo y tráfico de indocumentados en esta zona fronteriza del sureste mexicano, sin embargo, los productores agrícolas siguen asustados por la propuesta de la federación para que les den trabajo a 18 mil migrantes, argumentando los soconusquenses que el horno no está para bollos, debido a la falta de circulante.
Como alternativa para poder mejorar las condiciones laborales en esta región de la costa chiapaneca, los empresarios han solicitado al presidente de la república y al gobernador de Chiapas, se rehabilite el área destina a la Zona Económica Especial y se industrialice, como era el proyecto anterior que buscaba a través de inversionistas extranjeros y nacionales, convertir esa zona en Puerto Chiapas, en un verdadero parteaguas para impulsar la economía regional, estatal y nacional.
Es claro que la esperanza de que los gobernantes en turno escuchen esta propuesta de los habitantes del Soconusco, sigue vigente y se espera que tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador, como el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, los tomen en consideración y con ello, se podría también solventar en algo la problemática de darle trabajo a los 18 mil migrantes, se podrían así matar dos pájaros de una pedrada.