OPINIÓN PÚBLICA

270
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Resistencia a Perder Privilegios
Gonzalo Egremy

*Líderes usan a Zapata y a campesinos para no perder su gran negocio de agenciarse los recursos y apoyos al campo.

Las movilizaciones, más bien, ataques a las vías de comunicación, tienen trasfondo político-económico de dirigentes de organizaciones “sociales”.
Y el sector rural del país será donde se libre la batalla más importante contra la pobreza y en el que se observará el cumplimento de los compromisos y metas establecidos por el Gobierno de la Cuarta Transformación.
O también, donde se observe el colapso de esta administración, señala el analista, Abigail Correa Cisneros, en su colaboración “De Norte A Sur”.
El principal factor para combatir tanto la pobreza alimentaria como la moderada, es el incremento en la producción del agro, una de las metas fundamentales que tiene el Gobierno actual y por la cual se dejó de dar recursos a las llamadas “organizaciones campesinas”, para, ahora sí, destinar los apoyos directamente a los productores sin que el dinero se quede en los intermediarios, quienes sólo soltaban migajas a sus agremiados.
En el estudio México Rural del Siglo XXI, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), publicado en 2018, se establece que este segmento representa el 23 por ciento de la población nacional y que la pobreza extrema afecta a 17.4 por ciento del total, mientras que en zonas urbanas sólo alcanza al 4.4 por ciento.
Según el documento, en México, poco más del 50 por ciento de la población en pobreza extrema habita en localidades rurales donde se expresa por diferentes rezagos como, por ejemplo, el educativo y los servicios.
Prueba de ello es que el 80.5 por ciento de los hogares rurales tiene acceso al agua, mientras que en localidades semiurbanas o urbanas el líquido llega al 95.8 por ciento.
Ante esta realidad, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo apenas en Río Grande, Zacatecas, algo muy cierto y que se sabía desde hace más de tres décadas: en el campo, las organizaciones estaban acostumbradas, mal acostumbradas a recibir dinero.
Pero se acabó eso, ahora todo el apoyo llega directo al beneficiario. Sí, porque no llegaba completo, la mayor parte ha servido para enriquecer a los dirigentes, a quienes ahora no les gusta el cambio y por eso organizan paros y protestas.
Se les daba recursos a través de Sedesol, hoy Bienestar; y de Agricultura, antes SAGARPA, miles de millones de Pesos que no eran para incentivar la producción, sino para enriquecer los bolsillos de los caciques de las organizaciones, de esos “campesinos con Rolex”, que “cuando mucho compraban despensa para repartirle a la gente, ni siquiera el frijol bueno de Río Grande, sino frijol con gorgojo, y ellos se quedaban…ya eso ya no, ahora lo que era el Procampo es directo”.
Cierto, con la entrega de los recursos se favorecía a los de más arriba a los grandes agroempresarios, exportadores y a las empresas transnacionales, mientras que “los de abajo” sólo veían pasar los apoyos.
En el Gobierno, aseguró López Obrador, ahora se atiende a todos “pero por el bien de todos, primero los pobres, primero los más necesitados…porque el Estado tiene que ayudar al desposeído, al pobre, esa es su función principal”.
Sin embargo, al sentir atacados sus intereses, los líderes comenzaron a llamar a los campesinos (a su carne de cañón), para manifestarse en varias entidades, entre ellas la Ciudad de México, con el pretexto de la conmemoración del natalicio de Emiliano Zapata Salazar, “El Caudillo del Sur”.
Su discurso fue el mismo que se empleó en todas las manifestaciones realizadas contra los Gobiernos neoliberales, aunque los sombrerazos y gritos no tenían ya ese contexto, pero reiteraron, como siempre la falta de recursos y pidieron que se les dejara de acusar. Hoy, ven que se les acabó el gran negocio.
En este caso, los líderes campesinos del Frente Auténtico del Campo coincidieron en señalar que las movilizaciones, bloqueos carreteros, de vías férreas y marítimas, fueron para demandar un diálogo abierto y que se dijeran nombre y apellido de los dirigentes que son corruptos. Se les aconseja que no insistan en esto porque seguro casi todos resultarán condenados.
La verdad es que tanto los dirigentes del FAC, del Congreso Agrario Permanente (entre ellas la debilitada CNC y la azulada UNIMOS) han sido cómplices de la miseria del campo que se catapultó con los gobiernos neoliberales del PRI y el PAN.
Para el actual Gobierno la justicia es darle más al que menos tiene, porque no puede haber trato igual entre desiguales, “tiene que darse más apoyo a la gente humilde”.
Por ello se establecieron Precios de Garantía, donde se comenzó con los que tienen menos superficie y se va a ir ampliando con el objetivo de que el país alcance la autosuficiencia alimentaria.
López Obrador ha señalado que no es posible que México esté importando maíz, frijol, arroz, carnes de res y cerdo, entre otros productos, cuando eso se puede producir en nuestro país si se apoya a los productores, lo que es uno de los compromisos fundamentales de la actual administración.
Cabe destacar que las importaciones de productos agropecuarios y agroindustriales durante los primeros seis meses de este año se redujeron 1.71 por ciento, en comparación con las compras al extranjero hechas en el mismo lapso del año pasado, según datos del Banco de México.
El Presidente sostiene que no se van a entregar apoyos a organizaciones sociales, organizaciones de la sociedad civil o a las llamadas organizaciones o asociaciones No Gubernamentales, las ONG, porque no puede ser que sean no gubernamentales y que reciban presupuesto del Gobierno. Ya eso se terminó.
Reconoce que por eso están surgiendo las inconformidades y pregona que para hacer una Transformación en el campo y en el país, tiene que haber cambios y el principal es que los apoyos lleguen a los verdaderos productores que los necesitan, dar más a quienes menos tiene”, ¿no cree usted?//Salud.