ALFIL NEGRO

327
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová; día de tinieblas y de oscuridad, día de nubes y de sombras”(Joel 2:1-2)

El Caballero de Saco y Sombrero
Oscar D. Ballinas Lezama

Funcionarios del departamento de Alcoholes de la Jurisdicción Sanitaria Número VII, y de Verificación y Ejecución Fiscal del Ayuntamiento de Tapachula, podrían ser multados y hasta ir a la cárcel, por no cumplir con un mandamiento judicial dado por un Juez federal.
Vecinos de la 21a. Calle Oriente, entre 13 y 15 Norte de la ciudad de Tapachula, representados por Juan Manuel Cerón Rodríguez y Leticia Pavón Contreras, entre otros, demandaron desde hace 10 años a Angélica Virginia Pineda García, por la apertura supuestamente clandestina de un salón de fiestas en esa calle, argumentando que el ruido ensordecedor de los aparatos de sonido, les ha provocado grandes perjuicios en su salud, sobre todo en las personas de la tercera edad.
Explicaron que el ruido de la música estridente también afecta a los niños que no pueden conciliar el sueño y al día siguiente van a la escuela; lo mismo con las personas que trabajan y deben levantarse muy temprano, sin haber podido dormir toda la noche por el escándalo en ese salón de baile, donde presuntamente las bebidas embriagantes corren a raudales y algunos borrachos al salir por sus vehículos aprovechan para realizar sus necesidades fisiológicas en las banquetas.
Los quejosos vienen solicitando la clausura del supuesto antro denominado en ese entonces ‘Antigua Caibari’, desde hace diez años cuando al parecer, era administrado por un sujeto muy influyente que fue jefe del Instituto Estatal Electoral y ex Secretario de Economía en el Gobierno del tristemente célebre, José Patrocinio González Garrido, por lo que las denuncias de los afectados en ese sector le han hecho lo que el viento a Juárez, al grado que, las autoridades han contribuido a la impunidad de quienes infringen la ley, como en este caso del ‘caballero de saco y sombrero’.
Martha Martínez Tavernier, es otra de las personas afectadas por el ruido ensordecedor que continuamente se provoca en ese ‘salón de fiesta’; explicó que en un escrito dirigido al Juez federal solicitaron que se obligara al Ayuntamiento de Tapachula y a la Jurisdicción Sanitaria VII, a cumplir con el mandamiento de clausurar dicho lugar; siendo así como se giró el oficio número STF/DI/003/2011 de fecha 5 de Diciembre del 2011, sin embargo, los inconformes mencionaron que con influyentismo los propietarios del presunto antro, lograron que ese mandato federal fuera congelado en una gaveta del escritorio del Tesorero municipal en la administración de Emmanuel Nivón.
Los afectados aseguran que hay meses en que durante 17 noches seguidas no han podido dormir, porque el sonido de las bocinas de los grupos musicales que son contratados en las fiestas, ponen el volumen a todo lo que dan sus bocinas, sin tener un poco de respeto y misericordia para nadie en ese sector de la ciudad.
Los entrevistados explicaron que han acudido hasta la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, solicitando la ayuda para que las autoridades de la Jurisdicción Sanitaria VII y Tesorería Municipal den cumplimiento al mandato del Juez federal y clausuren ese antro que ahora tiene nueva razón social, ya que se denomina ‘Carnes Mixcum’ y supuestamente es administrado por Pedro ‘N’, sin embargo, por las noches dicen los vecinos inconformes, el lugar opera como un antro en donde el ruido de los aparatos de sonido es intolerable y contaminan el medio ambiente.
Afirman que este viacrucis lo vienen sufriendo desde la administración de Ezequiel Orduña en el 2009, quien a través de su Director de Ingresos les hizo saber que no podían clausurar ese lugar, ya que tenía la protección de un poderoso empresario.
Con Emmanuel Nivón, también se la llevaron de a muertito y los afectados acudieron al Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito, con el amparo directo número 1342/2012 en contra de la negativa de las autoridades municipales y la Jurisdicción Sanitaria VII, que no cumplían con la clausura ordenada por el Juez federal.
Siendo en el Gobierno de Samuel Chacón, cuando se resuelve el recurso de revisión número 43/2014 en materia administrativa, que ampara a los vecinos afectados a efectos de que se cumpla la orden de clausura de ese ‘salón de fiestas’.
Ante el temor de ser encarcelados, los funcionarios del Sector Salud y del Ayuntamiento de Tapachula, en ese entonces que mediante el oficio SHM/DI/2990/2014, procedieron a poner sellos de clausura en dicho inmueble, más por miedo que por cumplir con la ley, argumentan los denunciantes.
Al parecer la acción de las autoridades municipales y de la Jurisdicción Sanitaria, solo tuvo arranque de burro viejo, porque al poco tiempo, reabrieron ese salón de fiestas, que ahora, al parecer, tiene prestanombres, sin embargo, presumen que el que maneja todo sigue siendo el ‘caballero del saco y sombrero’.
Los vecinos se quejan del ruido provocado por ese salón de fiestas, así como de la complicidad de las autoridades ya mencionadas, quienes a diez años de la denuncia no se atreven a cumplir con el mandamiento federal que les obliga a clausurar dicho inmueble, por lo que ahora los afectados juran y perjuran que pedirán al tribunal federal que se multe y encarcele a los funcionarios de Tesorería Municipal y la Jurisdicción Sanitaria Número VII, por omisión en este asunto que ordena la inmediata clausura de ese lugar; evitando así, continúen echándose la bolita unos a otros para evadir su responsabilidad de cumplir con la ley.